0
Publicado el 27 Noviembre, 2016 por Redacción Digital en Cultura
 
 

Cómo vieron a Fidel

Múltiples miradas sobre el Fidel que conocieron

andre_breton—Andre Bretón, poeta y escritor francés, fundador del Movimiento Surrealista:

Durante mi paso por las Antillas, fui conducido múltiples veces a meditar sobre el destino de esas bellas islas, las aspiraciones tan conmovedoras de sus pueblos, los medios de abrir de una vez por todas las garras seculares que han estado posadas sobre ellas. No he dudado, desde el primer instante –y me han dado las más seguras razones para creerlo–, que Fidel Castro era el hombre de esa situación de la misma manera que Zapata hubiera podido serlo hace 40 años para México, que de su inteligencia y su voluntad probada dependía que la promesa, que se enfrentaba con una casi imposibilidad aparente, fuera mantenida. (4 de enero de 1960.)

—Benjamín Carrión, escritor ecuatoriano:

Jamás en la historia continental –desde Netzahualtcoyotl y Atahualpa; desde Bolívar, Morelos y San Martín; desde José Martí, Eloy Alfaro y Francisco Madero– se ha escuchado una voz más profundamente salida de la entraña del pueblo, como la voz de Cuba de hoy, expresada por la palabra apostolar de Fidel Castro, que está hecha con todas las grandes esencias de lo popular: rabia y protesta, júbilo y canto, justicia y esperanza. (4 de enero de 1960.)

pablo_neruda_1963—Pablo Neruda, poeta chileno, Premio Nobel de Literatura:

El que no esté con Cuba, con su revolución, con Fidel Castro, está del otro lado, del lado de la ignominia y de la traición. Si la Revolución Cubana se extinguiera seríamos borrados de la pizarra del mundo. (4 de enero de 1960.)

—Lázaro Cárdenas, político, expresidente de México:

El pueblo hermano de Cuba y su máximo líder Fidel Castro mantienen una heroica actitud política y moral en defensa de su liberación económica, su integridad y su soberanía. (27 de enero de 1960.)

—Ernesto Guevara, el Guerrillero Heroico:

Tiene las características de gran conductor, que sumadas a sus dotes personales de audacia, fuerza y valor, y a su extraordinario afán de auscultar siempre la voluntad del pueblo, lo han llevado al lugar de honor y sacrificio que hoy ocupa. (9 de abril de 1961.)

—Dolores Ibárruri, la Pasionaria, expresidenta del Partido Comunista de España:

Cuba es un país muy atrayente y Fidel es un capítulo aparte. Él es producto de Cuba y resulta bastante difícil encontrar un hombre como él. (6 de diciembre de 1963.)

—Alexei Deméntiev, coronel general, primer jefe de los asesores militares soviéticos en Cuba:

En el transcurso de la Crisis de Octubre pasé junto a Fidel los momentos más impresionantes de mi vida. Estuve la mayor parte del tiempo a su lado. Hubo un instante en que considerábamos cercano el ataque militar de los Estados Unidos y Fidel tomó la decisión de poner todos los medios en alerta. En pocas horas el pueblo estaba en posición de combate. Era impresionante la fe de Fidel en su pueblo y de su pueblo y de nosotros, los soviéticos, en él. (1963.)

—Ho Chi Minh, luchador revolucionario, presidió la República Democrática de Vietnam:

Los cubanos, con el compañero Fidel al frente, han sido muy solidarios con nuestro pueblo y con nuestra lucha. Los vietnamitas jamás olvidaremos ese apoyo. (1965)

—Huari Bumedián, militar, expresidente de Argelia:

Fidel Castro es el digno hijo de la patria de José Martí y el protagonista del Moncada, que guía los destinos de un pueblo indomable, pueblo constructor de una Revolución que, como un torrente impetuoso que surgió en la Sierra Maestra, barrió a su paso las fortalezas de la dictadura y derrotó las múltiples agresiones. (9 de mayo de 1972.)

—Sekou Toure, expresidente de la República de Guinea:

Hemos aquilatado su valor, el grado de entrega a su pueblo y su constante disposición a asumir funciones de dirigente revolucionario. Es un ejemplo para nosotros. Cuba es luz en América Latina. (Mayo de 1972.)

—Leonid Brezhnev, ex secretario general del Partido Comunista de la URSS:

Fidel comprendió con certeza los anhelos y necesidades de su pueblo. La grandeza de la hazaña realizada por Fidel también radicó en que supo determinar el camino justo de desarrollo de la Cuba libre. (29 de enero de 1974.)

—Juan Marinello, intelectual y político cubano:

Únicamente un hombre como Fidel pudiera haber encauzado un fenómeno tan difícil como el que él encontró al triunfo de la Revolución, y haber arribado a una verdadera unidad. Únicamente un hombre como él podía lograr eso. Esa es una de las grandes virtudes de Fidel. (1975)

—Michael Manley, ex primer ministro de Jamaica:

En nuestro hemisferio ha tenido lugar un movimiento catalizador y hay un hombre que es como una roca firme. El movimiento es la Revolución Cubana y el hombre es Fidel Castro. (6 de junio de 1979.)

—Wifredo Lam, artista plástico cubano:

Fidel como guía, ha hecho un trabajo excepcional. Que este hombre haya unido al pueblo cubano en una misma causa significa que es un gran arquitecto humano, puesto que ha hecho sentir a todos los cubanos como formando parte de un solo cuerpo, de un solo corazón. (1980)

carlos-rafael-rodriguez, intelectual y político cubano:

No es un accidente histórico que las fuerzas encabezadas por Fidel Castro llegaran a situarse a la cabeza del proceso revolucionario. Ese puesto no se lo conquistaron tan sólo aquellos ingredientes excepcionales de que más se habla: coraje insobornable, audacia táctica, firmeza combativa. Además de eso –y podríamos decir que sobre eso–, en los cimientos de su triunfo está la honda comprensión de que Cuba necesitaba no una “restauración constitucional” sino una revolución de fondo. (1980)

—Omar Torrijos Herrera, general y político, cuando murió era el jefe de Estado de Panamá:

Fidel y yo mantenemos excelentes relaciones. Tenemos nuestras discrepancias, pero siempre dentro de un gran respeto y cariño. Estamos en estrecha comunicación. Siempre me ha dado sabios consejos. (1980)

—Ernesto Cardenal, sacerdote y poeta nicaragüense:

Me sorprendió mucho, al conocerlo personalmente, la suavidad de su voz. Cuando uno lo ha oído sólo en la Plaza, no se imagina que tenga esa voz tan suave. También su sencillez, su inteligencia, y el gran interés que tenía por una enorme cantidad de cosas. Pero lo que más me impresionó fue su genio. Suele haber genio para una sola cosa, pero Fidel es genio en muchas. (1982)

—Julio Cortázar, escritor argentino:

Fidel es un hombre que plasma la Revolución en sí misma como tal: como dirección, orientación, fisonomía. Es evidente que para el conjunto del pueblo cubano, al margen de sus cualidades, de su eficacia como dirigente, es ya un símbolo que adquiere un valor fuera de lo humano, fuera de lo cotidiano. […] Fidel es el escultor de la Revolución Cubana. (1982.)

portalvallenato.net |

—Gabriel García Márquez, escritor colombiano:

Fidel Castro es un lector voraz, amante y conocedor muy serio de la buena literatura de todos los tiempos, y aun en las circunstancias más difíciles tiene un libro interesante a mano para llenar cualquier vacío. Yo le he dejado un libro al despedirnos a las cuatro de la madrugada, después de una noche entera de conversación, y a las doce del día he vuelto a encontrarlo con el libro ya leído. Además, es un lector tan atento y minucioso, que encuentra contradicciones y datos falsos donde uno menos se lo imagina. Después de leer El relato de un náufrago, fue a mi hotel sólo para decirme que había un error en el cálculo de la velocidad del barco, de modo que la hora de llegada no pudo ser la que yo dije. Tenía razón. De modo que antes de publicar Crónica de una muerte anunciada le llevé los originales, y él me señaló un error en las especificaciones del fusil de cacería. (1982)

—Blas Roca, político cubano:

Considero que Fidel ha dado una contribución enorme al movimiento comunista. Ha reafirmado y comprobado en la práctica la justeza de los principios marxistas, del marxismo-leninismo como guía de la acción revolucionaria para la construcción del socialismo. (1982)

—Nicolás Guillén, poeta nacional de Cuba:

Martí llena con su espíritu, con su clarividencia, nuestra Revolución; Fidel Castro le comunicará enseguida su personal dinamismo telúrico, elevándola al nivel de nuestro siglo, armándola del marxismo-leninismo, convirtiéndola en una fuerza invencible y juvenil. La revolución que desató el 26 de Julio es hoy un hecho irreductible. (1983)

—Alejo Carpentier, escritor cubano:

Los hombres de mi generación hemos encontrado en la Revolución la realización de lo que habían sido nuestras aspiraciones profundas. […] Es decir, que nuestra esperanza de una América diferente, de una América mejor, proyectada hacia el porvenir en un clima de justicia, de dinamismo, de fuerza y de afirmación de las diferentes nacionalidades encontró en la Revolución cubana y en las ideas de Fidel Castro su concretización. (1984)

—Jorge Amado, escritor brasileño:

Porque él nació del pueblo y en medio del pueblo permanece, su grandeza es la del pueblo cubano. Todo lo que ha hecho, todas sus acciones, plasman las más altas aspiraciones de la patria de José Martí. La paz en la que yo creo no está ni estará divorciada de la justicia, de la libertad, de la esperanza en un mundo mejor y todo eso lo encarna Fidel. (11 de diciembre de 1986.)

—Harry Belafonte, cantante y cineasta estadounidense:

Admiro a Fidel Castro porque para Washington cualquier nación que elija el sistema social que más [a ella] le convenga constituye una amenaza que atenta contra sus intereses en el área y es acusada de comunista e inmediatamente sufre su hostilidad. (Diciembre de 1986.)

—Diego Armando Maradona, futbolista argentino:

Dicen que él arrancó con doce hombres y tres fusiles en la Sierra Maestra y ahora me doy cuenta por qué ganó: tiene una convicción de hierro. Fidel Castro es una personalidad imposible de olvidar. // Es una historia viviente. Yo defiendo mi fútbol como Fidel defiende a su pueblo. (30 de julio de 1987.)

—Gianni Mina, periodista italiano:

Fidel Castro ha dicho su verdad. Nosotros la hemos recogido no como un acto de fe, sino como un testimonio. He encontrado a un hombre que me doy cuenta que no encontré en el resto de mi vida. (9 de diciembre de 1987.)

—Oswaldo Guayasamín, pintor y escultor ecuatoriano:

Fidel Castro es el hombre más grande que he conocido en mi vida. He conocido montones de gentes, grandes músicos, grandes literatos, grandes políticos… Jamás nadie me dio la impresión de una cosa íntegra, de un personaje total, en todos sus aspectos, en cada una de sus frases, como Fidel. (1991)

Alicia Alonso.

Alicia se refirió la sensibilidad de Fidel ante las manifestaciones de la cultura. (Foto: correodelorinoco.gob.ve).

—Alicia Alonso, bailarina cubana:

Él no es local. Él es parte de la historia. No sólo de nuestra historia, sino de la historia de la humanidad. // Pienso que es tan grande que se convierte en una partecita, en una cosa sencilla. Si sintiera lo grande que es, lo mataría el peso. (1993)

—Mario Benedetti, escritor uruguayo:

Fidel Castro es hoy por hoy la más importante figura política del continente americano y una de las más destacadas de la historia contemporánea. La figura de Fidel sigue siendo aleccionante. (1995)

—Volodia Teitelboim, intelectual y político chileno:

Nunca vi un hombre más grande, más profundo, más inteligente, más de principios. Si los Estados Unidos tuvieran un presidente el 10 por ciento de Fidel, serían un gran país democrático. (11 de mayo de 1996.)

—Rafael Alberti, poeta español:

Las ideas como las que Fidel Castro defiende no envejecen nunca. Sigo reteniendo del líder cubano la imagen de un héroe homérico, tanto por sus incontables combates pletóricos de juventud, como por su impresionante personalidad. Fidel es la esperanzada luz de un futuro más solidario y más justo. (13 de agosto de 1996.)

francisco-rabal—Francisco Rabal, actor español:

Fidel Castro es un inigualable hijo de América y ojalá mantenga por muchos años su tradicional vitalidad y perseverancia para que pueda seguir derrotando el acoso de Washington y nunca más se vea amenazada la independencia de Cuba. (13 de agosto de 1996.)

—Augusto Roa Bastos, escritor paraguayo:

Yo siempre he estado a favor de la Revolución cubana, que está insertada en la línea histórica de nuestras revoluciones independentistas y, por supuesto, los dirigentes de estas revoluciones se merecen todo mi respeto, mi consideración; tanto Fidel Castro como el Che Guevara, que hoy es una figura casi mítica, mundial. (8 de febrero de 1997.)

nelson-mandela—Nelson Mandela, político, expresidente de Sudáfrica:

Fidel Castro es uno de mis grandes amigos. Estoy orgulloso de encontrarme entre aquellos que apoyan el derecho de los cubanos a elegir su propio destino. Las sanciones que castigan a los cubanos por haber elegido la autodeterminación, se oponen al orden mundial que queremos instaurar. Los cubanos nos facilitaron tanto recursos como instrucción para luchar y ganar. Soy un hombre leal y jamás olvidaré que en los momentos más sombríos de nuestra patria, en la lucha contra el apartheid, Fidel Castro estuvo a nuestro lado. (27 de marzo de 1998.)

—Jack Nicholson, actor estadounidense:

He hablado con Fidel Castro de todo, de la vida, de la cultura. Fidel es un genio, un humanista y pienso que nunca quiso romper con nosotros (Estados Unidos). Los cubanos son muy abiertos y no tienen ninguna hostilidad contra el pueblo norteamericano. (16 de julio de 1998.)

—José Saramago, escritor portugués, Premio Nobel de Literatura:

Si no fuera por la voluntad del pueblo cubano y la voluntad de Fidel Castro, Cuba no podría vivir. Cuba es más firme que una roca, porque una roca se gasta y eso no ocurre con Cuba. (31 de diciembre de 1998.)

—Oscar Niemeyer, arquitecto brasileño:

Tengo una gran admiración por Fidel. Me solidarizo con él en esta lucha, que él supo comenzar y seguramente terminará victoriosa. // Por las tardes recibo a los amigos para conversar y a veces hablamos de filosofía. Pero cuando ellos se refieren a Platón, yo estoy pensando en Fidel Castro. (28 de junio de 1999.)

—Arthur Miller, dramaturgo estadounidense:

La conversación que sostuve con Fidel Castro no pudo ser más interesante. En ella abordó muchos temas y demostró, como siempre, un dominio completo de los asuntos tratados. (13 de marzo de 2000.)

—Adolfo Pérez Esquivel (argentino), Premio Nobel de la Paz:

El pueblo cubano y Fidel Castro nos están ofreciendo su corazón, su vida, todo, y yo creo que esto es un ejemplo maravilloso de vida, entereza, y tenemos que seguir unidos luchando, porque la lucha no ha terminado. (3 de mayo de 2000.)

—Lucius Walker, reverendo estadounidense, guía de los Pastores por la Paz:

No hay dudas de que Fidel Castro sigue siendo el primer estadista del planeta. Es un gran hombre y persona generosa de espíritu. (28 de julio de 2000.)

Hugo Chávez, tercer aniversario de su muerte

—Hugo Chávez, militar y político, fundador del proyecto bolivariano con que acometió la transformación revolucionaria de su patria, Venezuela:

Fidel Castro es uno de los políticos de mayor talla moral del mundo. Sabemos lo que significa él, duélale a quien le duela. Cuando usted le da la mano le está dando la mano a un líder. Ojalá hubiese en América no uno, sino varios hombres de su talla moral. Fidel es un hombre de la historia, de dimensión histórica universal. (25 de noviembre de 2000.)

—Frei Betto, teólogo brasileño:

Fidel Castro es un hombre privilegiado por su formación cristiana, su opción marxista y la asimilación de la prédica martiana. Es una persona tímida, que casi pide permiso para ser quien es… A pesar de toda su genialidad, de toda la historia que encarna, sigue haciéndonos sentir su hermano. (2000)

—David Rockefeller, banquero estadounidense:

Fidel Castro está muy bien informado. Habla con gran entusiasmo de las cosas que hizo y que son positivas. Es un ser muy carismático y lleno de optimismo. (23 de febrero de 2001)

 

—Abdelaziz Bouteflika, presidente de la República Argelina Democrática y Popular:

Hemos tenido el privilegio de tener como amigo al compañero Fidel, que nunca nos ha fallado. Fidel viaja al futuro, regresa y lo explica. (7 de mayo de 2001.)

—Armando Hart Dávalos, intelectual y político cubano:

[…] lleva en su conciencia toda la ética y sabiduría política que faltó en el siglo XX. Ahí está la clave de su personalidad. (9 de mayo de 2001.)

—Cintio Vitier, intelectual cubano:

El sentido antimperialista de toda la gesta de Fidel lo sitúa en el centro de la historia contemporánea en la que han venido a acumularse y definirse, como única batalla decisiva, los milenarios movimientos de opresión, frente a los imperativos de una eticidad social de la que cada vez depende más, material y espiritualmente, la supervivencia de la especie humana. (10 de junio de 2001.)

—Rubén Berríos Martínez, presidente del Partido Independentista Puertorriqueño:

Ha pasado a la inmortalidad el más grande e influyente latinoamericano del siglo 20 cuya verticalidad, visión y pasión siempre servirán de inspiración a los que aspiran a una América Latina más justa, más libre y más digna. // Puedo dar testimonio personal de que fue el más leal e incondicional amigo y aliado de la independencia de Puerto Rico, fiel discípulo de Bolívar y Martí. (26 de noviembre de 2016.)

(Foto: Amércia Despierta)

—Ignacio Ramonet, periodista hispano-francés, director de Le Monde Diplomatique, autor del libro Cien horas con Fidel:

Descubrí así un Fidel íntimo. Casi tímido. Muy educado. Escuchando con atención a cada interlocutor. Siempre atento a los demás, y en particular a sus colaboradores. Nunca le oí una palabra más alta que la otra. Nunca una orden. Con modales y gestos de una cortesía de antaño. Todo un caballero. Con un alto sentido del pundonor. Que vive, por lo que pude apreciar, de manera espartana. Mobiliario austero, comida sana y frugal. Modo de vida de monje-soldado. (26 de noviembre de 2016.)

 

 


Redacción Digital

 
Redacción Digital