0
Publicado el 18 Agosto, 2016 por Jose Dos Santos en Cultura
 
 

Soldado de primera línea del periodismo

Por JOSÉ DOS SANTOS L.

Con Gabriel García Márquez, uno de los fundadores de Prensa Latina.

Con Gabriel García Márquez, uno de los fundadores de Prensa Latina.

Tarea casi imposible resumir su impronta en una profesión como esta que ejercemos unos miles en su terruño y que tiene como misión abordar lo que hacen los demás, y expandir la mirada hacia lo divino y humano que sucede en el entorno, con la misión de darlo a conocer a todos, ayudar a comprenderlo y aportar al análisis y también sugerir soluciones.

Esa misión originaria del periodismo no se circunscribe a lo dicho porque -incluso cada vez más con la aplicación de las nuevas tecnologías- tiende a diluirse la frontera entre lo tradicional (léase entrevista, crónica, reportaje o la nota informativa) y lo novedoso (el twit o el msm que hoy inunda el ciberespacio). Los peligros de que la velocidad de la comunicación de masas lleve a la simplificación del mensaje, y que este dé pie a la banalidad y la superficialidad para conformar factores del pensamiento contemporáneo podrán ser conjurados en la medida que prevalezcan lecciones como las dadas por el Comandante.

En el ya lejano 17 de junio de 1955, en su artículo “Aquí ya no se puede vivir”, publicado en el periódico La Calle, Fidel indicaba que la suya sería una voz con “la verdad de los que defienden a los humildes… la del hombre digno y
honrado…”. Desde entonces, se batió .como un Quijote contra todos los farsantes. En cuanto medio de prensa estuvo a su alcance y tuviera el coraje de publicar su pensamiento y sus denuncias. Mostraba ya las características de su periodismo, que luego se reproduciría en ejemplos como los que encontrará en esta edición, algunos de ellos escrito con la tinta invisible del jugo de limón con los que elaboraba artículos en prisión.

Nuestra publicación tuvo el privilegio de estar entre los dos primeros medios cubanos “que atravesaron las líneas enemigas y penetraron en la zona rebelde. Ellos son testigos de lo que aquí se ha hecho con el tesón y el sacrificio de humildes Luchadores” como él lo consignara el 2 de mayo de 1958 en un mensaje autógrafo desde la Sierra Maestra. Y en ese papel de dar testimonio hemos pretendido ser consecuentes con los tiempos y sus enseñanzas.

A solo cuatro días del triunfo de 1959, en el periódico La Tarde resaltaba su criterio “de constituir la prensa escrita un servicio público de extraordinario valor para orientar al pueblo y mantenerlo debidamente informado de los acontecimientos”. Similar consideración ha tenido, a lo largo de su activa vida como revolucionario, la radio -por algo Radio Rebelde fue el órgano de los insurrectos cubanos- y la televisión, a partir de que la rebelión victoriosa se convirtiera en Revolución.

Son legendarias sus prolongadas comparecencias de los primeros años -televisadas y radiadas- en momentos críticos para llevar la verdad a la mayor cantidad de pueblo posible. Y así esclarecer y refutar, educar e impulsar la compleja y gigantesca obra transformadora que se emprendía.

Organizó la Operación Verdad, hito en el combate por la soberanía informativa, no solo de Cuba, que hizo nacer la Agencia Latinoamericana de Noticias, Prensa Latina, con Jorge Ricardo Masseti (izquierda en la foto) como director.

Organizó la Operación Verdad, hito en el combate por la soberanía informativa, no solo de Cuba, que hizo nacer la Agencia Latinoamericana de Noticias, Prensa Latina, con Jorge Ricardo Masseti (izquierda en la foto) como director.

De aquellos primeros días fue un mensaje que nos enorgullece y compromete a todos los que hoy trabajamos en ella: “A la Revista Bohemia, mi primer saludo después de la victoria porque fue nuestro más firme baluarte. Espero que nos ayude en la paz como nos ayudó en estos largos años de lucha, porque ahora comienza nuestra tarea más difícil y dura.- Fidel Castro”.

De aquellas fechas son válidas sus afirmaciones: “el periodista trabaja para el pueblo, el periodista informa al pueblo” Una de sus mayores enseñanzas la proclamó tan temprano como el 8 de enero de 1959, cuando en el campamento militar de Columbia, el día de su llegada a La Habana, reflexionaba: “¿Cómo ganó la guerra el Ejército Rebelde? Diciendo la verdad”.

Esos eran días en que denunciaba las campañas de mentiras y calumnias que desde el extranjero, con apoyo de la reacción interna, pretendían desestabilizar el proceso revolucionario. Entonces, estratégicamente, organizó la Operación Verdad, hito en el combate por la soberanía informativa, no solo de Cuba, que hizo nacer la Agencia Latinoamericana de Noticias, Prensa Latina (en junio de ese 1959) y que constituye enseñanza válida de movilización para procesos progresistas hoy sometidos a similares -y peores- maniobras antipopulares.

Años después estuvieron sus propuestas y análisis en el Encuentro Latinoamericano y Caribeño de Periodistas en La Habana y tienen actual validez sus palabras de entonces: “La prensa de América Latina debiera estar en posesión de medios que le permitan conocer la verdad y no ser víctimas de la mentira” De esa visión actualizada nacieron iniciativas de diversa índole y magnitud, desde la modesta Argenpress, en Argentina, hasta la multinacional televisiva Telesur, en Venezuela.

Cuando el 7 de junio se celebraba un Día Mundial de la Libertad de Prensa, en 1959, Fidel exponía otro de los pilares de su concepción sobre el periodismo, el cual “no quiere decir empresa… porque empresa quiere decir negocio y periodismo quiere decir esfuerzo intelectual, quiere decir pensamiento“.

Fidel acompañó en numerosas ocasiones a los periodistas cubanos en sus diversos congresos y plenos ampliados. En esta ocasión en la clausura del VII Congreso de la UPEC, en 1992.

Fidel acompañó en numerosas ocasiones a los periodistas cubanos en sus diversos congresos y plenos ampliados. En esta ocasión en la clausura del VII Congreso de la UPEC, en 1992.

Tanto habría que decir sobre esta faceta de Fidel que un estudioso como nuestro querido colega Juan Marrero, historiador de la prensa cubana a la que él mismo aportó historia, realizó una recopilación que alcanzó casi 350 cuartillas de expresiones, citas y consideraciones al respecto. Ellas han estado presentes en grandes del periodismo revolucionario fundacional como Ernesto Vera, Elio Constantín, Enrique de la Osa, Baldomero Álvarez, Luis Báez, Julio García Luis y otros que fueron colaboradores y discípulos directos suyos.

Luego hemos sido más los que apreciamos de primera mano la maduración de ideas y métodos en una nueva etapa, la del Período Especial, la desintegración del campo socialista y la ofensiva neoliberal global que pretendió acabar con la historia, tal y como ahora alguno quiere hacérnosla olvidar.

Él advertía, en la década de los 90, “… una computadora conectada a la red de Internet es ya una posibilidad para hacer llegar… un pensamiento a millones de personas en el mundo” Fueron momentos en que naciera la Mesa Redonda como nueva fórmula comunicativa y se iniciara la creación de nuestras páginas digitales y blogs.

En el VII Congreso de la UPEC, en 1999, dio un nuevo mensaje trascendente al sector: “Necesitamos periodistas cada vez más preparados, maduros, con experiencia y vocación, de sólidos principios revolucionarios para enfrentar esta lucha en que estamos envueltos. Los periodistas son soldados de primera línea en esta batalla” Y como tales seguiremos sus enseñanzas.


Jose Dos Santos

 
Jose Dos Santos