0
Publicado el 1 Julio, 2017 por Liset García Rodríguez en Cultura
 
 

Sueños con Silvio

Colmada de público la Plaza San Francisco de Asís invitó a extremar cuidados de salud, tema inspirador de su concierto 84 de la gira interminable por los barrios

Por LISET GARCÍA

Concierto Silvio, La Habana.“Un sí por Silvio”, se leía en un cartel hecho a mano por uno de los tantos seguidores que acudieron al concierto 84 de su gira por los barrios. La cita con el cantautor y su grupo, y el equipo que siempre lo acompaña, estaba comprometida con el llamado hecho por el Ministerio de Salud Pública cubano en su campaña “Cuida tu sueño”, para la prevención del Zica y otras enfermedades trasmitidas por vectores.

Para soñar con que se puede avanzar en tales empeños se repletó de público la Plaza San Francisco de Asís, en pleno centro de La Habana Vieja, y hasta las palomas que siempre colman el lugar siguieron revoloteando balcones y azoteas, quizás preguntándose por qué no podían posarse en su plaza y beber agua de su fuente.

El historiador de La Habana, Eusebio Leal, agradeció a Silvio su presencia y sumarse a la exhortación por mejorar las condiciones higiénicas de nuestro entorno, y así contribuir a la salud de todos. En carta leída por una de sus colaboradoras de la Oficina del Historiador, rememoró su larga amistad con el gran revolucionario que es Silvio, y valoró la suerte de seguir contando con su entrega a las causas nobles.

Víctor Casaus, director del Centro Pablo de la Torriente Brau, al presentar el concierto 84 de la gira interminable por los barrios, refirió que estaba presente allí un grupo de “embarazaditas”, quienes reciben atención especial en el Hogar Materno Doña Leonor Pérez Cabrera. Además, dio a conocer que, como es habitual en estas presentaciones de Silvio, se haría entrega de una donación de libros, publicados por varios sellos editoriales, a la escuela primaria Mariano Martí Navarro, ubicada también en ese territorio. Simbólico, y no casualidad, fue hacer confluir los dos nombres de quienes dieron la vida a nuestro Apóstol José Martí, justo en La Habana Vieja.

Numerosos turistas junto al público cubano permanecieron las más de dos horas que se extendió el concierto, incluso más allá de lo previsto, pues Silvio accedió a seguir cantando, mientras llovían aplausos y a coro le pedían otros títulos. Era visible la gratitud por la suerte de estar allí y compartir poesía, sueños y música, esa que brota de los virtuosos instrumentistas que lo acompañan (el trío Trovarroco: Niurka González, Oliver Valdés y Jorge Reyes, además del tresero Maikel Elizalde).

Invitado por Silvio, también deleitó a los asistentes el grupo Frasis, de jóvenes graduados de escuelas de arte, que son una muestra del alto nivel de esos centros, fuentes para nutrir la música cubana y latinoamericana.

Silvio anunció que este concierto sería de trova. Por eso rindió homenaje al legendario Compay Segundo con el tema Rosana, canción que compuso luego de verlo hacer tres conciertos en un solo día. No podía faltar entonces la reverencia a la gran cantautora chilena Violeta Parra, fallecida en 1967, musa inspiradora de su generación y de otras.

Además de obras conocidas, ofreció Trova de Edgardo, dedicada a Edgar Allan Poe, autor que siguió en sus tiempos de adolescencia y juventud, además de Viene la cosa, de 2016, en la que verso a verso anuncia Viene, viene la cosa/ y la canción solloza/…/Porque viene una cosa/que sólo la sinceridad/destroza.

Otra vez La Habana Vieja se llenó de música para hacerse eco del llamado por la salud de la Unicef y el Minsap, junto al Silvio que sueña y hace soñar.

 


Liset García Rodríguez

 
Liset García Rodríguez