0
Publicado el 21 Junio, 2017 por Marta Sojo en Cultura
 
 

Museos de Haití

Espacios que honran a los héroes de antaño

Dos de los museos emblemáticos que nos recuerdan e instruyen de cómo se desenvolvió la vida de esta isla caribeña en siglos pasados
Donde comienza la historia sobre otra historia.

Donde comienza la historia sobre otra historia.

Por: MARTA G SOJO 

Fotos: EDUARDO LEYVA BENITEZ

A varios kilómetros de la capital haitiana, en Montrouis, departamento de Artibonite, se aprecian huellas arquitectónicas que refrescan los sufrimientos y luchas de esa nación durante la época colonial. En aquel momento la producción azucarera proliferaba en varias partes de la nación, motivadas por la cruel explotación de los esclavos por los colonizadores franceses.

Restos de construcciones de otrora quedaron dispersas, como el central azucarero Habitation Ogier, construido en 1760. Un área en ruinas y abandonada al que el arquitecto haitiano Gerard Fombrun, descubrió en el año 1977 y decidió transformarlo en el Museo Ogier Fombrun  que enlaza en su nombre a quien lo construyó originalmente y quien lo rescató. Hoy día, la casa está completamente renovada y funciona para darle utilidad pública de divulgación de la cultura haitiana y honrar a los héroes de antaño.

Mirielle Fombrun, hija del arquitecto que descubrió y edi-ficó el museo.

Mirielle Fombrun, hija del arquitecto que descubrió y edi-ficó el museo.

El arquitecto lo regentó por años, al envejecer, su hija Mireille Fombrun, escultora, nacida al igual que sus progenitores en esa isla del Caribe se encargó de dirigir el sitio.

En entrevista especial para Bohemia, explica que se ocupa de organizar el museo y ponerlo al día.

Mireille Fombrun aborda aspectos históricos del lugar:

-En esta zona habían 7 ingenios azucareros –explica- del único que quedan vestigios es este.

Mi padre se enamoró del lugar, porque era un apasionado de su país, -añade la actual propietaria- le encantaba la historia, le encantaba coleccionar objetos y vio que este era un lugar que le permitía hacer un museo donde  guardar todo eso y enseñarlo y así fue que floreció esta idea. Entonces cuando lo reconstruyo, no lo hizo tal cual era originalmente, solo utilizó las bases de la edificación, porque el uso que se le iba a dar era diferente.

El acueducto mide 150 metros y traía el agua desde el rio, que se utilizaba para el riego, la escalera era la original y servía para las reclusas cuando querían parar la rueda.

El acueducto mide 150 metros y traía el agua desde el rio, que se utilizaba para el riego, la escalera era la original y servía para las reclusas cuando querían parar la rueda.

-“Tengo una anécdota linda relacionada con ese descubrimiento, cuando él supo lo que era quiso comprarlo. Teníamos una casita de playa aquí al lado, que hoy es el hotel, un negocio familiar. En sus paseos lo descubre, allí vivían varias familias, como 100 propietarios, cada uno con sus vacas, cabras y otros animales. Se pone a hablar con quien llevaba el lugar que era una  Mambo, el nombre dado a las mujeres que son sacerdotisa en la religión vudú, y le ofreció comprar los terrenos y ella le dijo:

-Señor estamos de acuerdo, pero tenemos que pedirle permiso a los dioses. Entonces hicieron una ceremonia y al día siguiente ella vino con el consentimiento de ellos, que dijeron que Ud. puede comprar, que tiene un buen proyecto. Y así fue.

Instrumentos usados con los esclavos.

Instrumentos usados con los esclavos.

-En nuestro museo, señala la propietaria- intentamos explicar el proceso de la fabricación de azúcar, que hizo tan próspera a esta colonia francesa, y además contamos un resumen de la historia de este país y sus pobladores, que lograron la única batalla exitosa en la lucha contra la esclavitud. Hay aquí objetos que tiene una trascendencia importante.

Recibimos muchos colegios, porque no es lo mismo leerlo en libros que venir aquí y saber de dónde venimos, por qué estamos aquí, porque somos de diferentes colores. Qué bueno tratar de conservar y construir historia a los jóvenes -agrega la hija del arquitecto Fombrun- hace falta. La educación es deficitaria y necesitamos animar a los escolares, sobre todo de que hay algo que pueden hacer, no es la gloria pasada sino que podemos hacer la memoria para el futuro. Un proyecto que tenemos es confeccionar un librito para que se puedan llevar después que terminen la visita, porque les serviría de recordatorio y método de divulgación dentro de las mismas familias, y comentar en sus hogares hemos visitado el museo mira lo que hemos aprendido.

Mireille habló elogiosamente sobre nuestro país, al señalar que “admiro mucho a Cuba, creo que es importante todo lo que se ha hecho y en verdad es un modelo para otros pueblos, ya que brindan la posibilidad de estudiar gratuitamente a sus ciudadanos entre otros beneficios.

El museo del Panteón Nacional (Mupanah) en la zona céntrica de Puerto Príncipe, la capital del país.

El museo del Panteón Nacional (Mupanah) en la zona céntrica de Puerto Príncipe, la capital del país.

Museo del Panteón Nacional (Mupanah)

En el centro de Puerto Príncipe, capital haitiana, se encuentra el Museo del Panteón Nacional Haitiano, edificado en 1983. Posee una arquitectura sobria y sencilla, que da cierta paz al lugar y en cuatro salas albergan un testimonio permanente que relata la vida de Haití desde los taínos, la esclavitud a la independencia y la era moderna.

Arquitectónicamente, el diseño se hace eco de las casas de los taínos, habitantes originales de Haití. Esta filosofía de proyecto es también visible internamente, “por el que una luz central cónica así ilumina un monumento oro que recrea los cañones y banderas que se encuentran en la bandera nacional” explican en un plegable.

El museo alberga fascinantes exposiciones incluyen cerámica taína; el ancla del buque insignia de Colón, la Santa María; una copia del Código Negro temible que rigió el funcionamiento de las plantaciones; la pistola de plata con la que Christophe se quitó la vida, este fue un esclavo negro liberto,  que intervino en las insurrecciones y colaboró con Toussaint-Louverture en la liberación de Haití; Ostentosa corona del emperador Faustin, militar y político haitiano quien fuera presidente “vitalicio” entre 1847 y 1849 y emperador de Haití desde 1849 hasta 1859; y otros documentos y piezas antiguas.

Los cuerpos de los padres fundadores de Haití están enterrados debajo de este tributo, y los nombres de otros héroes de la independencia están marcados en las paredes circundantes.

Sus exteriores son hermosos y con variada vegetación que le da mucha paz al sitio. Desde allí se divisa el Palacio Nacional, el cual lamentablemente se derrumbó cuando el terremoto de 2010.

3-Una foto del arquitecto Gerard Fombrun a la entrada del local.

Una foto del arquitecto Gerard Fombrun a la entrada del local.

 

Gérard Fombrun (1927-2015) fue un escultor haitiano. Estudió escultura y arquitectura en Haití, Francia y Puerto Rico. Sus figuras, habitualmente hechas en bronce, han sido expuestas en Latino América y el Caribe. Como arquitecto fue el responsable de la restauración de una antigua plantación azucarera que alberga en la actualidad el Ogier-Fombrun Museum.

 


Marta Sojo

 
Marta Sojo