4
Publicado el 25 Abril, 2017 por ACN en Cultura
 
 

Isabela de Sagua y sus leyendas marineras

vanguardia.cu

Isabela de Sagua, Villa Clara,  abr (ACN) Plenas de olor a salitre y acunadas por la brisa marina, las leyendas cohabitan junto a los moradores del poblado costero, reforzadas al paso de huracanes que una y otra vez obligaron a levantar la comunidad de sus cenizas, para renacer como el Ave Fenix.

Muy conocido resulta el relato sobre Juan el Muerto, provocado por el paso de un ciclón en 1888, fenómeno natural que con fiereza arrasó con un caserío llamado Casa Blanca y causó la muerte de sus habitantes, entre quienes sólo se salvó un niño de ocho  años, llamado Juan Acosta.

Dice la tradición oral que el pequeño fue amparado por una bella mujer, vestida con un largo velo y que los lugareños asociaron a la virgen de El Carmen, patrona católica de la localidad.

Otra leyenda muy conocida corresponde a cayo La Vela, situado al este del poblado y del cual aseguran que sirvió de abrigo a corsarios y piratas, quienes escondían allí el botín lleno de joyas y lingotes de oro,  después de sus  fechorías, para después regresar a recogerlo.

En la época en que existía el conocido pillaje marino, los pobladores de la localidad sentían muchos temores de acercarse al cayo y los más osados, que se aventuraban a aproximarse, regresaban temerosos y contaban como allí se oían voces, lamentos y ruidos de pesadas cadenas.

Con el paso del tiempo, en algunos la curiosidad pudo más que el recelo y llegaban a La Vela, tras el tesoro, a su retorno explicaban que el cayo estaba lleno de hoyos de otros buscadores, pero de las joyas y el oro, nada.

Isabela de Sagua está situada en el litoral norte de Villa Clara, en la margen oeste de la desembocadura del río Sagua la Grande, sobre una franja de terrero que sobresale de la costa en forma de península, y se conoce por la calidad de los ostiones y la amabilidad de su gente.


ACN

 
ACN