0
Publicado el 14 Febrero, 2018 por Prensa Latina en Cultura
 
 

El BNC presentará Giselle y Don Quijote en su gira por EE.UU.

La compañía planea deleitar al público habanero con una temporada de la obra cumbre del Romanticismo, Giselle, los fines de semana de 23, 24 y 25 de febrero, y del 1 al 4 de marzo

Respeto a la tradición y sensibilidad ante lo nuevo.

El Ballet Nacional de Cuba (BNC) anunció que interpretará los clásicos Giselle y Don Quijote en una gira por Estados Unidos, en los próximos meses de mayo y junio.

La compañía dirigida por la legendaria bailarina Alicia Alonso presentará Don Quijote en Chicago, el 18, 19 y 20 de mayo, y los días 29 y 30 del mismo mes en el John F Kennedy Center for the Performing Arts, en Washington.

En el propio coliseo, el conjunto cubano exhibirá su puesta de Giselle, en versión coreográfica Alonso, el 31 de mayo, 1, 2 (doble función) y 3 de junio.

Para cerrar la gira, la compañía bailará Giselle en el Saratoga Performing Arts Center, en la ciudad de Saratoga Springs, el 6, 7 y 8 de junio.

Antes del viaje a Estados Unidos, el BNC planea deleitar a su público habitual del Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso con una temporada de la obra cumbre del Romanticismo, Giselle, los fines de semana de 23, 24 y 25 de febrero, y del 1 al 4 de marzo.

Los roles protagónicos serán asumidos por Anette Delgado, Viengsay Valdés, Grettel Morejón, Sadaise Arencibia, Rafael Quenedit, Patricio Revé y Raúl Abreu, Ernesto Díaz, Ariel Martínez, Ginett Moncho, Ely Regina Hernández, Chavela Riera y Claudia García, entre otros artistas.

Junto a El lago de los cisnes, Giselle es el ballet más codiciado y demandado por el público y los propios danzantes, quienes lo consideran un sueño y un reto.

Alonso fue la primera latinoamericana en encarnar el personaje y, de acuerdo con la crítica mundial, su construcción del papel sigue siendo una de las más logradas.

Con algo de leyenda y toques de misterio, Giselle ejerce un encanto sobre público y artistas que ni el paso del tiempo logra opacar pues, una técnica impresionante no alcanza para encarnar el papel cuyo retos primordiales aparecen por actuación y estilo.

La bailarina italiana Carlota Grisi, la primera intérprete del personaje en 1841, cautivó a la audiencia del siglo XIX en París y delineó algunos matices que sus seguidoras se vieron obligadas a desarrollar después, cada una según la personalidad particular y sin descuidar los requerimientos del Romanticismo.

De acuerdo con la crítica especializada, a la versión cubana de Alonso la distingue el excelente montaje del drama, el carácter, la fuerza y la comunicación entre todos los personajes.

Giselle cuenta una historia de amor, engaño, locura y vida más allá de la muerte.

La versión coreográfica y la interpretación personal de este ballet por Alicia Alonso recibieron en 1966 el Grand Prix de la Ville de Paris; y en 1972, la compañía de la Ã’pera de París decidió incorporarla a su propio repertorio. (PL)


Prensa Latina

 
Prensa Latina