0
Publicado el 6 Diciembre, 2016 por Sahily Tabares en Cultura
 
 

AQUÍ, LA TV

La brevedad intencionada

Cada puesta en pantalla demanda un sistema de pensamiento visual, pues el lenguaje utilizado no es solo verbal sino también icónico. Los públicos participativos, heterogéneos, son expuestos a miradas y visiones diversas, estas cambian la percepción, el modo de asimilar nuestro entorno
Ana Margarita Moreno Plasencia, realizadora de televisión.

Ana Margarita Moreno Plasencia se distingue por su creatividad a la hora de concebir los mensajes con contenido de bien público.

Por SAHILY TABARES

La sociedad multipuntillos impone nuevos desafíos a la alfabetización mediática; en la red global de comunicaciones circulan nuevos servicios audiovisuales complejos, diversificados, novedosos, que cambian los modos del ver tradicional.

Cada puesta en pantalla demanda un sistema de pensamiento visual, pues el lenguaje utilizado no es solo verbal sino también icónico. Los públicos participativos, heterogéneos, son expuestos a miradas y visiones diversas, estas cambian la percepción, el modo de asimilar nuestro entorno.

En el contexto televisivo, los anuncios –llamados spots–, son mensajes publicitarios cortos, de 20 o 30 segundos, que se insertan en la programación. Cuba privilegia contenidos de bien público, estos repercuten en la sociedad con fines formativo y cultural.

Decir mucho en breve tiempo exige la concreción de imágenes al vender productos, propagar ideas y normas de convivencia, mediante lógicas discursivas, las cuales seducen a destinatarios, quienes reciben el mensaje de forma colectiva, por lo general en familia.

Dichos presupuestos son asumidos de manera creativa mediante imaginación y agudeza de discernimiento en puestas concebidas por la realizadora Ana Margarita Moreno Plasencia en campañas publicitarias coordinadas con instituciones y organismos especializados en biotecnología, regulaciones costeras, urbanísticas, reciclaje de materiales, buenos modos de actuar y convivir.

Las campañas Reciclar es comenzar (Gran Premio en el Festival de Televisión, 2012), Repite conmigo y Siéntelo en tu piel, (Premio Caracol de la Uneac), entre otras significativas, han demostrado la eficacia de mensajes precedidos por investigaciones acuciosas e ideas, las cuales tuvieron un desarrollo coherente en beneficio de la identificación con públicos diferentes.

Moreno Plasencia utiliza múltiples analogías en los relatos; busca asociación de ideas en la mente del espectador; acude a símbolos visuales, textos lingüísticos, utiliza la luz y el color en función dramatúrgica para que las audiencias identifiquen e interioricen valores sociales positivos en la existencia diaria.

Cada proyecto exige estudios particulares, un punto de vista exclusivo y la capacidad de recontextualización para cada objeto o situación. La realizadora es consciente de estos requerimientos, por ello renueva su visión creadora en el espectáculo televisual. Así lo demuestra en documentales con perspectiva de género y en videoclips, género audiovisual autónomo marcado por el enfoque publicitario al ser utilizado por la industria discográfica como estrategia para la promoción y venta de fonogramas.

Cuando los presupuestos estéticos de un producto comunicativo reafirman la creación cultural como espacio propio merecen destaque, despliegue y permanencia en el diseño de la programación televisiva.

La subjetividad colectiva se desarrolla cuando las personas comparten acciones comunes para darle solución a problemas de diversa índole. El ser humano construye una sabiduría personal, es preciso nutrirla con el fin de estimular emociones y comprendernos mejor.

La cientificidad en los mensajes de bien público en el ámbito de la experimentación estética da lugar a un nuevo modo interactivo entre los sentidos que influyen en el conocimiento de investigaciones, la sabiduría popular, lo simbólico y lo sensorial.

La diferencia de gustos y las nuevas condiciones del saber incentivan otros modos de comunicar. Estos, entre otros, son niveles de organización de la puesta que pertenecen al universo de lo intangible, y resultan decisivos para cautivar desde la pantalla.

En ocasiones, el impacto de la televisión se simplifica, su capacidad para persuadir mediante imágenes y discursos, susceptibles de revelar conflictos, circunstancias, situaciones cotidianas.

La brevedad intencionada de un mensaje puede abrir vías al saber, el cual no es un efecto exterior del pensamiento, sino pensamiento en sí mismo, se puede educar.

En la actualidad existen tecnologías y métodos para dirigir a las personas hacia el consumo que no se puede asumir acríticamente; sino con rigor en el análisis y sentido de la responsabilidad personal. El capital del intelecto constituye una fuerza altamente productiva en beneficio del bienestar de toda la sociedad al que aspira cada humano. Cultura, convivencia y sentido social son indispensables en el siglo XXI.


Sahily Tabares

 
Sahily Tabares