0
Publicado el 19 Febrero, 2017 por Irene Izquierdo en Cultura
 
 

Vendidos en la Feria más de 300 mil 500 libros

Juan Rodríguez Cabrera, Presidente del Comité Organizador de la Feria Internacional del Libro Cuba 2017, al clausurar el capítulo habanero del evento añadió que calcula una concurrencia a La Cabaña y las subsedes de unos 415 599 visitantes. Gana Canadá el Gran Premio entre los expositores. Otros reconocimientos para el Instituto Cubano de la Música, el Sistema de Ediciones Territoriales Ediciones Unión, la Organización Nacional de Bufetes Colectivos y el proyecto cultural Nuestra historia y Fidel
Concluye el capítulo habanero de la Feria Internacional delLibro Cuba 2017.

El stand de Canadá, país invitado de honor, ganó el Gran Premio de la Feria

Por IRENE IZQUIERDO RIVERA

Fotos: JORGE  L. SÁNCHEZ  RIVERA

“En el recinto ferial de La Cabaña y las subsedes del Vedado, estimándolos resultados de este domingo, se han vendido 301 mil 500 ejemplares -111 mil 540 más que en la misma etapa del evento anterior-, lo que significa un importe de 3 millones 181 293 pesos en moneda nacional”, informó esta tarde Juan Rodríguez Cabrera, Presidente del Comité Organizador de la Feria Internacional del Libro Cuba 2017, al dejar clausurado el capítulo habanero del evento

En el acto, efectuado en la sala Nicolás Guillén de la Fortaleza de San Carlos de La Cabaña, se supo también que la asistencia de público se estima en unos  415 599 visitantes, superior, en más de 25 mil a la feria precedente.

El presidente del Instituto Cubano del Libro calificó de edificantes las jornadas vividas desde el pasado 9 de febrero, y agradeció a todos los que hicieron posible el desarrollo de esta primera parte de la fiesta cultural más grande que se realiza en Cuba.

“El enorme esfuerzo –dijo- que realiza nuestro  Estado para, cada año, tener este evento con la presencia de miles de títulos y millones de ejemplares –aun cuando pueda faltar para la expectativa del lector especializado una mayor variedad-, se revierte en la satisfacción que podamos dar a los visitantes. Repetir que el precio de venta de cada libro de la gran Librería y los stands cubanos, que se ponen a disposición del público es de unos 9,40 pesos en moneda nacional, como promedio, no es ocioso”.

Precisó que una política cultural que tiene como centro al lector, al ser humano, hace posible sostener un evento de esta magnitud, con una oferta que tiende a mejorar, pese a las múltiples limitaciones económicas que hoy tenemos en Cuba, agravadas por la continuidad del bloqueo impuesto por el gobierno de EE.UU., que dura más de medio siglo.

“En estos días las editoriales cubanas han puesto a disposición del público más de 1 400 títulos y unos cuatro millones de ejemplares; de ellos, unos 648 títulos y 2 millones 500 mil ejemplares son novedades. Al iniciar el evento se habían producido 110 títulos y 500 mil ejemplares más que al inicio del evento del pasado año”, puntualizó

Se refirió a que en esta esta  vigésimo sexta edición resaltan las actividades realizadas “como homenaje a Fidel, el programa de homenaje al Doctor Armando Hart, ha sido un merecido tributo al intelectual y revolucionario que ha consagrado su existencia a las causas más nobles que pueden inspirar a un ser humano.

“Canadá, país invitado de honor, nos ha deleitado con su cultura en general y especialmente con sus editoriales, escritores, músicos y el cine, y hoy nos alegra el gran premio obtenido con el esfuerzo y los resultados, en un estrecho vínculo con el público cubano”.

Como logros de la feria enumeró  que en la participación de 536 representantes de 46 países destaca la presencia de 232 expositores,  173 escritores, 48 editores, 8 artistas y 75 funcionarios; las más de  mil 100 acciones literarias que enriquecieron el evento. “Se desarrollaron 11 conferencias, 28 paneles, 106 espacios de lectura de poesía, 32 premiaciones y homenajes, siete proyectos audiovisuales y más de 900 presentaciones de libros y revistas”, añadió.

Dijo que el próximo período debe servir para encontrar nuevos acercamientos a lo que todos aspiran: una oferta más variada y balanceada de libros, combinando las novedades con las reimpresiones y reediciones que el público espera. Ello será una enorme contribución al objetivo  de acabar con la presencia, en el evento, de determinados contenidos, objetos, artículos y cosas que nada tienen que ver –y menos le aportan- con el sentido con el cual e concibió la Feria.

“Haber retomado –comentó- el espacio de trova y poesía en el Patio de los Laureles, expresiones culturales tan cercanas a la Feria del Libro, con participación de destacados artistas y creadores, les agrega un sello muy especial a estos días de sano esparcimiento dela familia cubana y de nuestros invitados”.

Concluye el capítulo habanero de la Feria Internacional delLibro Cuba 2017.

El proyecto cultural Nuestra historia y Fidel, de la Casa Editora Verde Olivo, la Oficina de Asuntos Históricos del Consejo de Estado y el Instituto de Historia, mereció el premio especial del jurado.

Finalmente hizo patente el homenaje eterno al fundador, creador e inspirador de la Feria del Libro: al Comandante en Jefe Fidel Castro.

Este evento cultural viajará ahora por otras 15 sedes a lo largo del país, hasta su clausura el 16 de abril en Santiago de Cuba.

LAS PREMIACIONES

Previo a la clausura se realizó la premiación de los mejores stands, atendiendo a la originalidad y coherencia del diseño, uso eficaz del espacio y los elementos del montaje, calidad de la propuesta virtual e interacción con el público.

Canadá, país invitado de honor, ganó el Gran Premio, “por la armonía del diseño, su funcionalidad, y la  representatividad de la literatura y cultura canadiense.”

En la categoría de Stand Modular los tres lauros fueron para Ediciones Unión, el Sistema de Ediciones Territoriales y el Instituto Cubano de la Música, en ese orden. Hubo menciones para el Fondo Cubano de Bienes Culturales, Editorial Capitán San Luis, Colección SurEditores y Publicaciones chinas.


Irene Izquierdo

 
Irene Izquierdo