1
Publicado el 24 Noviembre, 2016 por Roxana Rodríguez en Cultura
 
 

Para Amparo… más que azucenas

En las librerías una obra para repensar la historia patria
Portada de Amparo: Millo y azucenas.

Este libro es resultado de una amplia y exhaustiva investigación antropológica emprendida por el autor en la década del 60.

Por ROXANA RODRÍGUEZ

“Cartomántica, espiritista, santera y comunista, no precisamente como resultado de una sucesión de credos, sino de la superposición de todos ellos”, apuntó la notable intelectual y escritora Zuleica Romay Guerra sobre la protagonista de Amparo: Millo y Azucenas, del periodista Jorge Calderón González (La Habana, 1939).

El texto es un testimonio que partió de una investigación de campo realizada por el autor junto a otros expertos en 1963 en el otrora barrio de Las Yaguas, un área paupérrima y marginal de la ciudad, la cual fundaran los damnificados del huracán que devastó La Habana, en octubre de 1926. Allí fueron entrevistados los jefes de núcleos de unas 200 familias para tener una visión más exacta de la comunidad como grupo humano e insertarlos, de la manera más justa y necesaria, en todos los proyectos que proponía la naciente Revolución.

En este trabajo, que duró algunos meses, llamó la atención la personalidad de Amparo Loy Hierro (1908-1985), una mujer humilde y perspicaz, quien con sus declaraciones ofreció la posibilidad de documentar, de modo original, segmentos del período seudorrepublicano y la primera década del proceso revolucionario, a partir de un enfoque poco frecuente de contar la historia patria.

Laureado en 1970 con una mención en el acreditado Premio Casa de las Américas, la reciente tirada (Ediciones Extramuros, de 2014) deviene un volumen de indispensable consulta para analizar y comprender el contexto histórico cubano entre 1908 y 1969 del siglo XX.

Adentrarse en la historia de vida de Amparo –un ser humano de su época, pero con una percepción de la realidad muy adelantada para el momento en que vivió– permite al lector conectarse con circunstancias y pasajes de la historiografía pobremente difundidos como la presencia femenina en el movimiento obrero antillano.

José Calderón González es egresado de la Licenciatura en Historia en la universidad habanera. Se ha desempeñado como pedagogo en importantes centros académicos de Cuba y Latinoamérica. Ejerce el periodismo desde hace muchos años y en la actualidad, escribe la columna Todo sobre cine, de la publicación digital Cubarte, aunque ha trabajado para el séptimo arte en otras especialidades (asistente de dirección, guionista y asesor), es la crítica cinematográfica su pilar más fuerte. María Teresa Vera (Ediciones Letras Cubanas, 1986) y Nosotros, la música y el cine (Veracruz, México, 1997) son los libros que completan el currículo literario del escritor y periodista, quien en este momento tiene en producción una amplia cantidad de obras inéditas.

Con Amparo: Millo y Azucenas su autor debutó en el difícil universo del escriba, y para más gloria, exhibió excepcional dominio del género que respetó la fértil expresión oral de esta mujer iletrada, que tuvo un papel destacado en las luchas políticas por mejores condiciones de vida en su barrio. Sin ambages, dejó contar a la informante, en su propia voz y a partir de vivencias personales sobre la proximidad a figuras insignes: Antonio Guiteras, Osvaldo Sánchez, Lázaro Peña, Aracelio Iglesias, con quienes sostuvo lazos a veces fortuitos, otros fugaces, pero que modelaron un estilo de pensar y actuar.

Adentrarse en la historia de vida de Amparo, permite al lector conectarse con circunstancias y pasajes de la historiografía pobremente difundidos como la presencia femenina en el movimiento obrero antillano.

La arista positiva de los habitantes de áreas marginales, a veces relegados, llega desde el verbo de esta señora de sobresaliente inteligencia natural que en su tiempo comprendió la necesidad imperiosa de preparar al proletario para la lucha, juntar voluntades para combatir estigmas sociales como las drogas y otros males y por si fuera poco, ya advertía la inminencia histórica de la integración entre los países de la región.

Descubrir a Amparo Loy Hierro para Calderón González abrió una brecha en el intento de comprender elementos del sincretismo y la mixtura religiosa cubanas desde el ejemplo paradigmático que en sí ella misma fue. Igualmente, devino sujeto de estudio representativo de la composición étnica y la mezcla de culturas, pues la protagonista tuvo abuelos oriundos de África, España, Alemania y Nassau.

Amparo: Millo y Azucenas se sumerge en “distintos aspectos de la cultura nacional, es decir, rasgos culturales que de un modo u otro han estado y están presentes en nuestro pueblo”, ha escrito su autor en el epílogo. Quien lea sus páginas entenderá que no se equivocó.


Roxana Rodríguez

 
Roxana Rodríguez