0
Publicado el 19 Octubre, 2016 por ACN en Cultura
 
 

Entregan los Premios Memoria Viva 2016

La preservación de los valores tradicionales y populares y su incidencia en el ámbito cultural de la nación cubana, constituyó uno de los aspectos esenciales a tomar en cuenta para la asignación de este lauro
Entrega del Premio Memoria Viva.

La matancera de 96 de años Josefina Almerás Aldama recibe el Premio Memoria Viva 2016 de manos de Elena Socarrás, directora del Juan Marinello. (Foto: Diana Inés RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ/ACN).

Los Premios Memoria Viva 2016, fueron entregados hoy en el Instituto Cubano de Investigación Cultural Juan Marinello en La Habana, a personalidades e instituciones con una labor destacada en el rescate y preservación de las tradiciones del país.

El jurado: Caridad Santos Gracia, Raymalú Morales Mejías y Rafael Lara González, otorgó en esta ocasión 35 reconocimientos, dentro de una propuesta inicial de 60 nominaciones.

La preservación de los valores tradicionales y populares y su incidencia en el ámbito cultural de la nación cubana, constituyó uno de los aspectos esenciales a tomar en cuenta para la asignación de este lauro, señaló a la prensa Raymalú Morales Mejías, miembro del jurado.

En la categoría Preservación de Tradiciones resultaron galardonados los títulos Artesanos del Guaniquiqui, de Yunier Fuentes López y Héctor Aróstica Jiménez; el grupo tunero Raíces Soneras, de Mariela Rodríguez Miranda y Maydée Gil Almarales; así como también la Conga Miró: los invasores del barrio, del municipio San Luis de la provincia Santiago de Cuba, entre otros.

El ensayista Armando Valdés Hernández, la obra Memoria viva del Complejo de la Rumba, a cargo de Regla Soto Moreno; y El Chino, del santiaguero Julio Sierra Viera, obtuvieron junto a otras creaciones galardones en el apartado de Personalidades.

En la condición Proyecciones Artísticas, recibieron el premio los trabajos Rumores del Son, de las matanceras Xiomara Morgan Suárez y Zenén Delgado Traba; el Proyecto Carsueño: por Cuba, colores y sueños, de Ángela Benítez Quevedo; así como también Celso y su Changüí antillano, a cargo de Consuelo Duportay Moya.

Correspondió este año el reconocimiento especial a Josefina Almerás Aldama (Casa Templo Babalú Ayé), quien con 96 años de edad se dedica a la preservación del patrimonio de ascendencia africana y sus diversas prácticas, aprendidas empíricamente durante generaciones por tradición familiar.

Este constituye uno de los reconocimientos más apreciados que el instituto organiza y entrega, porque su principal característica recae en salvaguardar y proyectar nuestra cultura, expresó Elena Socarrás, directora del Centro.

Para reconocer el trabajo de rescate y preservación de la cultura popular tradicional fue creado el Premio Memoria Viva, entregado todos los años por el Instituto Cubano de Investigación Cultural Juan Marinello.


ACN

 
ACN