0
Publicado el 14 Junio, 2017 por Lilian Knight Álvarez en Cultura
 
 

PARQUE LENIN

Donde nacen el aire y los sueños de la ciudad

Con alrededor de 30 instalaciones, en 745 hectáreas de variada y exuberante vegetación, ese complejo recreativo, deportivo, histórico y cultural incluye monumentos a Celia Sánchez y Vladimir Ilich Lenin; un parque temático de diversiones, las Piscinas Populares, el complejo El Rodeo, una pista de motocross, una galería de arte, varios centros gastronómicos, entre otras opciones
Donde nacen el aire y los sueños de la ciudad.

El parque Mariposa es el complejo preferido por los niños y la familia en general.

Por LILIAN KNIGHT ÁLVAREZ    

Fotos: YASSET LLERENA   

“Al principio este parque era una belleza, pero han pasado muchos años y no es fácil tener los recursos para mantenerlo, y aunque funcionaba, ya hacía falta darle unos retoques, pasarle la mano”, comenta Laureano Hernández Ruiz, más conocido como Cuso, uno de los fundadores del Parque Lenin. “Pero acuérdate –agrega frotándose los dedos índice, medio y pulgar de su mano derecha–, eso cuesta dinerito”.

Marisol Martínez Pérez, subdirectora de Cultura y Recreación de la Empresa Parque Lenin, refiere que recientemente los visitó el primer vicepresidente de los consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel, quien manifestó la voluntad gubernamental de mejorar mucho más este tipo de instalaciones. Hoy, las reparaciones que se acometen allí se unen al programa de actividades por el aniversario 45 del Parque, fundado el 22 de abril de 1972.

Con alrededor de 30 instalaciones, en 745 hectáreas de variada y exuberante vegetación, ese complejo recreativo, deportivo, histórico y cultural incluye monumentos a Celia Sánchez y Vladimir Ilich Lenin; un parque temático de diversiones, las Piscinas Populares, el complejo El Rodeo, una pista de motocross, una galería de arte, varios centros gastronómicos, entre otras opciones.

Donde nacen el aire y los sueños de la ciudad.

Marisol Martínez expresa que las reparaciones permiten brindar un mejor servicio.

Mantener para tener

Miles de cubanos conservan recuerdos de grandes conciertos en el Anfiteatro o de la belleza desbordante de áreas como Las Ruinas, un paseo en bote, las abundantes confituras, las delicias de La Faralla y otros restaurantes del lugar. Pero también ven cómo hoy, aunque continúa la afluencia de público, el Parque no tiene la popularidad de antaño.

Según Marisol Martínez ha existido deterioro en las instalaciones, pese a la intención de la empresa de repararlas de manera paulatina, con recursos propios. Hoy, gracias al financiamiento provisto por decisión del Gobierno se han reparado las Piscinas Populares, La Colina de los Muñecos, El Rodeo, y los centros gastronómicos El Dragón y La Casa de la Amistad.

De igual modo se han implementado otros servicios como la pizzería del parque de diversiones Mariposa y los centros de elaboración de comida criolla, panes, helados y cakes. “Estas reparaciones nos han permitido brindar un mejor servicio”, apunta la subdirectora.

Para comprobar la satisfacción con esos cambios, BOHEMIA entrevistó a algunos visitantes. Yaima Donato, por ejemplo, residente en el Reparto Eléctrico, expresó que el restaurante El Dragón, de comida china, ahora ofrece mejor servicio y es más bonito y confortable. En medio de las exclamaciones de sus niños por la comida, apunta que usualmente viene en familia, porque es una opción cercana y con buenos precios. Sin embargo, recuerda, el año pasado estuvo en Las Ruinas y no le gustó, por las pocas ofertas y lo deteriorado del lugar.

Por eso Las Ruinas es otra de las unidades priorizadas en la reconstrucción. Diosdado Moleiro, jefe de grupo de la Empresa de Proyectos Atrios, del Ministerio de Cultura, a cargo de la tarea, explica que lo más dañado es la carpintería original de caoba y cedro, porque estuvo expuesta a filtraciones y humedad durante muchos años. En la restauración se emplea madera importada de Ecuador, y se renuevan rejas, vitrales, mármoles.

Ese restaurante, construido sobre los restos de una casa colonial de más de 150 años, combina las paredes cubiertas de helechos y musgos con lámparas art-nouveau, muebles antiguos y un vitral con una obra de René Portocarrero. “Las reparaciones pretenden retomar un centro gastronómico de primera categoría, con personal especializado en el trabajo con turistas”, señala Marisol Martínez.

Donde nacen el aire y los sueños de la ciudad.

Es imprescindible que el área de piscinas se mantenga limpia y funcionando como ahora, expresaron varios bañistas.

Otra instalación que muestra nueva imagen son las Piscinas Populares, donde fueron arreglados la entrada, los sanitarios y la cerca perimetral, además de incorporársele taquillas, y áreas de sombra y de descanso.

Tres piscinas están funcionando. De estas, la olímpica, se le propuso al Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (Inder) para el entrenamiento de atletas, pero por ahora ese organismo no ha respondido al ofrecimiento. Una cuarta, la de clavados, presenta problemas en el drenaje y la estructura, por lo cual no estaba prestando servicios al momento de nuestra visita al lugar, donde fuimos atendidos por Oscar Domínguez Magriñat, administrador del área.

El bañista Yunier González aprecia que las piscinas están bastante limpias. Antes no tenía lugares con sombra, ni taquillas, servicio por el que los bañistas pagan un peso. El joven también habló positivamente de la venta de pizzas y comida criolla, y del servicio de ómnibus que salen del paradero de La Fortuna, municipio de Boyeros, y conectan al Jardín Botánico, ExpoCuba y al Parque Lenin, con paradas en las distintas instalaciones de cada uno.

Donde nacen el aire y los sueños de la ciudad.

Mapa del parque

Descubriendo el edén

A finales de 1951, Fidel visita la zona de Santiago de las Vegas para constatar hechos de corrupción del entonces presidente Carlos Prío Socarrás. En el área que hoy ocupa el Parque Lenin, conversa con campesinos sobre una reforma agraria y demás medidas de un Gobierno justo.

Por lo apartado del lugar y la exuberancia del follaje, el sitio es escogido para el entrenamiento previo al asalto al cuartel Moncada y como escondite, en 1956, de René Bedia Morales, más tarde expedicionario del Granma.

Tras el triunfo de la Revolución, al visitar la presa Ejército Rebelde, próxima a la zona, Fidel orienta a Celia atender la construcción de un parque para la recreación, el libre esparcimiento y que además fungiera como pulmón verde de la ciudad. Para su ubicación se escogieron dos grandes fincas, Paso Seco y Cacahual, de 23 y 10 caballerías respectivamente, y otras 13 pequeñas fincas.

En diciembre de 1969 comienzan los trabajos de estudio y preparación del terreno. Hubo que mover más de un millón de metros cúbicos de tierra, sembrar aproximadamente 45 000 árboles de más de tres metros de altura y 85 000 de más de un metro, entre los que sobresalen majaguas, yagrumas, caobas, jagüeyes, almácigos y framboyanes.

Las obras fueron dirigidas por el arquitecto y paisajista Antonio Quintana Simoneti, junto a otros 14 colaboradores. El 22 de abril de 1972, con motivo del aniversario 102 del natalicio de Vladimir Ilich Lenin, fue inaugurado oficialmente el Parque, aunque todavía faltaban obras por hacer.

Fuente: Licenciado Carlos Orestes Mavilio Núñez, historiador y fundador del Parque Lenin.

 

Donde nacen el aire y los sueños de la ciudad.

El Anfiteatro, donde se realizaron un sinnúmero de espectáculos artísticos nacionales e internacionales, es rescatado después de más de 10 años sin prestar servicio.

Un coliseo cubano

Una de las áreas del Parque que más recuerdan los visitantes de sus primeros años es El Anfiteatro. Con un escenario móvil flotante en un espejo de agua, recibió artistas nacionales e internacionales. Tras más de 10 años sin prestar servicios, ahora se inicia la demolición de la antigua patana de acero, en lugar de la cual se construirá una plataforma fija de hormigón dentro del agua.

De igual manera se remueve el suelo para reconectar el embalse con la presa que le suministrará el agua y, al decir de Leonides Vázquez, subdirector de Aseguramiento, también rescatarán el alquiler de botes y bicicletas acuáticas.

Juan Carlos Duarte, administrador del Acuario del Lenin, comenta que este se distingue por ser la mayor reserva de peces de agua dulce en el país. El recinto, en forma de espiral, fue inaugurado con 25 especies y 43 variedades. Hoy tiene alrededor de 20 especies, entre las que sobresalen el manjuarí, varias de carpas y de cocodrilos.

En 2016 se realizó una reparación, a un costo de cuatro millones de pesos, que incluyó cambio de carpintería, impermeabilización de techos, pintura, renovación del teatro para futuras actividades infantiles, decoración, y recirculación de agua y oxígeno en las 65 peceras.

Se rescató la venta de peces, gracias a la reproducción de ejemplares con recursos propios, pero esta es afectada por la existencia de agua con exceso de cloro y la falta de contrato para la compra de lombrices (calandracas). Allí mismo esperan por una empresa ubicada en el municipio habanero de Cotorro para insertar la tilapia y por especies procedentes de otras provincias, como los camarones blancos.

La empresa Parque Lenin concluyó el año pasado con un seis por ciento de sobrecumplimiento del plan de ingresos y en lo que va de 2017 mantiene resultados positivos en ese mismo indicador. Anualmente destina siete millones de pesos para el mantenimiento, a los que se suman hoy más de 15 millones proporcionados por el Gobierno y 60 000 dólares invertidos en equipos de nueva tecnología para la panadería-dulcería.

Donde nacen el aire y los sueños de la ciudad.

Según varios visitantes, los equipos más gustados están rotos, lo que provoca más cola en el resto de los aparatos.

Reparadores de sueños

El área más conocida y gustada por los niños, y por la familia en general, es el parque de diversiones Mariposa. El primero que existió empleaba tecnología japonesa. En el año 2005 se inició el montaje del actual, con aparatos de procedencia china.

Hoy los 20 equipos tienen más de 10 años de explotación y exigen un mantenimiento continuo de su estructura con anticorrosivos y pinturas. Aun así, hay ocho aparatos cerrados por reparación, informa Yuneisy Hernández Rodríguez subdirectora del área.

El ingeniero José Antonio Sadín Andino, director del taller de Reparaciones de Parques en la Empresa Metal Mecánica Varona, señala que su unidad se encarga del mantenimiento y reparación de los aparatos hace tiempo instalados, así como del montaje de los nuevos equipos y piezas adquiridos.

El parque de diversiones –explica– está ubicado en un corredor aéreo, de modo que tanto el gas de combustión que desprenden las turbinas de los aviones, como el combustible liberado para el aterrizaje, actúan como corrosivos en las estructuras metálicas.

El principal problema que presentan los equipos es el deterioro de ejes, espesores, rodamientos, pasadores, brazos que sostienen las cabinas y estructura en general. En ese caso se encuentran el hidrodeslizador y la montaña rusa, dos de los aparatos preferidos por el público. Otros presentan daños en el sistema eléctrico, como el cosmonauta y el columpio gigante, agrega Sadín Andino.

Para la reparación en ocasiones se emplean piezas hechas en Cuba, pero otras veces se requiere importarlas de China y traer especialistas de ese país, por especificidades de fabricación, requerimientos de seguridad o alto costo de producción.

Eso añade otras dificultades, pues por los múltiples cambios en la fabricación de este tipo de equipos, debido a su desarrollo, la tecnología de los instalados en el parque se ha vuelto obsoleta, lo que provoca la inexistencia de piezas de repuesto y hasta baja técnica de los equipos –como ocurrió en la Isla del Coco, otro de los parques de diversiones de la capital–, asegura Humberto Domínguez Marrero, especialista del Centro de Aplicaciones Tecnológicas y Desarrollo Nuclear, que valida y autoriza el funcionamiento de los equipos en estas instalaciones.

Donde nacen el aire y los sueños de la ciudad.

El servicio de ómnibus interparques alivia la necesidad de transporte, en una instalación de 745 hectáreas, donde hoy no funciona el antiguo trencito que recorría las áreas interiores.

Según Marrero, ese centro, rigiéndose por normas chinas y cubanas, analiza los elementos electrónicos y estructurales cuyo mal funcionamiento pudiera producir accidentes. También asesora en la importación de equipos y produce algunas piezas.

A pesar de ser de media calidad, el parque Mariposa ha superado los 10 años para los que inicialmente fue proyectado por los especialistas chinos, y solo la gran montaña rusa y el cosmonauta están en estado crítico, agrega Domínguez Marrero.

La subdirectora del área añade que anualmente allí se realiza un mantenimiento preventivo por plan, para el cual se destina un millón de pesos, exceptuando 2015, cuando se dispuso de 1.9 millones más por el apoyo que dio el Gobierno para la compra de piezas de repuesto. Luego de poner en marcha todos los equipos, se pretende comprar uno nuevo cada año, para la renovación y actualización del parque.

En intercambio con visitantes de esa área estos refirieron que los equipos que más gustan estaban rotos, lo que provoca más colas en los restantes. También expresaron satisfacción con la atención y la diversidad de sabores en la heladería, pero no con el servicio en la pizzería, donde había mucha cola y poca limpieza en las mesas, ni con las confituras, por lo escaso de la oferta.

Domínguez Marrero comentó a BOHEMIA que en el mundo, lograr la sostenibilidad de estos parques es muy difícil y los que constituyen negocios rentables, lo son por sus valores agregados e ingresos complementarios.

Donde nacen el aire y los sueños de la ciudad.

La empresa Atrios se encarga de la renovación de la madera en el monumento a Celia Sánchez y en el restaurante Las Ruinas.

Que perdure la riqueza creada

La sostenibilidad del Parque Lenin, que acaparó el final del encuentro de nuestro equipo con directivos de la institución, implica la contradicción entre el propósito de llevar a la familia cubana una opción recreativa módica, a precios asequibles, y los altos costos de las reparaciones, tanto del parque de diversiones como del resto de las áreas.

Para lograr rentabilidad, la empresa puede y debe buscar alternativas de actividad económica que le proporcionen mayores ingresos y generen productos con valor añadido. Por ejemplo, insertar el parque en recorridos turísticos ecológicos; conveniar con el Inder el uso y mantenimiento del complejo El Rodeo, el circuito de motocross, las piscinas olímpicas y de clavados, y el campo de softbol, hoy subutilizados y deteriorados; promover más la opción de alquilar espacios e instalaciones para cenas, reuniones y fiestas; y restablecer los conciertos y la recreación nocturna.

La instalación también debería negociar el incremento del transporte desde otros municipios de la capital y la limitación de asentamientos poblacionales ilegales al interior del parque.

Además, como enfatiza la subdirectora Marisol Martínez, es necesario cuidar todo lo que se hace allí, pues de nada sirve invertir en la recuperación del Parque Lenin, si no lo cuidamos.


Lilian Knight Álvarez

 
Lilian Knight Álvarez