0
Publicado el 16 Febrero, 2018 por Caridad Carro Bello en Cultura
 
 

FUROSHIKI

Arte de nudos y lazos

Una solución económica para transportar objetos o envolver regalos está a la mano
Solo se utilizan las manos para realizar los nudos y lograr un objeto artístico sin costuras ni cortes. (tomado de diarioartesanal.com)

Solo se utilizan las manos para realizar los nudos y lograr un objeto artístico sin costuras ni cortes. (tomado de diarioartesanal.com)

Por CARIDAD CARROBELLO

El furoshiki es un arte milenario de Japón que permite empaquetar cualquier objeto, con el empleo de un simple cuadrado de tela, sin costuras ni cortes. Solo se le dobla y anuda de una forma distinta y llamativa.

Comenzó a emplearse a mediados de la Era Nara, en los baños tradicionales japoneses (Onsen), para no confundir o mezclar la ropa de las personas; las vestimentas se dejaban encima de los curiosos envoltorios.

Con el tiempo esta técnica se difundió y comenzó a ser utilizada por los comerciantes nipones para proteger mercancías o regalos. De ahí que durante siglos fueron atesorados por las familias, como muestra de refinamiento y buen gusto.

Hoy el furoshiki es muy popular en Japón y otros países, debido a sus beneficios ecológicos, pues suple el empleo de las bolsas plásticas y de materiales no biodegradables con los cuales se crean los envases.

Además es reciclable, ya que permite su reutilización para envolver otro objeto, renovar un viejo bolso, usarlo como mantel tras cargar una merienda, o simplemente desatarlo para su empleo como pañuelo o cinturón.

Por tales garantías, en los últimos años el Ministerio de Medio Ambiente japonés ha hecho algunas campañas para promover su uso.

Furoshiki a la orden

Estos cargadores para bebés parecen ser bien cómodos. (tomado de diarioartesanal.com)

Estos cargadores para bebés parecen ser bien cómodos. (tomado de diarioartesanal.com)

Actualmente se hacen de diferentes telas, incluyendo seda, algodón, rayón y nailon. Sus diseños y técnicas son reflejo de distintos estilos, lugares y épocas históricas, costumbres y oficios artesanales japoneses. Existen alrededor de 500 tipos de nudos para confeccionarlo.

Solo con un cuadrado textil, ya sea de color entero o con estampados totalmente actuales, es posible obtener en brevísimo tiempo según los doblados y nudos escogidos: bolsos, mochilas, cargadores para bebés, centros de mesa, envoltorios para libros y botellas de bebida, e infinidad de otros artículos.

El furoshiki permite elaborar de forma original un adorno doméstico como este centro de mesa. (tomado de Sakura's Workshop)

El furoshiki permite elaborar de forma original un adorno doméstico como este centro de mesa. (tomado de Sakura’s Workshop)

Un buen inicio es confeccionar lo más sencillo: carteras o bolsos de dos asas, terminadas en lazos. Para esto, hay que doblar el cuadrado (en forma de triángulo, o de rectángulo). Los nudos primarios pueden quedar lo mismo hacia afuera, que hacia adentro de la obra, y se remata el nudo final con un lazo.

En estas confecciones se utilizan también las asas trenzadas o enrolladas; para ello, se debe agregar otra tela. Es posible usar los asideros de otros bolsos, ya sean de cuero, de cadenas, de tela; o utilizar una varilla de bambú curvada o recta, según el gusto. Un segundo pañuelo extendido hasta el hombro, no queda mal.

Hay muchas opciones para envolver cosas, ya sean una jarra de artesanía, un cuenco para poner frutas o algún otro alimento, botellas de bebida, libros, cajas. Los objetos se colocan lo mismo al centro, que a los lados, según el tamaño o cantidad; luego se enrollan o hacen doblados, en dependencia del diseño seleccionado.

Permiten transportar botellas de vino u otra bebida, de forma segura y bonita. (tomado de nipónica.com)

Permiten transportar botellas de vino u otra bebida, de forma segura y bonita. (tomado de nipónica.com)

Tan cómoda y extendida es esta técnica, que hasta se confeccionan de manera industrial calzados deportivos inspirados en ella. La suela empleada es fina y completamente minimalista, de cuatro milímetros de caucho resistente, para proteger de cualquier piedra o elemento cortante. La parte superior se anuda abrazando el pie; ofreciendo así un agradable ajuste gracias al tejido elástico.

Por su sencillez, estas zapatillas pueden plegarse y transportarse simplemente guardadas en un bolsillo o pequeña bolsa.

Las distintas ideas de furoshiki son bellísimas y tienen grandes ventajas. Solo hay que redescubrir su función, inspirarse, y ser creativos en la actualización de la moda y el reciclaje.

Existen 500 variedades de nudos que pueden ser aplicados en este arte milenario. (tomado de entrealgodones.wordpress)

Existen 500 variedades de nudos que pueden ser aplicados en este arte milenario. (tomado de entrealgodones.wordpress)


Caridad Carro Bello

 
Caridad Carro Bello