0
Publicado el 26 Febrero, 2017 por ACN en Cultura
 
 

La Fuente de Las Antillas, entre leyenda y realidad

En su concepción Rita Longa se inspiró en la leyenda del cacique Jaía, narrada por Pedro Anglería, cronista del Gran Almirante Cristóbal Colón. La obra tiene una dimensión de 40 metros de largo por 30 de ancho y está emplazada a orillas del río Hórmigo

Conjunto escultórico La Fuente de las Antillas, realizada por la escultora Rita Longa. ACN FOTO /Yaciel PEÑA DE LA PEÑA

Roger Aguilera

El estar emplazada a orillas del río Hórmigo, que  divide en dos a Las Tunas, y custodiada por las principales vías de esta ciudad, hacen que la escultura La Fuente de Las Antillas no escape a la mirada de lugareños y de toda persona que visita el Balcón del Oriente Cubano.

La rápida localización del sitio que la autora de la obra –la célebre artista de la plástica Rita Longa Aróstegui (La Habana, 1912-2000)– definió como el lugar ideal, agilizó el proyecto, que tenía otros candidatos en Cuba  y el extranjero, y finalmente se materializaría en la urbe tunera.

Para sus anfitriones,  La Fuente de las Antillas es el símbolo de la cultura y del arte tridimensional en la localidad, por su belleza y porque fue a partir de su inauguración, el 24 de febrero de 1977, cuando la propia artista bautizó a Las Tunas como Capital de la Escultura en la Isla.

Para su concepción la autora se inspiró en la leyenda del cacique Jaía, narrada por Pedro Anglería, cronista del Gran Almirante Cristóbal Colón.

Cuenta la leyenda que este cacique  gobernaba en una comarca y su hijo, único heredero, murió. Entonces, él decide sepultarlo en el interior de una calabaza –símbolo de prosperidad y fertilidad–, con el propósito de mantenerlo cerca y con la esperanza de que en algún momento  resucitara.

Pero un día cuatro muchachos, atraídos por la curiosidad, tomaron la calabaza, que saltó y estalló. De ella brotaron  peces y agua, lo que dio origen a Las Antillas.

La obra tiene una dimensión de 40 metros de largo por 30 de ancho. En el centro hay una india taína, tendida sobre la flora marina, que representa a la mayor ínsula antillana.

Quienes visitan la pieza se ven atraídos  por su excelente realización, bien lograda por su terminación y parecido a la forma geográfica de la Isla de Cuba.

Así, la cabeza y los brazos de la mujer representan a oriente; la pierna izquierda doblada, a Cienfuegos y la Ciénaga de Zapata; y la otra pierna, extendida, a las provincias occidentales.

Los corales que la rodean dan vida a la Isla de la Juventud y las Antillas Menores: Puerto Rico, República Dominicana, Haití y Jamaica; mientras al lado de la India Taína se ubican las esculturas de los cuatro jóvenes, alrededor de una gigantesca calabaza, de la cual sale el agua narrada en la leyenda.

Para la ejecución de este conjunto escultórico de ferrocemento, se empleó arena rosada transportada desde Guamá.

La Fuente de Las Antillas, una de las principales obras de Rita Longa, recibió una reparación capital hace unos meses. Algunas de sus piezas deterioradas  se recuperaron  y otras fueron sustituidas por réplicas, al tiempo que se restablecieron los conductos para la circulación del agua.

Al cabo de casi cuatro décadas de su inauguración, su existencia cobra más vida, pues además de  colindar con un elegante complejo gastronómico, numerosas familias aprovechan su entorno para comunicarse con el mundo a través de la  wifi.   (ACN)


ACN

 
ACN