0
Publicado el 7 Julio, 2016 por Prensa Latina en Cultura
 
 

Santiago de Cuba en el epicentro del Caribe

Cada edición nueva muestra una variedad sorprendente de expresiones artísticas y de orígenes ancestrales, más allá del límite geográfico de la región
Integrantes de la delegación cultural de Brasil realizan evoluciones en el desfile de la serpiente. ACN FOTO/Miguel RUBIERA jUSTIZ

Integrantes de la delegación cultural de Brasil realizan evoluciones en el desfile de la serpiente. ACN FOTO/Miguel RUBIERA jUSTIZ

Por Martha Cabrales Arias

Santiago de Cuba, 6 jul (PL) Transcurridas tres jornadas, el XXXVI Festival Internacional del Caribe, con sede en esta ciudad hasta el sábado próximo, desborda cualquier vaticinio y rompe los moldes que pudieran encasillarlo como evento de puro folclore.

Aunque la esencia de esta fiesta sigue siendo la cultura popular tradicional, tal y como lo preconizó su fundador, el antropólogo e historiador Joel James, cada edición nueva muestra una variedad sorprendente de expresiones artísticas y de orígenes ancestrales, más allá del límite geográfico de la región.

Desde la inauguración el domingo último en el teatro Heredia, las palabras de Orlando Vergés, director de la Casa del Caribe, confirmaron esa vocación ecuménica y apostaron por un jolgorio ininterrumpido desde 1981 y devenido suerte de conjunción de espíritus y no solo por las sesiones de religiosidad popular.

El reconocimiento de la trascendencia y validez de la también llamada Fiesta del Fuego llegó igualmente en las declaraciones del embajador de Ecuador, Fabián Solano, quien agradeció que se dedicara a su país y lamentó que debido al fuerte sismo de abril último no pudieran tener un protagonismo mayor.

Para apreciar el magnetismo de la festividad, bastaría una mirada a su inauguración popular, el Desfile de la Serpiente, que en la tarde de este martes inundó de colores y armonías populosas arterias de la urbe y arrastró a su paso a vecinos y visitantes.

Las sesiones teóricas en el Coloquio El Caribe que nos une junta en su sitio primigenio, el Salón de la Ciudad del Ayuntamiento municipal, en el centro histórico, a académicos de varios países para actualizar visiones acerca de la esclavitud y sus marcas, la historia y la cultura caribeñas, los carnavales y otros tópicos.

En ese ámbito tendrán lugar los homenajes a James en la década de su desaparición física y al santiaguero José Soler Puig, el primer premio de novela en el concurso Casa de las Américas, en su centenario.

En la programación, un concierto en la Sala Dolores del cantante lírico Rogelio Meneses y la pianista Raquel Waller, de México, con obras de Shubert, Mozart, María Griver y Agustín Lara, entre otros. En cualquier esquina sorprende un piquete sonero y en el parque Céspedes músicos de la Banda Municipal.

La solidaridad está presente con las muestras recibidas por la delegación ecuatoriana y respaldará a Venezuela durante el primer Coloquio Hugo Chávez, la pasión que nos une, el cual comenzará hoy con el auspicio del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos.

Poesía, teatro, oralidad, artes plásticas, culinaria y medicina natural y tradicional conforman el amplio espectro del Festival, que tendrá momentos significativos en la Oda a Yemayá, en la playa caribeña de Juan González, y en el espectáculo de reverencia a la rebeldía esclava, en el Monumento al Cimarrón.

En ese lugar, enclavado en las alturas del Cerro del Cardenillo y muy cercano al Santuario de la Virgen de la Caridad, en El Cobre, una exposición a cielo abierto recordará al “cimarrón mayor”, Fidel Castro, en la proximidad de su cumpleaños 90. Si Santa Bárbara se pasea por la calle Enramadas, la vena principal del corazón urbano, y el Diablo es incinerado en la Avenida de La Alameda, no caben dudas de que estará despejado el camino para acoger en el 2017 a la edición 37, cuyo tributo será para la isla de Bonaire.


Prensa Latina

 
Prensa Latina