0
Publicado el 5 Junio, 2017 por ACN en Cultura
 
 

Iglesia de Morón, entre la paz y la guerra

ecured.cu

Magaly Zamora

Ciego de Ávila,  jun (ACN) A decir de la doctora María Dolores Ortiz, en el municipio avileño de Morón existe “una iglesia católica cuyos dioses y santos han olido más pólvora, debido a las más increíbles circunstancias, que los de cualquier otro templo cubano”.

Con el nombre de Nuestra Señora de la Candelaria, abrió sus puertas el dos de febrero de 1863 y al mérito de ser una de las edificaciones de su tipo más antigua que se conservan en Morón, une otras historias que la hacen la más singular de las ermitas cubanas, como es el hecho de haber servido de cuartel de las tropas españolas durante las guerras de 1868 y 1895.

Es por ello que su arquitectura, además de responder a los códigos de la colonia, suma una torre almenada de dos cuerpos, ubicada al centro de la fachada, concebida también para que funcionara como elemento defensivo y militar, al igual que las aspilleras de sus sólidos muros.

El historiador Larry Morales ha explicado a la prensa que al comenzar la Guerra de los 10 Años, el templo fue ocupado como cuartel de las tropas españolas y se le hicieron modificaciones con ese fin, entre ellas 18 aspilleras en cada pared lateral, las cuales permitían disparar contra el Ejército Libertador, en caso de ser atacados.

La connotación del templo cobra fuerza al tener en cuenta  que Morón era uno de los extremos estratégicos de la llamada Trocha militar edificada por España, con el fin de impedir el paso de las tropas libertadoras cubanas desde el  oriente hacia el occidente de la Isla.

En 1872 la iglesia fue devuelta al párroco Martín Velázquez, quien la mandó a reparar y a pintar de nuevo para recuperar su función religiosa, pero sólo por unos pocos años.

Con el cursar de la guerra de 1895 fue ocupada otra vez por las tropas españolas, que le hicieron modificaciones en busca de lograr comunicación con las guarniciones de Ciego de Ávila y Turiguanó.

La cúpula de la torre fue sustituida por otra almenada de dos cuerpos, ubicada al centro de la fachada principal y rematada por cuatro elementos metálicos donde se ubicó un heliógrafo para el envío de mensajes.

Pero esta no sería la última vez que el templo se apartaría de sus funciones puramente religiosas, pues en 1904 se constituyó allí la llamada Asociación Dramática de Morón, que tuvo como primer acuerdo el inicio de funciones líricas en el recinto, con el fin de recolectar fondos para ubicar un reloj en la cúpula.

El acuerdo se cumplió en junio de 1911, pero apenas unos años más tarde en 1917, la edificación fue ocupada otra vez durante la Guerra Civil de La Chambelona como cuartel general de los milicianos.

Durante los años siguientes el inmueble fue ampliado o remodelado en varias ocasiones hasta darle la configuración que tiene actualmente, pero sin perder su valor como una de las reliquias  patrimoniales de la ciudad, con su controvertida historia al servicio de la guerra y la paz.


ACN

 
ACN