0
Publicado el 13 Febrero, 2017 por Irene Izquierdo en Cultura
 
 

Una ceremonia, dos lauros, dos maestros

Entregan los premios nacionales de Edición y de Diseño del Libro 2016, en la FIL Cuba 2017 a Rinaldo Acosta Pérez-Castañeda y a Ubaldo Ceballos López, respectivamente. Dos personalidades con una destacada trayectoria en el ámbito editorial de la Isla
Entrega de los premios de Edición y Diseño de Libros 2016.

Rinaldo Acosta Pérez-Castañeda recibe el Premio de Edición 2016.

Por IRENE IZQUIERDO

Foto: ABEL ROJAS BARALLOBRE/Juventud Rebelde

La ceremonia de entrega de los premios nacionales de Diseño y Edición de Libros 2016 a Rinaldo Acosta Pérez-Castañeda  y  a Ubaldo Ceballos López, respectivamente, se efectuó esta tarde en la sala Nicolás Guillén de la Fortaleza de San Carlos de La Cabaña, con la asistencia de Abel Prieto Jiménez, ministro de Cultura

Son estos  los más importantes reconocimientos que otorga cada año el Instituto Cubano del Libro, como testimonio y reconocimiento a la obra de aquellos editores y diseñadores  que han contribuido a prestigiar el universo editorial de la Isla, con el aporte de una obra trascendente.

Las palabras de elogio  a Rinaldo Acosta Pérez-Castañeda, a quien el jurado galardonó por su, “rica y sostenida labor editorial con libros de alta complejidad que exigen del editor sus amplios conocimientos técnicos y humanísticos”,  estuvieron a cargo de  Alfredo Zaldívar, integrante de ese tribunal.

Zaldívar valora al laureado como uno de los más sabios editores cubanos. “Ensayista, crítico, investigador, traductor, posee todos los saberes de la literatura y, aunque su perfil editorial principal ha sido la teoría y la crítica –funciones que aún realiza en la Redacción  de Letras Cubanas-,  también ha trabajado en edición de libros de narrativa y poesía con igual rigor, entrega y certeza”.

En el caso Ubaldo Ceballos López,  el premio le fue conferido por “la sostenida labor de más de treinta años en el diseño e ilustración básicamente de libros dedicados a los niños.  Su muy amplia carrera abarca el diseño y la ilustración de más de seiscientos títulos cuya ejecutoria está signada por la imaginación y la maestría técnica”.

Dijo el elogio el poeta, ensayista y crítico de arte, Jorge R. Bermúdez, quien hizo un recuento de la labor desplegada por el casi octogenario artista, que inició su carrera en los años 60.  Su primer destaque fue como ilustrador. “Hoy tiene en su haber el diseño total o de cubierta de más de 600 títulos y la ilustración de más de 100 destinados a niños y jóvenes.

Son completamente de su autoría, desde la redacción hasta las ilustraciones de: Días de aire, Nosotros dos,  Aunabay, Cuentos de la Nana Lupe y Páginas del joven Martí, además de Colorín tiene un jardín, Por la vía y por la acera, y La cabra de Compay Tino.


Irene Izquierdo

 
Irene Izquierdo