1
Publicado el 5 Julio, 2017 por Liset García Rodríguez en Cultura
 
 

La rosa blanca para un amigo sincero

El canadiense Arnold August, defensor de Cuba y su revolución, recibió la Medalla de la Amistad, otorgada por el Consejo de Estado, a propuesta del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP), en la sede de esa institución

Gracias, Arnold por tu obra y tu amistad, dijo Fernando González Llort en el acto de condecoración, gesto que el condecorado agradeció emocionado, con sinceras palabras.

Texto y foto: Liset García

La gratitud del pueblo por el esfuerzo y la entrega de hombres como Arnold August, profesor, periodista, ensayista canadiense, quien ha dedicado parte de su obra a la defensa de la revolución cubana, es quizás el premio más modesto que pueda otorgársele a quien merece mucho más por toda la solidaridad hacia la Isla. De ahí que recibiera, también, en señal de agradecimiento la Medalla de la Amistad, una de las más altas distinciones que otorga el Consejo de Estado de la República de Cuba.

En una sencilla ceremonia en la sede del Icap, su presidente Fernando González Llort expresó que repasando el legado y la obra de Nuestro Apóstol se aprecia cómo consagró tiempo de su quehacer a reflexionar acerca de la importancia de la amistad. “Este cubano universal, desde la hondura de su pensamiento y su honorable conducta personal, nos enseñó a cultivar la amistad como a la rosa blanca para el amigo sincero. Y nos dijo: ‘Si me preguntan cuál es la palabra más bella, diré que es patria:—y si me preguntan por otra, casi tan bella como patria, diré—amistad’ “.

Fernando, uno de los Cinco Héroes, expresó además que al hablar de la trayectoria de los amigos se corre el riesgo de olvidar detalles significativos, o de reducir a un breve discurso la obra valiosísima que han desarrollado, pero el reto se asume “con la conciencia de que cualquier falla de este tipo será perfectamente tolerada por el amigo”.

Se refirió a que Arnold August, escritor, investigador, sociólogo y periodista canadiense mostró simpatía hacia el pueblo y la Revolución cubana mucho antes de visitar nuestro país por primera vez. Fue de los que se enfrentaron a una concepción oficialista basada en el racismo y la superioridad sobre el hemisferio sur, denunciada como el pensamiento único estadounidense. “En contra de esa concepción Arnold participó en 1968 en una huelga en la Universidad de McGill, centro docente donde transcurrieron sus estudios de Maestría en Ciencias Políticas y en el que tuvo una participación decisiva en la formación de la primera Asociación de Estudiantes de Ciencias Políticas de Canadá.

Fiel defensor de la Revolución Cubana y de su pueblo, se afilió tempranamente a la organización solidaria “Carrefour de l’Amitié”, que luego se convirtió en la “Red de Solidaridad Quebec-Cuba”, y actualmente es la Mesa de Concertación de Solidaridad con Cuba.

El presidente del Icap señaló que en los años 1998 y 2000, Arnold August encabezó la delegación de esa provincia canadiense que asistió al Primer Encuentro Cuba-Canadá y al Segundo Encuentro Internacional de Solidaridad con Cuba, ambos celebrados en La Habana. En esos escenarios se destacó la figura de Arnold como líder indiscutible del pujante movimiento de solidaridad con Cuba en el país norteño.

De entonces a acá, Arnold ha escrito numerosos artículos en inglés, francés y español como un inestimable aporte contra la campaña de desinformación sobre la realidad cubana.

En el 2013 recibió la distinción Félix Elmuza, una las máximas distinciones que otorga la Unión de Periodistas de Cuba. Es autor de varios volúmenes, entre los que se destacan “Democracia en Cuba 1997-98”, “Cuba y sus Vecinos: Democracia en Movimiento” y el de su más reciente autoría. “Relación Cuba-Estados Unidos: Obama y Más Allá…”

Fernando González destacó que Arnold es miembro de la Red de Intelectuales, Artistas y Movimientos Sociales en defensa de la humanidad con sede en Caracas, es colaborador de Tele Sur y de otras agencias de prensa

Rememorando otra vez al Maestro aseguró: “Por esa inmensa labor en defensa de la verdad, por esos templos de amor y humanidad que encadenan a infames y soeces y redimen a pequeños e injuriados, el Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos, a nombre de todo el pueblo de Cuba, te considera merecedor de esa medalla al afecto, la lealtad y la honradez”.

 


Liset García Rodríguez

 
Liset García Rodríguez