0
Publicado el 24 Septiembre, 2017 por Sahily Tabares en Cultura
 
 

Filosofía de un mambí ermitaño

Insólitas andanzas que revelan valores de la vida, el amor, la solidaridad
Filosofía de un mambí ermitaño.

Portada del libro La aventurasdel pelú de Mayajigua, de la Casa Editora Verde Olivo.

Por SAHILY TABARES

El modo como la memoria reproduce, selecciona experiencias del pasado, deja constancia de emociones singulares, es uno de los atractivos de La aventura del pelú de Mayajigua (publicado por la Casa Editora Verde Olivo). Con sencillez, naturalidad, concisión, el arqueólogo e investigador histórico José Eusebio Chirino Camacho (Jarahueca, 1950) cuenta la historia de un soldado del Ejército Libertador, Enrique de Jesús Rodríguez –conocido con el nombre incluido en el título del libro–, quien disperso de su tropa fue perseguido por los españoles y encontró refugio en los bosques de la actual sierra de Jatibonico, al norte de las provincias de Sancti Spíritus y Ciego de Ávila, donde permaneció durante 41 años, desde 1869 hasta 1910.

En la recreación de los hechos, el autor deja escuchar en primera persona la voz de un hombre singular, despliega atmósferas, movimientos, sonidos, acciones. La estructura del texto de 181 páginas propicia el despliegue de una fuente imprescindible de conocimientos que alimentan la tradición oral y coadyuva a comprender las complejidades de un proceso difícil para el patriota cubano.

El carácter del pelú de Mayajigua aflora en los 13 capítulos del volumen, los cuales permiten descubrir pasajes de la historia patria, esencias identitarias indispensables en el devenir futuro. Diálogos, parlamentos, testimonios, encauzan el trayecto de una ruta diseñada para traer al siglo XXI peripecias relatadas con ingenio que impresionan por la verosimilitud de la narración.

Los aprendizajes del protagonista sobre las bondades de la naturaleza, la amistad, el amor, la transmisión de los saberes, dimensiona el valor antropológico de cada página que deviene cuadro ilustrado de una odisea inolvidable.

Los exploradores encontrarán aquí un manual indispensable al emprender excursiones o viajes por lugares recónditos en zonas rurales. El pelú dice, por ejemplo: “Había aumentado mi arsenal de herramientas de trabajo con los cuchillos y la mocha. Creé una especie de alacena donde ponía esos utensilios y las latas. Siempre los tenía muy limpios. Adapté una raíz para instalar el molino. En otro extremo de mi choza colgué dos racimos de plátano a madurar. En medio de mi soledad sentía una seguridad muy grande”.

Sin dudas, el trabajo fue aliciente y medio de vida fundamental para garantizar su subsistencia. En la autenticidad del relato influyen las fotos, cortesía del autor, e ilustraciones interiores realizadas por Jorge Víctor Izquierdo Alarcón, Claudia Gorrita Martínez y Armando Falcón Méndez.

Indispensable resulta el glosario de términos empleados, estos permiten “ver” al personaje, los lugares donde permaneció, los rasgos singulares de una trama que se vuelve intensa, convincente, por el aderezo de la imaginación, del lenguaje escogido con el propósito de cautivar de principio a fin.

Los aromas, los paisajes, el colorido natural, los descubrimientos, el azar de lo imprevisto, marcaron el decurso de experiencias memorables. Hay que leer sin prisa; sentir el regusto de palabras, amaneceres, ocasos, lluvias de primavera y lloviznas de inviernos, que renuevan la fuerza nunca perdida.

La toma de conciencia de un hombre definió su destino. No amilanarse ante las dificultades constituyó uno de los tantos desafíos afrontados en soledad. José Eusebio Chirino supo captar detalles de un bregar que mantiene conexiones internas y externas con lo real de la ficción.

Principios de orden histórico, ético, estético, robustecen el paso, las huellas, la filosofía de un mambí ermitaño, que habla desde el pasado para convocarnos al disfrute de lo desconocido, a la investigación, a la construcción del lector interesado por profundizar en su cultura.

Las infinitas posibilidades de La aventura del pelú de Mayajigua abren cauces al intelecto, incentivan el afán de bucear en complejidades psicológicas, en el descubrimiento de facultades creativas del ser humano en cualquier circunstancia. Un legado entrañable entregan estas páginas destinadas a mantener activa la curiosidad y el deseo de comprender que todo sueño y toda realidad son posibles.


Sahily Tabares

 
Sahily Tabares