0
Publicado el 12 Febrero, 2018 por Sahily Tabares en Cultura
 
 

MÚSICA

Más cerca del corazón

Sin distancias ni olvidos, transcurrió el 4º Encuentro de Guitarras Identidades en Santiago de Cuba y La Habana

 

1-El maestro Jesús Ortega y su Orquesta de guitarras Sonantas Habaneras actuaron en la Sala Villena, de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba.

1- El maestro Jesús Ortega y su Orquesta de guitarras Sonantas Habaneras actuaron en la Sala Villena, de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba.

SAHILY TABARES

Fotos: LEYVA BENÍTEZ

Llegó para convertirse en compañera indispensable, supo cantar con arpegios, acordes enraizados en el sentir del alma. Queda sembrada en el hacer de compositores e intérpretes, quienes combinan recursos musicales de lo clásico y lo popular desde siglos pasados.

Consagrados maestros y jóvenes talentos procedentes de Cuba, Estados Unidos, Honduras, Italia, México, Suiza, recrearon los acervos culturales y artísticos de sus países durante el Encuentro, dedicado al aniversario 70 del natalicio de Sergio Vitier (1948- 2016).

Guitarrista versátil, él demostró facultades para la ejecución del instrumento, en la que mantuvo un peculiar concepto interpretativo, conocimientos, capacidad innovadora. Referente indispensable, creó junto a otro maestro, Rogelio Martínez Furé, la agrupación Oru, que significa ritual, fiesta, y devino proyección estética para indagar en la identidad de lo cubano.

Esa atmósfera ahora fue cultivada con esmero por quienes ofrecieron clases magistrales y conciertos animados por un denominador común: promover saberes, estilos, tendencias de la guitarra, mediante los intercambios entre profesores, estudiantes, artistas.

Talento y magisterio demostró el Dúo Martín.

Talento y magisterio demostró el Dúo Martín.

Apenas se visibilizó –o no tanto como merecía– en los medios de comunicación audiovisuales la envergadura de un evento que colocó en su centro de atención repertorios diversos, complejos, procedimientos técnicos, sensibilidades, huellas sólidas, los aportes de figuras singulares.

Para ver, escuchar, aprehender esencias de donde venimos, se requería estar allí o registrar en grabaciones y audiovisuales momentos irrepetibles que brindaron una pléyade de virtuosos, a la cual pertenece el maestro Jesús Ortega, portento de bagaje cultural, al frente de la Orquesta de guitarras Sonantas Habaneras. Él demuestra pasión, rigor, y los sabe trasladar a estudiantes y ejecutantes jóvenes. Ha realizado composiciones memorables, música para cine e impecables versiones de obras para quinteto de viento y otros instrumentos: vihuela y laúd.

Conmovieron a los auditorios el Dúo Martín (Cuba) –integrado por Galy y Eduardo Martín, encargados de la dirección artística–, Elena Zucchini (Italia), Fernando Mariña (México), Aland López (Cuba) y Antonello Lixi (Italia).

Millet Padrón ha sido reconocida con el Premio Uneac (2017).

Millet Padrón ha sido reconocida con el Premio Uneac (2017).

Cada sesión propició a los participantes ser conscientes de momentos cumbres en las renovaciones de la técnica guitarrista, de los bríos brindados por los ejecutantes en el desempeño escénico. Como se patentizó, en el son cubano y en la samba brasileña la guitarra tiene una función más percutante que melódica y armónica. Debemos recordar su empleo en sextetos, septetos, conjuntos soneros, el movimiento trovadoresco, el jazz y la música antigua. Tampoco olvidemos a figuras eminentes de la pedagogía de la guitarra, entre ellas, Vicente González-Rubiera, Guyún, Clara Romero, Isaac Nicola, Leo Brouwer, que sientan cátedra en el sistema de enseñanza artística en nuestro país. Los conocimientos no llegan por ósmosis, tienen que ser transmitidos con rigor de generaciones en generaciones.

De ningún modo por azar ha expresado el maestro Brouwer: “El arte de la guitarra nos plantea el derecho a quedar en los pueblos, reflejados por ese instrumento que es quizá el más cercano al corazón. Aunque mis pies hayan estado rodando por el mundo, mi pensamiento está nutrido de la cultura cubana”.

Hubo florecimiento de las cuerdas a propósito de Identidades. Prevaleció la intención de unir voluntades en el ejercicio del intercambio cultural, el entendimiento entre músicos de aquí y otras naciones interesados en compartir vivencias enriquecidas mediante raigambres y valores internacionales.

Las guitarras deben mantener la vitalidad y la presencia demostradas en este evento. Hay que escucharlas por doquier, sobre todo amplificar la experiencia cultural, esta merece trascender la inmediatez, lo coyuntural.

 


Sahily Tabares

 
Sahily Tabares