1
Publicado el 12 Junio, 2017 por Irene Izquierdo en Cultura
 
 

Buena Fe: La música es un templo divino (+Video)

Ofrece Buena Fe su primer concierto en la casa de la música del complejo En Guayabera, de Alamar, tras el fallecimiento de Dairon Rodríguez. Justamente al joven guitarrista dedicaron el show. Próximas presentaciones de la agrupación. El verano…alguna sorpresa

La música es como un templo divino.Por IRENE IZQUIERDO

Fotos: JUAN LUIS AGUILERA

Luego del repentino fallecimiento de Dairon Rodríguez, guitarrista de la agrupación, Buena Fe permaneció un mes sin presentaciones en público, reajustando el repertorio, por lo que fue preciso posponer varios trabajos. El sábado último, en el Complejo Cultural En Guayabera, de Alamar, realizaron su primer concierto. Durante un ameno intercambio con esta agrupación, cuyo signo distintivo es el amor por la música, aderezado con la alegría, BOHEMIA obtuvo declaraciones exclusivas de Israel Rojas, su director

“A la hora de volver a echar a andar escogimos los sitios más significativos y los más propicios para ir probando a la banda con la nueva sonoridad. Para darlo a conocer, usamos nuestra página de Facebook. Coincide que algunos son en La Habana, pero hay en Cienfuegos, en Mayabeque, en Matanzas…, como parte de nuestras contrataciones con los centros de Artex, de Palmares y otros, que son nuestros habituales”.

La música es como un templo divino.

Israel Rojas.

-¿Su primera vez aquí?

-¡No! Hemos actuado en reiteradas ocasiones En Guayabera. El público que concurre a este lugar es casi habitual, vive en este lado de la ciudad y agradece que haya un centro cultural de estas características, porque no tienen que trasladarse hacia La Habana o hacia otros lugares donde son frecuentes los conciertos. Y por el formato del proyecto nuestro, el lugar es perfecto; entonces, está buena ´la mantequilla pa´l pan´.

-¿Siente que tienen empatía con este público?

-En realidad, siempre lo pasamos muy bien aquí. El público y nosotros nos comunicamos muy bien. Hoy tiene una relevancia que lo hace distintivo, porque es el primer concierto después de haber ganado del Gran Premio del Cubadisco, luego del fallecimiento de Dairon y tras la incorporación del nuevo guitarrista… Todo eso le da una connotación especial. Nada de concierto plañidero, porque Dairon no era así, era supercontento, la chispa de la alegría en el grupo. Entonces, este es un concierto muy alegre.

-¿Cómo se llama el nuevo guitarrista?

-Se llama Yibran Rivero, es graduado del ISA, tremendo músico y fue el que resultó seleccionado en la convocatoria que hicimos.

La música es como un templo divino.

Yibran Rivero, nuevo guitarrista, primero de derecha a izquierda.

-¿Fue el que mejor acopló?

-Había grabado con nosotros en discos anteriores; fue el que tocó el tres en Pi (3,14), por ejemplo. Además, en la audición pública que hicimos, con la presencia de un buen número de guitarritas –él se presentó como uno más-, cuando llegó y toco, mostró su gran estatura. Y no tuvimos duda en entender que era el que más rápido iba a ayudar a recomponer el repertorio de Buena Fe, y que tenía todas las herramientas humanas y musicales para incorporarse a este piquete, que más que músicos, somos como familia. Porque nosotros llevamos muchos años trabajando juntos. ¡Ojalá que tenga larga vida en nuestra agrupación!

-¿Qué ha significado el disco Sobreviviente para ustedes?

-Fue con bastante tiempo; a excepción de Déjame entrar, ha sido el disco del que más tiempo hemos dispuesto para meternos en el estudio, elaborar bien las canciones y escoger detalladamente el repertorio. Creo que ese tiempo desde 2013 hasta 2017 sin editar un disco eminentemente nuevo lo agradeció el público y la producción como tal. Cuenta con el arte maravilloso del Premio Nacional de Artes Plásticas, Roberto Fabelo, quien, además, ha hecho un trabajo estupendo –fue el único premio que se nos escapó en el Cubadisco-; tenía el diseño de Gabriel Dávalos y Raúl Muñoz.

“Estamos muy satisfechos, desde el arte, hasta lo que acontece con la música en sí. Los editados del disco fueron de lujo, los que cada canción pedía. Los músicos participantes resultaron también los apropiados, los adecuados. Estamos muy contentos, porque, conceptualmente son 13 canciones de sobrevida, muy coherentes en torno a lo que queríamos decir con el material. Además obtuvo el premio de Grabación, y se le hace justicia a Adolfo Martínez, nuestro ingeniero de sonido desde hace muchos años, y uno de los mejores de su especialidad en el país.

“También fue premio en la categoría de Fusión -por la que competía-, y para suerte y orgullo nuestro, mereció el Gran Premio, que yo jamás pensé que una agrupación de este corte sería capaz de ganar. Junto con la alegría, lo vemos también como un estímulo a lo que Joaquín Borges Triana llama la música cubana contemporánea, y no solo como un premio a Buena Fe, sino a los que cultivamos este tipo de música.

La música es como un templo divino.

Entre Buena Fe y el público de En Guayabera existe una gran empatía.

-¿Ahora que han vuelto a la carga, cuáles son los próximos compromisos?

El miércoles 14 estaremos en el cabaret Costasur, en Cienfuegos. Los siguientes serán:  viernes 16, Don Cangrejo, en La Habana; sábado 17, San Nicolás de Bari, en Mayabeque; domingo 18, en Las Palmas, Matanzas;  viernes 23, Quivicán, Mayabeque; sábado 24, San Antonio de los Baños, Artemisa, y el viernes 30, El Patio, en Jagüey Grande, Matanzas.

-¿Planes sobre la mesa?

Sobreviviente es un disco muy nuevo. Tiene apenas tres meses de su presentación. Ahora nos queda defenderlo, socializarlo, hacer conciertos con la música que contiene y ponerla en el corazón de la gente. Tenemos que recomponer nuestro repertorio, porque después que pierdes un músico de tantos años, no es fácil que quien ocupe su lugar pueda tocar de hoy para mañana todo ese repertorio. Eso demanda una tanda fuerte de ensayos, preparación, creación de nuevos contenidos. Es un reto, pero también una oportunidad de rescatar temas viejos, renovarlos…

“En estos días se estrena el video de la canción Alabanza, un homenaje a Dairon, porque habla sobre la alegría. A mediados del verano debe salir un video muy hermoso que hemos hecho de una canción que hemos hecho, titulada Sin remedio, junto con esa enorme intérprete que es Ivette Cepeda. Muy bonita canción que estará contenido en un disco de lujo producido por la Egrem. En septiembre debemos salir de gira por Centroamérica –Nicaragua, Guatemala, Costa Rica-; en octubre, pensamos estar en Argentina, Chile y Uruguay.

“Para el verano tenemos también dos programas de televisión –Canal Habana-; uno de ellos presentado por Alain Daniel y yo –tenemos mucha química-, titulado Música a la carta, cuya idea es incentivar a los telespectadores a ver conciertos poco divulgados acá, pero grandiosos.

“De igual forma, estamos haciendo con el Cenesex una campaña, vinculada a la paternidad y la familia responsables. Ya tenemos el primer spot y cada uno de los miembros dela agrupación participará, porque son varios. Estamos trabajando, tratando de ser útiles y diversificar nuestra actividad”.

La música es como un templo divino.

Yoel Martínez

¿Qué es para ustedes la música?

(Aquí responde Yoel Martínez, guitarra acústica y segunda voz, quien hasta ahora había escuchado y asentido)

-La música es más que nuestra fuente de empleo, más que aquello que nos da de comer. Es nuestro sagrado estilo de vida; muestra de eso es que cuando se hicieron las audiciones para seleccionar a un guitarrista, perfectamente pudimos escoger al más bonito, al más apuesto, pero escogimos al que más se avenía al estilo del grupo, por sus conocimientos musicales, porque para nosotros es muy importante sentirnos cómodos en el trabajo.

“Nos gusta sentirnos en familia, con nuestro trabajo. Eso no quiere decir que no tengamos contradicciones, como en toda familia hay sus disonancias; aquí también las hay, lo que sucede es que tenemos un objetivo común: Buena Fe, y sabemos que es muy importante echar pa´lante.

“Conozco algunos marineros que han navegado durante toda su vida y el día que tienen que retirarse se sienten un poco locos, necesitan los barcos para vivir. A nosotros nos pasa igual cuando llevamos varios días fuera de los escenarios, cuando nos falta esa adrenalina que se produce durante los conciertos. La música es todo, porque somos adictos a ella. Es, en resumen, como un tempo divino”.

 

[vsw id=”F8bxZAXi5sY” source=”youtube” width=”425″ height=”344″ autoplay=”no”]


Irene Izquierdo

 
Irene Izquierdo