0
Publicado el 29 Julio, 2017 por Sahily Tabares en Cultura
 
 

La fiel compañía

La fiel compañía.

Idania Martínez y Magdiel Pérez, locutores del programa Haciendo Radio.

Por SAHILY TABARES

Fotos: LEYVA BENÍTEZ

La curiosidad propia del humano motiva preguntarnos: ¿cómo entran en esa “caja maravillosa”, tropeles de caballos, personajes, el aire, tormentas, el mar, las músicas, el silencio? Ella abre el universo del conocimiento, de las amistades, facilita aprender sobre Cuba y el mundo. Donde hay personas, es indispensable: en el hogar, el trabajo, el corte de caña, los ómnibus, ningún sitio le resulta ajeno. Podemos pedirle datos sobre un cantante, y, además, nos ofrece el placer de escucharlo, alerta la cercanía de un ciclón, llega a lugares recónditos, aleja la íntima soledad.

Añejo como los buenos vinos, joven por su vitalidad, el sistema de la Radio Cubana, integrado por 96 emisoras, destronó al cuentero de la antigüedad, en el siglo de las tecnologías marcha con la nueva era.

Luis Casas Romero (1882-1950), compositor y flautista camagüeyano, inició el 22 de agosto de 1922 las transmisiones continuadas con su equipo 2CL. Fructífero ha sido el camino de este medio de comunicación que participa en los combates de la Revolución. El sentido de pertenencia de quienes a diario crean para cada espacio fortalece el puente entre el pueblo y la “caja maravillosa”.

Si a ella le pedimos: cuenta tu historia, seguro cederá los micrófonos a voces del país. Son muchas las que ya no están, dejaron huellas en radionovelas, programas humorísticos, revistas informativas, cuentos, teatros, noticieros, grabaciones, instalaciones de equipos, transmisiones directas sin reparar en el frío, el calor excesivo o las condiciones difíciles en llanos y montañas.

Cada emisora es un hervidero de ideas, acciones comunicativas, proyectos. Escuchar testimonios de radialistas propicia ser parte de una familia integrada por los oyentes.

Como se dice en el estudio radiofónico: silencio, vamos al aire.

En sintonía con Radio Rebelde

La fiel compañía.

Frank Aguiar, director de Radio Rebelde.

El Comandante Ernesto Che Guevara funda la emisora el 24 de febrero de 1958, en Altos de Conrado, en la Sierra Maestra. Durante veinte minutos la transmisión inicial dio el primer parte de guerra del combate de Pino del Agua, y otras acciones de la columna del Che. El director, capitán Luis Orlando Rodríguez, redactó y leyó un editorial relacionado con la efeméride y la fundación de la planta radial.

La impronta de su historia deviene hoy acicate para sus equipos de trabajo. Radio Rebelde transmite durante 24 horas una programación de perfil informativo, deportivo, musical, que conforman revistas en vivo, espacios deportivos, culturales, internacionales, entre otras temáticas.

El director de la emisora, Frank Aguiar Ponce, precisa: “Mantener una buena programación es nuestra principal razón de ser. Los nuevos escenarios en que tiene lugar la comunicación mediática reducen las brechas entre los medios y obliga a la articulación de todas las plataformas de comunicación en aras de planificar, gestionar, posicionar contenidos audiovisuales en sus formas, códigos, desde la llamada radio ´tradicional´ hasta los sitios web y las redes sociales.

“Todo lo generado en nuestra emisora es contenido, incluye la  manera de decir, la música, los gustos que forma, el criterio de la selección de los temas, lo cual conduce a evaluar, diseñar cómo se gestiona lo que sale al aire, las múltiples maneras de presentación de estos contenidos.

“Articulamos dos ejes temáticos en respuesta a las acciones del gobierno de Estados Unidos contra nuestro país: la cronología de las acciones terroristas contra Cuba y la persistencia del genocida bloqueo económico, comercial, político y financiero que nos imponen desde hace más de cinco décadas.

Haciendo Radio es uno de los espacios más escuchados, aborda una gama amplia de asuntos con reporteros en La Habana y corresponsales en provincia, quienes realizan entrevistas, crónicas, reportajes, rememoran las tradiciones de lucha, el sentido humanista de nuestra nación.

La dueña del tiempo

La fiel compañía.

Leidy Mary Rodríguez y Mauricio Lamonthe, locutores de Radio Reloj.

Un gigantesco reloj da la hora exacta en el octavo piso del Instituto Cubano de Radio y Televisión, donde avisa el arribo a Radio Reloj; esa emisora, que cumplió 70 años el pasado primero de julio, cautiva por su estilo noticioso y el peculiar tic tac que marca el tiempo de la vida. En la entrada, la foto del mártir José Antonio Echevarría precede al inicio del largo pasillo, este conduce hacia la redacción central, que protege como una urna las cabinas de locución equipadas con modernas tecnologías.

Profesionales de larga experiencia y jóvenes recién llegados integran el colectivo de 121 trabajadores empeñados en que la noticia llegue con inmediatez a los oyentes.  Omayda Alonso, la entusiasta directora; Nelson Rodríguez, jefe de redacción, y el locutor Daniel Pereira, coinciden al afirmar que la locución es el rostro de esta emisora que no tiene música, ni dramatizados, solo noticias y la hora exacta como patrón oficial de tiempo y frecuencia para Cuba; por eso la formación de los especialistas desarrollada por el profesor Ibrahím Aput, Premio Nacional de Radio –lo ostentan también en la emisora, Mercedes Seguí y Laureano Céspedes-, es decisiva para elevar la calidad de quienes tienen la misión del acabado de la obra periodística.

Todos asumen como una escuela de periodistas y locutores a Reloj, vanguardia nacional por 30 años, que mereció otras distinciones en reconocimiento al talento, la consagración de sus trabajadores: además de periodistas y locutores, corresponsales en provincias, técnicos, especialistas, junto al personal de administración y servicios.

Saberes compartidos

La fielcompañía.

“Es fundamental establecer una comunicación afable con los oyentes”, reconoce Mirta Aleida Fernández.

Emisora cultural para todos los momentos de la vida, Radio Enciclopedia transmite música instrumental ligera, y desde una amplia perspectiva tiene el propósito de enriquecer la calidad de vida de las audiencias mediante espacios que nutren la espiritualidad desde los puntos de vista científico y cultural.

La mayoría de sus 82 trabajadores son mujeres, ellas lideran la locución en 16 programas de preferencia popular. Aunque apenas se graba música instrumental en el país, Enciclopedia enriquece sus espacios mediante los aportes de compositores, intérpretes y públicos asiduos.

La locutora Mirta Aleyda Fernández llegó en 1972 a la emisora para quedarse. “Disfruto hablar con los oyentes. El establecimiento del diálogo amable, respetuoso, sincero, estrecha vínculos indisolubles. Imposible rememorar tantas vivencias gratas. En cierta ocasión, alguien nos visitó, y dijo: ‘parece mentira que en este local tan pequeño hagan cosas tan bellas’”.

En otro piso del majestuoso edificio N, en el céntrico Vedado habanero, CMBF, Radio Musical Nacional, difunde música de alta elaboración estética. Guionistas y directores son conocedores de períodos históricos y estéticos de la música cubana e internacional. Compositores e intérpretes reconocidos avalan los saberes que enriquecen cada espacio especializado. Jorge Luis Pérez Jaime dirige ocho programas en los cuales trata sobre efemérides, tendencias artísticas, artes visuales, teatro. “Lo más importante es que el lenguaje sea claro, asequible. De manera especial disfruto el proceso creativo, la búsqueda de datos precisos, el estudio de la cultura y el arte universal. Sin dudas, la radio es la fiel compañía, solo exige la atención del escucha. La complacencia de individualidades e influir en el gusto estético de la mayoría constituye una de nuestras premisas”.

La fiel compañera.

Zeny Lara y Lázaro Sarmiento son parte del colectivo de Radio Ciudad de La Habana.

Dicho propósito constituye una brújula para Radio Ciudad de La Habana, emisora destinada a los públicos jóvenes. Zeny Lara, asesora, periodista, y Lázaro Sarmiento, director de programas, son conscientes de la competencia que imponen las nuevas tecnologías. “Estos tiempos exigen buscar formas novedosas para seguir seduciendo a los habituales y captar oyentes”.

Identidad probada

¿Sintonizó su emisora preferida? ¿Busca intereses particulares al mover el dial? En el siglo XXI es imprescindible la presencia de los medios de comunicación en el desarrollo social, por su dimensión abarcadora de conceptos y pensamientos que adquieren un valor trascendente para la historia de la humanidad y el progreso cultural.

Aventuras, series, revistas informativas, emisiones musicales, logran que el oyente participe del espectáculo radial.

Un nombre imprescindible entre los grandes de la Radio Cubana es Alberto Luberta, fallecido recientemente. Este decano de Radio Progreso, la emisora de la familia cubana, dejó un valioso legado patrimonial: Alegrías de sobremesa, que se mantuvo en el aire durante más de 50 años.

Él apostó por el humor de situaciones. Acudía a la herencia del teatro bufo, a la sátira, para hacer sonreír y razonar. Desplegó una visión crítica, el doble sentido, que llegó a la psicología de personajes inolvidables, entre los cuales descuella la populachera Estelvina (Aurora Basnuevo).

¡¿Quién no se sintió reconocido en los libretos de Luberta?! Sin dudas, porque el humor forma parte de la vida de los oriundos de este archipiélago. Desde su concepto creativo descubrió la vis cómica de personas cercanas o conocidas, la ponía en el habla, los gestos, las circunstancias, los conflictos de Alegrías

Otra figura esencial de Radio Progreso fue Eduardo Rosillo. Locutor, director de programas, promotor cultural. Ante el micrófono, disfrutaba entretener, aderezar con anécdotas e historias sus comentarios, revelaciones, las historias de vida de músicos de todas las épocas.

La fiel compañera.

Marta Verónica Marcer y Juan Carlos García del Vallín destacan la cohesión que debe primar en cada equipo creativo.

Defender el valor identitario y la recreación artística compulsa la labor cotidiana de Juan Carlos García del Vallín, director del estelar Juventud 2000. “Integro este colectivo desde 1986. Para mí es fundamental mantener las jerarquías de la política cultural y la prominencia de hechos, eventos y circunstancias socioculturales del país. Todo esto enriquece la dramaturgia del programa, en el cual ningún eslabón puede quedar suelto”.

Destaca el trabajo creativo de la locutora titular del espacio, Marta Verónica Marcer, quien tiene una magia especial para la comunicación, por el timbre, la naturalidad de su voz y estilo. En La onda del mediodía, programa de estreno en el verano, ambos defienden los mismos preceptos: la defensa de la cubanía.

Sin dudas, cada emisora explora sus potencialidades para redimensionar y seguir fortaleciendo la gestión de una agenda emancipadora y multimedial, en la cual participan los sitios web y las redes sociales institucionales.

El Portal de la Radio Cubana, creado el 14 de marzo de 2006, constituye una portada para el conocimiento a nivel mundial del quehacer de los realizadores del medio.

Seguimos en sintonía

La fiel compañía.

El director Jorge Luis Pérez Jaime da indicaciones a los locutores.

En tiempos de globalización es preciso concebir y repensar la relación entre los medios y las audiencias, así como las mediaciones que interactúan entre ellos.

No se debe separar el arte del resto de las manifestaciones en el discurso radial. Las necesidades comunicativas de cada época han sido determinantes para el desarrollo de la sociedad; en la medida en que esta fue perfeccionándose durante el paso de una formación económica social a otra, los medios de comunicación se han adecuado a sus necesidades.

No extraña que una niña se pregunte: ¿Cómo es la radio por dentro? ¿Cuál es el interés de la abuela y de la familia en mantenerse a la escucha? La Radio Cubana siempre está disponible, quizás ningún otro medio es tan generoso como ella. Brinda información, educa, estimula la imaginación en todas las edades. Por ello se sigue perfilando como un medio en permanente innovación y desarrollo. Solo requiere comunicar con precisión mediante sonidos que permiten acercarnos y comprender el mundo en que vivimos.

Radio Habana Cuba, voz de amistad que recorre el mundo hace 56 años, surgió por una necesidad de la Revolución Cubana para romper el bloqueo informativo establecido por los órganos propagandísticos de Estados Unidos y enfrentar la campaña de calumnias elaboradas en ese país en su intento de aislar a Cuba del mundo.

La fiel compañía.La emisora transmitía de forma experimental desde el 24 de febrero de 1961, y el 16 de abril, Fidel anunció su existencia en el acto de despedida del duelo de las víctimas de los bombardeos que precedieron la invasión mercenaria de Playa Girón, en la habanera esquina de 12 y 23, donde proclamó el carácter socialista de la Revolución.

El 1 de mayo de ese año, cuando proclamó la victoria de Playa Girón en la Plaza de la Revolución, se inauguró oficialmente la planta radial, que transmite en 7 idiomas y 5 sitios web, en onda corta y FM, hacia Europa, Sudamérica, África, Estados Unidos, Canadá, Centroamérica y el Caribe en 7 idiomas. Su programación es esencialmente noticiosa, aunque también dedica espacios a lo más representativo de la producción musical del país, pues dispone de una fonoteca de valor patrimonial.

En opinión del locutor Manuel Andrés Mazorra, Premio Nacional de Radio (2012), quien dirige la revista informativa Cuba Online, de Radio Habana Cuba: “en el proceso de revolución tecnológica es fundamental mantener la tradición de la radio cubana, adecuarse al sonido actual sin perder la cubanía. A veces, deslumbra la modernidad, pero nunca podemos perder la clave cubana, el vocabulario culto y popular.

“La locución y el periodismo de nuestra nación siempre fueron un referente en Latinoamérica. El propio Comandante en Jefe utilizó la radio como vehículo de comunicación eficiente. Para cada radialista la calidad del programa constituye una prioridad. Al comunicar ante el micrófono se difunden saberes, información, gustos, cultura; socializamos la vida humana al propiciar el acercamiento de los oyentes con realidades diferentes.

“Promovemos los valores identitarios, la ética, la estética del lenguaje radiofónico, la comprensión cabal del acontecimiento, somos conscientes de que la forma no es adorno, define, refuerza el tema. La Radio estimula la imaginación, es una fiel compañía, seguirá teniendo una vida fructífera, renovada”.


Sahily Tabares

 
Sahily Tabares