0
Publicado el 19 Agosto, 2016 por Sahily Tabares en Cultura
 
 

AQUÍ, LA TV: El reino de lo intangible

Los públicos heterogéneos, participativos, son expuestos constantemente a miradas diversas, que cambian el régimen de la visión, en ocasiones hacia lo rápido y furioso, lo cual favorece distracciones a ultranza sin utilidad cognoscitiva.
Filmación del programa Hábitat, de Cubavisión

Momentos de la filmación de Hábitat, programa de Cubavisión, que estudia, profundiza y resignifica valores de la flora y la fauna en Cuba y despliega la biodiversidad de nuestra geografía. (Foto: radioenciclopedia.cu).

Por SAHILY TABARES

En el sistema mediático los cambios más significativos que se han producido durante la última década forman parte de una red global de comunicaciones, por las cuales circulan con facilidad la televisión y los nuevos servicios audiovisuales. Esto conlleva transformaciones en los sistemas de producción, distribución, recepción, en los programas, géneros y contenidos en general.

Cada puesta en la pantalla exige tener distinciones propias, un sistema de pensamiento visual, pues la utilización del lenguaje no es solo verbal sino también icónico. Los públicos heterogéneos, participativos, son expuestos constantemente a miradas diversas, que cambian el régimen de la visión, en ocasiones hacia lo rápido y furioso, lo cual favorece distracciones a ultranza sin utilidad cognoscitiva.

El nuevo sujeto digital recibe fuentes no fidedignas que establecen de manera consciente intenciones manipuladoras, de fácil deglución, mediante una euforia envuelta en cierta apariencia de una “verdad” fabricada.

Por ello, cuando la idea, la intención, los presupuestos estéticos de un espacio, persiguen reafirmar la creación cultural como espacio propio, merece destaque y despliegue en el diseño de la programación televisiva. Ha ocurrido con Hábitat, que en el período estival se transmite por Cubavisión (sábado, 5:30 p.m.). Quizás no muchos televidentes tienen la práctica de esperar, ver, meditar, nutrir su universo de saberes, con esta propuesta que se realiza en alta definición; estudia, profundiza y resignifica valores de la flora y la fauna en Cuba y despliega la biodiversidad de nuestra geografía.

Poco se ha promovido –o no tanto con la sistematicidad que merece–, esta puesta con guion y dirección de Susana Rodríguez Mendoza y dirección general de Randol Menéndez Cruz. El programa ha ido de un canal a otro, de un horario a otro, pero nunca se insiste, valora, connota, lo trascendente de las historias que cuenta. Ocupan horarios estelares espacios realizados por televisoras de Estados Unidos y otros países, con su particular sentido del espectáculo, entonces, ¿por qué no anunciar, reiterar, escuchar a los protagonistas de nuestra aventura? Durante el período veraniego programas institucionales de la cultura promueven visitas a museos de historia nacional, presentaciones de libros sobre ciencia y tecnología; sin dudas hay que aprovechar con eficiencia la estrategia diseñada conjuntamente entre ministerios, organismos e instituciones.

Es insuficiente colocar un espacio en pantalla si no se manifiesta como propio e integra coherentemente al concepto abarcador, diverso, atractivo –debería serlo–, de la programación. Por lo menos debe considerarse al anunciar: “lo que debe de ver esta semana”.

En gran medida, lo que las ciencias teorizan son modos de percepción que la artisticidad prefigura. Existe una subjetividad colectiva, la cual se desarrolla cuando un grupo de personas comparten una acción común y se concentran para darles solución a problemas profesionales de otra índole. Cada ser humano construye una sabiduría personal, es preciso nutrirla con el fin de clarificar emociones y comprendernos mejor.

La cientificidad en el ámbito de la experimentación estética está dando lugar a un nuevo modo interactivo entre los sentidos que influye en la sabiduría popular, el conocimiento de investigaciones, lo sensorial y simbólico.

El yerbero (Cubavisión, martes y jueves, 11:45 a.m.) promueve y difunde mediante el testimonio de doctores en Ciencias Médicas aportes de la medicina natural tradicional. En vivo, el primer actor Alden Knight, orgánico en su desempeño, dialoga de manera fraternal con los expertos. Realza todo proyecto en el que participa.

Anécdotas, refranes, entre otros atributos, reafirman la valía de la tradición oral e integran un discurso que socializa asuntos de interés.

Las pausas o transiciones, breves en exceso; conflictos de iluminación, y la ausencia de la escenografía funcional destinada a servir de fondo al concepto del programa –pudo resolverse con una cortina, telón provisional u otra solución creativa–, afectaron, en ocasiones, el concepto dramatúrgico de las emisiones. Al parecer, no podía faltar la presencia de solistas que amenizaran el programa de 27 minutos, un elemento válido, recurrente, en otros espacios promocionales. Hay que pensar en el espesor de la heterogeneidad, en la diferencia de gustos y sensibilidades, en nuevas condiciones del saber, las cuales incentivan otros modos de comunicar. Este, entre otros, son niveles de organización del espectáculo que pertenecen al reino de lo intangible, pero son decisivos para cautivar desde la pantalla.


Sahily Tabares

 
Sahily Tabares