0
Publicado el 3 Diciembre, 2016 por Redacción Digital en Cultura
 
 

Santa Ifigenia: Morada de héroes

La necrópolis santiaguera se apresta a acoger líder histórico de la Revolución Cubana. Establecido en 1868 es un sitio sagrado para figuras que han marcado a la nación cubana en todas sus facetas, al tiempo que constituye muestrario excepcional de formas arquitectónicas y escultóricas
Homenaje póstumo a Fidel Castro Ruz.

Luz perpetua sobre la monumental escultura del Héroe Nacional de Cuba, José Martí, en el cementerio de Santa Ifigenia. (Foto: bp.blogspot.com).

Por: REINALDO CEDEÑO PINEDA

La pierna recta. El paso firme. El fusil enhiesto. Cambio de la guardia de honor ante el Mausoleo de José Martí (1853-1895), el Héroe Nacional. Un  giro y está hecho. Es el cementerio de Santa Ifigenia, Monumento Nacional. Es Santiago de Cuba. No os asombréis…

El acceso al Mausoleo aparece custodiado por frases martianas en cada monolito. Una de ellas aprieta la garganta: “En la cruz murió el hombre en un día, pero se ha de aprender a morir en la cruz todos los días”. Los restos se guardan en un túmulo pentagonal de bronce. La bandera de la estrella solitaria, le abraza. Escudos del Hemisferio Occidental, le rodean.

Hay  rosas blancas, siempre frescas, como pidió en uno de sus versos. .

Muy cerca del Maestro descansará el Comandante en Jefe.Muy cerca del Maestro descansará el Comandante en Jefe.

Muy cerca del Maestro descansará el Comandante en Jefe. (Foto: radiorebelde.cu).

Obra del arquitecto Jaime Benavent y el escultor Mario Santí, el Mausoleo fue inaugurado en 1951. Una recia edificación románica de forma hexagonal y de una veintena de metros, es custodiada por cariátides. Son seis, como las antiguas provincias de Cuba.  El lucernario y los arcos están diseñados para que  un  de luz toque la cripta, así como la escultura de Martí en el deambulatorio.

Cerca de ese entorno tendrá lugar el cuatro de diciembre venidero, la ceremonia de inhumación del líder histórico de la Revolución Cubana.  La Avenida Patria conecta la Plaza de la Revolución Antonio Maceo con el camposanto. Esta será la senda (unos tres kilómetros) que recorrerán los restos de Fidel Castro hasta ser depositados en la piedra, en su última morada.

El cementerio de Santa Ifigenia quedó establecido en 1868, tras ser bendecidos los terrenos, ubicados entonces en las afueras de la ciudad.  Es un sitio sagrado para figuras que han marcado a la nación cubana en todas sus facetas, al tiempo que  constituye muestrario excepcional de formas arquitectónicas y escultóricas.

Tributo de loscubanos al Padre de laPatria

El Padre de la Patria, Carlos Manuel de Céspedes recibe permanentemente el homenaje de los cubanos

Homenaje perpetuo

Un brillo especial ilumina la tumba de Carlos Manuel de Céspedes (1819-1874), considerado el Padre de la Patria. En el cementerio se encuentran también los restos de Mariana Grajales, la mítica madre de Los Maceo, fallecida en tierra jamaicana en 1893. Ni el tiempo  ha podido acallar su voz, cuando ante su hijo herido, expulsó los gestos plañideros con un solo grito: “¡Fuera, fuera faldas de aquí, no aguanto lágrimas!”.

Aquí descansan, Francois Antommarchi, médico de Napoleón en Santa Helena. Descansa para siempre, Emilio Bacardí, a quien se debe el primer museo de Cuba. La tumba piramidal que le guarda a él y a su esposa Elvira Cape, resulta uno de los exponentes más notables.

Tumba de Frank País.

Sobre la tumba del joven revolucionario santiaguero Frank País, flotan las banderas cubana y del Movimiento 26 de Julio. (Foto: trabajadores.cu).

La enseña cubana y la del Movimiento 26 de Julio, flotan sobre la tumba de Frank País, héroe del clandestinaje urbano de los cincuenta que sacudió a Santiago de Cuba. Su muerte levantó a toda una ciudad.

La épica mambisa del siglo diecinueve contra el dominio colonial, está representada por muchos patriotas de la estatura de Flor Crombet; José Maceo, apodado “El León de Oriente”  y Perucho Figueredo, autor de nuestro Himno Nacional.

También se encuentran en la necrópolis, los restos el patriota Guillermo (Guillermón) Moncada. Ese  nombre lo ostentan el puerto, el estadio de la ciudad y el cuartel asaltado el 26 de Julio de 1953 por una tropa comandada por el  propio Fidel Castro. A los que cayeron en esa acción y en las misiones internacionalistas de años recientes, también se les rinde homenaje perpetuo.

De cualquier parte recibe visitas la losa de Francisco Repilado, universalmente conocido por Compay Segundo. Se ha establecido una ruta de trovadores, pues aquí tienen su última morada, algunos de los que dejaron una poesía conmovedora y sutil, imbatible y eterna como Pepe Sánchez, Ñico Saquito y Miguel Matamoros.

Mausoleo aJ José Matí.

Junto a José Martí, la Unidad de la Guardia de Honor también honrará, cada día a Fidel. (Foto: MARTHA VECINO).

Un blanco pulido se levanta en los primeros patios. Las marcas que van dejando la lluvia, el polvo, el viento; así como la humedad, los efectos fabriles, el salitre ―el mar no está muy lejano― y otros agentes biodeteriorantes, intentan ser corregidos.

Han desaparecido manchas y oquedades. Lápidas fisuradas han sido restauradas y ciertos elementos han debido ser desmontados y resanados. Se han pintado y reconstruido muros de bóvedas hechas con ladrillos. Es un trabajo múltiple y cuidadoso.

Especialistas y trabajadores no descansan en pos de preservar el legado, el arte, la historia contenida en el cementerio de Santa Ifigenia en Santiago de Cuba. Mientras los ángeles custodian, señalan, están mirando desde la eternidad.


Redacción Digital

 
Redacción Digital