0
Publicado el 17 Noviembre, 2017 por Sahily Tabares en Cultura
 
 

CINE

“Valoro mucho la creatividad del actor”

El director Ernesto Daranas Serrano cuenta experiencias sobre la realización de su reciente filme, que concursará en diciembre, en el próximo Festival de La Habana
“Valoro mucho la creatividad del actor”

Tomás Cao es Sergio.

Por SAHILY TABARES

Fotos: Cortesía del entrevistado

A él le interesa, ante todo, conmover. “Las posibilidades de comunicar de cualquier obra mejoran cuando no se subestima la inteligencia de la gente, se es consecuente con la realidad en que vivimos”, precisa.

Sus documentales y ficciones han merecido galardones, entre ellos, el Premio del Público por Los dioses rotos, en el Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano (2012). Con el filme Conducta obtuvo más de 30 premios y reconocimientos, de los que forman parte el Carabela de Plata a la mejor película en el Festival de Huelva, España; el lauro al mejor filme del Festival de Cine de Mérida, México; la nominación como mejor película latinoamericana concursante en los Goya 2015, España; y ser la propuesta de Cuba a la candidatura al Oscar de ese año, como película de habla no inglesa.

Ernesto Daranas considera que es una cuestión de conceptos hablar de cine o de audiovisual. “Este último lo agrupa todo, el cine ocupa un lugar esencial dentro de él, con un lenguaje propio, abierto siempre a los adelantos tecnológicos y a lo que sucede en el resto de las artes”.

Lo entusiasma referirse al proceso creativo de su reciente obra, Sergio y Serguéi. “En medio de la crisis de los 90, supe que algunos radioaficionados cubanos habían logrado contactar con la estación orbital Mir, algo asombroso en esos años. Luego conocí la historia de un cosmonauta soviético a quien le había tocado vivir en el espacio el fin de la URSS, partió de la Unión Soviética, pero tendría que regresar a Rusia. ¿Qué tal, entonces, si la ficción hacía posible el contacto entre uno de aquellos radioaficionados con este cosmonauta? ¿Cómo sería la relación entre ellos en medio de cambios tan dramáticos para sus respectivos países? Estos fueron mis puntos de partida”.

En su labor artística concluyen vivencias personales, estéticas, búsquedas, asociaciones.

“La memoria es contradictoria, aunque el tiempo abre un espacio a la objetividad, también lo hace a la idealización y las reinterpretaciones. En lo personal, fueron esos los años en los que nacieron mis hijos, así que, como la mayoría de los cubanos, estaba obligado a encontrarle un sentido a nuestras vidas, a nuestro futuro. Entonces no tenía muy claro qué estaba haciendo, exactamente más allá de la lucha por la supervivencia, pero ahora sí entiendo qué prioricé y qué hice.

“Sergio, el protagonista, es un profesor de marxismo, quien deberá hacer cambios muy parecidos a los asumidos por mí en medio de aquella crisis. Tal vez por eso, mi evocación de los 90 tiene muchos matices, incluyendo esa nostalgia por la niñez de mis hijos que está presente en la película.

“Es una historia sin héroes, sin grandes hazañas, en la que todo está narrado desde esa nostalgia, con un poco de humor y hasta de farsa”.

Reinos imprescindibles

“Valoro mucho la creatividad del actor”

Ernesto Daranas junto al actor Héctor Noas, quien interpreta a Serguéi.

Lo primero que se plantea Daranas al viajar de la idea al proceso creativo es “entender de qué quiero hablar y por qué necesito hacerlo. Luego esos propósitos toman cuerpo en los personajes, en la trama. Paralelo a eso investigo el tema, el cual en este caso me obligó a acercarme al mundo de los radioaficionados y al de las misiones espaciales. Con eso a mano, comienzo a escribir sin aferrarme demasiado a una estructura previa, intentando reservar siempre un espacio a los descubrimientos que, al menos para mí, solo tienen lugar sobre la propia escritura”.

En ese proceso no suele pensar en actores. “Sergio y Serguéi tuvo algunas peculiaridades que implicaron un trabajo extra, sobre todo para los protagonistas, Tomás Cao y Héctor Noas, porque buena parte de la historia está hablada en ruso, un idioma que no dominaba ninguno de los dos.

“Otro reto para ellos es que toda su relación está dada a través de los radios de sus personajes, de manera que nunca pudieron interactuar directamente en el set. Fue un proceso complejo, muy interesante, los escogí a ellos por el rigor con el que asumen cada una de sus caracterizaciones. Pero siendo justo, debo añadir que por ese mismo motivo, me interesó trabajar con Mario Guerra, Yuliet Cruz, y el resto del elenco. En general, valoro mucho la creatividad del actor, su capacidad de apropiación del personaje”.


Sahily Tabares

 
Sahily Tabares