2
Publicado el 5 Octubre, 2017 por ACN en Cultura
 
 

GRAN PREMIO DE LA COLMENA TV

Rubit me hizo sentir millonaria de bondad

Cuando fue hora de decir adiós, Adán miró con devoción a la niña que acababa de incluir en la relación de amigos y, mientras sus ojitos se aturdían ante la sonrisa de esa pequeña de trenzas infinitas, le confesó: ¡Es que yo nunca había tenido una artista delante de mí!
Rubit me hizo sentir millonaria de bondad.

Entre los sueños de esta revelación artística está el de ser bailarina o actriz.

Texto y fotos: ODETTE DOMÍNGUEZ CALVO

Adán se puso la mejor ropita que encontró y, con su hermana de la mano, emprendió viaje rumbo al artemiseño pueblito de Las Cañas. Un solo propósito lo movía: conocer a la ganadora del concurso televisivo La colmena TV.

Fue fácil encontrar la dirección de Rubit de los Milagros porque donde ella vive todos se conocen como si fueran una familia grande.

Aunque aceleraron el paso, el cielo logró ensopar a los viajeros tan solo a unas cuadras de conocer a la niña que, con apenas nueve años, cada viernes en la noche irradiaba luz a la pantalla de los televisores conectados al espectáculo infantil.

Y así, empapaditos de ilusión y de lluvia tuvieron miedo de que Rubit fuera como quienes le gritan al mundo: “Vengan y mírenme a mí”; pero ella se preocupó enseguida por poner ropa limpia y seca en los cuerpecitos mojados que asomaron a la puerta y les colmó de atenciones.

Ya cambiados, y sin necesidad de formalismos, los hermanos pasaron junto a Rubit una tarde llena de disfraces, música, meriendas y largas sesiones de fotografías.

Cuando fue hora de decir adiós, Adán miró con devoción a la niña que acababa de incluir en la relación de amigos y, mientras sus ojitos se aturdían ante la sonrisa de esa pequeña de trenzas infinitas, le confesó: ¡Es que yo nunca había tenido una artista delante de mí!

 El día que “me robé” a Rubit

Rubit me hizo sentir millonaria de bondad.

Como los demás niños de su edad es esta pequeña que cautivó a los televidente desde los primeros programas de la Colmena TV.

La tarde siguiente a la visita de tan singulares admiradores tuve el privilegio de conversar con Rubit de los Milagros González en la casa de su nana, Malvis Pérez, la primera persona que la cargó en este mundo y que ella define como “su segunda mamá”.

Resultó difícil la negociación de la entrevista, pues debía tener “preguntas distintas a las que ya le habían hecho los otros” y “escribir palabras lindas como si ella me las hubiera dicho”, me advirtió.

Para Rubit, la persona cercana al Hombre de la Edad de Oro con la que más se identifica es María Mantilla, porque Martí la quería mucho, tal y como desearía que el Apóstol la quisiera si la hubiese podido conocer.

Sin embargo, al conversar con Dayrenia Cabrera, su mamá, no pude evitar encontrar en la ganadora de la Colmena TV cierto parecido con la Pilar de Los zapaticos de rosa.

Cuentan los que vivieron a su lado el proceso de grabación, que se le borraba la sonrisa cuando algún niño tenía que abandonar el concurso y llenaba de besos a los que se entristecían con la puntuación del jurado.

Asimismo, se las arreglaba para sorprender al vecinito del hostal donde se albergaron los concursantes. “Es que él no tenía papá -especificó- y como se portaba mal, la mamá le regañaba mucho; pero en el fondo no era malo.”

-¿Cuál es la historia de tu nombre?

-Escogieron Rubit porque querían uno que comenzara con R para combinar con el de mi hermano Renday, y de los Milagros tiene que ver con que mi nacimiento fue eso mismo: un milagro.

“Mi mamá no sabía que estaba embarazada ¡Si no se hubiera dado cuenta que venía en camino justo a tiempo, podía haber hecho cualquier disparate y entonces no hubiera nacido, ni podría hoy ser artista!”

-¿Qué es lo que más disfrutas hacer en la escuela?

Rubit me hizo sentir millonaria de bondad.

La Colmena TV, programa de televisión cubano, con carácter competitivo, que busca premiar los valores humanos y la integralidad en niños de cinco a catorce años.

-Me gustan las Matemáticas porque son más dinámicas que el Español. Si pudiera proponer cambios en la enseñanza ahora que voy para quinto grado, pediría escribir más con las computadoras. Me duele la mano de tanto mover el lápiz.

-¿Dónde aprendiste todo lo que sabías sobre el arte antes de entrar a la Colmena TV?

-En la Casa de la Cultura de Artemisa. Formé parte de un grupo de danza que se llama Fantasía de Yoruba en mí y gracias a las enseñanzas de mi maestra Yudelkis no se me hacen raros ritmos como el mambo, el chachá o el pilón.

-De todas las enseñanzas sobre Martí que recibiste en estos meses ¿cuál te impresionó más?

-Aunque conocía a Martí, durante la Colmena TV descubrí muchas cosas sobre él y su familia que antes no sabía y lo que más me impactó fue cómo podía convertir en poesía cada momento por el que pasaba.

“En los 210 versos sencillos que me aprendí durante el programa está toda su vida. Me gustaría poder escribir así, pero se me hace difícil”.

-¿Eras una Rubit antes de la colmena TV y otra después de esta experiencia?

-Sigo siendo la misma; solo que antes de la Colmena no conocía a Silvio Rodríguez, ni a Adalberto Álvarez, ni a Alexander Abreu, pero ahora sí y me parecen personas muy buenas.

“Después del programa tengo algunas nociones de canto también, porque de eso sí sabía muy poquito, no tenía casi ninguna base”

  -¿Te han llegado propuestas atractivas después de que ganaste el concurso?

-Hay algunos planes como actuar con Pánfilo en su programa Vivir del Cuento. Creo que eso va a ser un reto porque es más fácil llorar que hacer reír.

“Además, Alexander Abreu me invitó también a cantar con él y ya me verás este domingo en Sonando en Cuba, con Pablito FG.”

-¿Puedes contarme qué estarías haciendo ahora mismo si no tuvieras esta conversación conmigo?

Rubit me hizo sentir millonaria de bondad.

Síntesis de la niña que es.

-Estaría jugando con Adán y su hermanita.

Fue entonces cuando me contaron sobre los pequeños “fans” y agregaron que la pareja de hermanos había regresado un poco antes de mi visita, pero les pidieron volver otro día porque Rubit tenía una entrevista.

Adán no conoció quién le robó su Rubit aquella tarde, pero cuando ella sea grande y se convierta en una actriz o bailarina famosa, podrá decir que la conoció bien de cerca mientras le demostraba su mejor talento, que es tener buen corazón.

Seguro entonces no recordará a  aquella periodista inoportuna que le impidió acercarse a ella otra vez, pero si lo hace, tendrá que perdonar que aún no alcance a arrepentirme, porque los 20 minutos que fue mía, Rubit me hizo sentir millonaria de bondad. (ACN).


ACN

 
ACN