0
Publicado el 2 Julio, 2017 por ACN en Cultura
 
 

Parque Vidal, desde el corazón de una urbe

bloguerosdevillaclara.wordpress.com

Mairyn Arteaga Díaz

Santa Clara, 2 jul (ACN) Justo en el centro del parque, la glorieta, y alrededor de ella una vida o conjunto de ellas, que se tejen de una generación a otra, marcadas por la presencia de esta plaza, vital para todo aquel que se llame santaclareño, aún cuando no haya nacido aquí.

Instaurado en el mismo sitio de hoy, con algunas variaciones en su forma al pasar de los años, el Parque Vidal irrumpió posterior a la fundación de la villa el 15 de julio de 1689, con todo y parroquia, como era menester, edificio demolido más tarde pero persistente en los recuerdos de algunos, que tal vez, sólo la vieron en imágenes.

Después, los símbolos y monumentos fueron ubicados en espacios que ahora no podrían ocupar nada más y permanecen incólumes, testigos del paso de las épocas, hasta llegar a presenciar, asombrados quizás, la avalancha de gente conectada (tecnológicamente) a sus alrededores.

Y es el parque escenario de las retretas de jueves y domingos, lugar de recreo para los más pequeños; sitio de obligada estancia para turistas, nacionales o extranjeros; nido de idilio para los enamorados.

En sus predios conviven en el recuerdo la benefactora Marta Abreu, el patriota Leoncio Vidal Caro, que lo bautiza; el monumento en honor a los padres Juan Martín Conyedo y Francisco Hurtado de Mendoza, entregados antaño a la instrucción de los pequeños.

Parque Vidal, hogar de aves negras que cada tarde anidan en sus árboles y cada mañana remontan el vuelo a desconocidos parajes, hábitat de personajes populares, como Muñeco, guitarra en brazos y melodías al viento; Monumento Nacional desde 1999.

Parque Vidal, orgullo de sus hijos, legítimos o adoptivos, corazón que palpita desde el centro mismo de una urbe.


ACN

 
ACN