1
Publicado el 2 Junio, 2017 por Pedro Antonio García en Cultura
 
 

Girón después de la batalla

¿Qué sucedió tras la captura del último reducto mercenario? En la más reciente feria del libro la Editorial Verde Olivo presentó dos textos que abordan el tema: Girón: manos sobre la cabeza, de Antonio Enrique Lussón y José Ángel Gárciga, y Batalla por la indemnización. La Segunda victoria de Girón, de Eugenio Suárez y Acela Caner

Girón después de la batalla.Por PEDRO ANTONIO GARCÍA

Foto: Cortesía Casa Editorial VERDE OLIVO

La batalla de Playa Girón (17 al 19 de abril de 1961) ha sido abordada con profundidad y frecuencia en la historiografía nacional. Desde su preludio, el 15 de abril, cuando ocurrió el ataque a los aeropuertos cubanos, mediante aviones de la CIA enmascarados con efigies de la Fuerza Aérea Revolucionaria, y se proclamó el carácter socialista de la Revolución, en el sepelio de las víctimas del bombardeo, al día siguiente, hasta las acciones combativas en sí, desarrolladas en las arenas de la bahía de Cochinos y sus áreas aledañas.

Sobre lo que sucedió después con los integrantes de la Brigada de Asalto 2506, tras haber sido derrotados en 66 horas por el pueblo uniformado, no han sido muy exhaustivos los historiadores. De ahí que se agradezca a la Casa Editorial Verde Olivo la publicación de dos textos sobre ese momento menos explorados de nuestra historia, los cuales desde la más reciente Feria del libro en Cuba los lectores ya han tenido posibilidad de adquirir. Nos referimos a Girón: manos sobre la cabeza, de Antonio Enrique Lussón y José Ángel Gárciga, y Batalla por la indemnización. La Segunda victoria de Girón, de Eugenio Suárez y Acela Caner.

Desde su presentación especial en febrero pasado, Girón: manos sobre la cabeza ha tenido una buena aceptación de público. En la propia página inicial uno de los autores narra cómo el 15 de abril de 1961 iba en yipi a un trabajo voluntario y al ver acercarse tres aviones de combate a vuelo rasante y con tono amenazador (luego supo que se dirigían hacia el aeropuerto de San Antonio), se apeó del vehículo y se puso a buen recaudo entre los hierros del puente de la calle 11 sobre el río Almendares. Luego, en el volumen se van hilvanando testimonios y documentos en medio de un relato ameno, agradable de leer.

Este texto solo dedica el inicio, especie de introducción, a la batalla en sí, pues buena parte de las páginas están centradas en los pormenores de la captura de los mercenarios, sus testimonios una vez aprehendidos, el juicio que se les celebró y su liberación previa indemnización del Gobierno de Estados Unidos al pueblo cubano por daños y perjuicios, consecuencia de la agresión.

De la autoría de Eugenio Suárez y Acela Caner es el otro título. Ellos, aparte de compañeros en la vida, han unido sus talentos en la investigación historiográfica. Su relación ha dado como frutos varias compilaciones sobre la vida de Fidel y su quehacer revolucionario, como son De Birán a Cinco Palmas, De Cinco Palmas a Santiago, En el año de la liberación, Días de Girón y Crisis de Octubre.

Girón después de la batallaAhora ponen a disposición de los lectores Batalla por la indemnización…, que parte de la derrota de la Brigada de Asalto 2506 y va describiendo todo el proceso histórico posterior: la captura de los invasores prófugos, el traslado de todos los prisioneros a La Habana, la batalla del pueblo cubano liderado por Fidel por la indemnización, el juicio a los mercenarios, las constantes alertas del Comandante en Jefe acerca de que las sanciones no podían empañar la victoria, y el acuerdo satisfactorio al que se llegó, previo tácito reconocimiento de Washington de que dependencias federales facilitaron y ayudaron a su conclusión.

Los autores subrayan el triste papel desempeñado por la Organización de Estados Americanos (OEA), la cual nunca condenó la agresión, violatoria del derecho internacional, y en cambio tuvo la desfachatez de aprobar una resolución en la que se convocaba a los gobiernos de América a interceder por los mercenarios prisioneros de Cuba.

Ambos libros, Girón: manos… y Batalla por la indemnización…, dejan bien explícito para las jóvenes generaciones que no fue un simple canje por compotas la liberación de los mercenarios y no se realizó por necesidad de dinero, como bien explicó Fidel entonces, ‟sino porque era un reconocimiento, era casi una especie de castigo moral […], esa indemnización nunca podrá satisfacer el daño de vidas humanas”.


Pedro Antonio García

 
Pedro Antonio García