0
Publicado el 10 Noviembre, 2017 por Raul Medina Orama en Cultura
 
 

LIBROS

Por un día de libertad

Pesquisa sobre la rebelión de una urbe
Por un día de libertad.

Esfuerzo de la editora Mecenas por guardar la memoria local (Foto: LEYVA BENÍTEZ)

Por RAÚL MEDINA ORAMA

Todavía aquella jornada no es polvo de la memoria: la recuerdan los sobrevivientes de la guerra y del tiempo. No ha olvidado Caridad, Cuca, quien me habla de su hermanito José Gregorio Martínez –el amigo con quien bailó en las fiestas de la adolescencia–, joven arriesgado y revolucionario clemente, al que fulminara un francotirador en el bastión del colegio San Lorenzo. Igualmente rememora Antonio, el nonagenario profesor de Inglés que recomienda con insistencia llegarse al Museo Histórico Naval, y además, compra para regalar una decena de ejemplares de un mismo libro: El levantamiento popular del 5 de septiembre de 1957 en la ciudad e Cienfuegos.

Tras el largo título hay una investigación extensa, publicada en 2017 como parte de la colección Ideas, de Ediciones Mecenas. Sobre ella se dice que es la más completa y documentada de cuantas se han difundido. Con el texto, los historiadores Orlando F. García Martínez y Andrés D. García Suárez –también periodista–, rinden homenaje a los vivos y los muertos involucrados en una acción de la que recién conmemoramos el aniversario 60.

Más de 300 páginas forman un volumen dividido en tres capítulos, en los cuales conocemos la temprana lucha en Cienfuegos contra la tiranía de Fulgencio Batista, golpista en 1952; luego se hace énfasis en las acciones del Movimiento Revolucionario 26 de Julio (M-26-7) en ese territorio, entre ellos los intentos de rebelión en noviembre de 1956, y abril y mayo de 1957; y por último se extienden en narrar detalles de los sucesos acaecidos durante la sublevación popular.

Fueron acontecimientos vertiginosos y terribles. Pudieran ser pasto de audiovisuales y novelas. Ese día la ciudad de la antigua provincia de Las Villas quiso sacudirse la tutela batistiana, esfuerzo liderado por el M-26-7 al mando de Julio Camacho Aguilera, y un grupo de marineros de la capitanía del Distrito Naval del Sur, ubicado en el cercano Cayo Loco. Eran parte de un plan insurgente nacional, entibiado a último minuto, situación que desconocían en la urbe sureña.

Allí lo lograron durante varias horas, y para defender esa brizna de libertad, en distintos puntos hubo combates de pobladores y marinos revolucionarios contra las fuerzas gubernamentales –superiores en hombres y armamentos– enviadas para ahogar la sublevación, quienes incluso ametrallaron barrios de vecinos inocentes. Resultado de la acción: murieron cinco civiles, 13 militares fieles a la dictadura, 39 revolucionarios, entre ellos, el líder de loa marinos Dionisio San Román y Alejandro González Brito –Capitán del Puerto–, ambos asesinados en La Habana luego de apresarlos.

También hubo mártires en Santa Clara y la capital del país, como resultado del fallido plan inicial de alebrestar a toda Cuba. Las cifras reales de heridos se desconocen. Generalmente los médicos no registraban las identidades, pues las fuerzas represivas acudían a los hospitales y consideraban rebeldes a todos los convalecientes por impactos de balas.

Todo eso está rigurosamente explicado en El levantamiento popular…, como resultado de la consulta y análisis de más de 200 fuentes de diversa naturaleza. En el libro se incluyen las biografías de cada uno de los combatientes fallecidos, se anexan las transcripciones de documentos oficiales y prensa de la época, así como valiosas fotografías de aquellos acontecimientos y sus escenarios.

Ha sido un esfuerzo de sus autores y la editorial provincial Mecenas por guardar un relato no apagado en la memoria de Cienfuegos. Allí todavía hay quien casi puede oler la pólvora, oír los disparos, llorar a los amigos…


Raul Medina Orama

 
Raul Medina Orama