0
Publicado el 10 Febrero, 2018 por Irene Izquierdo en Cultura
 
 

Otorga el Consejo Nacional de Casas de Cultura sus becas de creación

Instituido desde 2003, el “Sigifredo Álvarez Conesa”, es un premio único, que se confiere en Cuba a miembros de talleres literarios. Y esta vez, en el género de poesía, lo mereció Mildrey Alonso Bacallao, del taller Fayad Jamis, de Guayos, en el espirituano municipio de Cabaiguán, por su proyecto de libro Sin salida al mar.

Otorga el Consejo Nacional de Casas de Cultura sus becas de creación.Texto y foto IRENE IZQUIERDO

Los premios de creación literaria Sigifredo Álvarez Conesa y La enorme hoguera, conferidos por el Consejo Nacional de Casas de Cultura fueron entregados este viernes, en la sala José Lezama Lima, de la Fortaleza de San Carlos de La Cabaña, como parte del programa de la XXVII Feria Internacional del Libro CUBA 2018.

Instituido desde 2003, el “Sigifredo Álvarez Conesa”,  es un premio único, que se confiere  en Cuba a miembros de talleres literarios. Y esta vez, en el género de poesía, lo mereció Mildrey Alonso Bacallao, del taller Fayad Jamis, de Guayos, en el espirituano municipio de Cabaiguán,  por su proyecto de libro Sin salida al mar.

Según el jurado, la propuesta destaca “por sus valores literaros que ubican al sujeto lírico, en los accidentes de la ida cotidiana, a través de un significativo poder de síntesis, que le permite a la poeta expresar múltiples significados”.

En cuento,  ganó la beca Carlos Antonio Noda Ávila, de Casa de la Cultura Manuel Navarro Luna, de Jovellanos, en la occidental provincia de Matanzas. Su proyecto de libro lleva por título Allá lejos, una acertada fundamentación, “que reúne un grupo de narraciones de ciencia ficción en las que la elegancia del lenguaje hilvana un discurso de sentidos significados en nuestra contemporaneidad”.

Para los instructores de arte

Los premios  La Gran Hoguera dirigidos a incentivar la creación por parte de los instructores de arte de la Isla, fueron merecidos  por Andrés Raciel González Vázquez, y Diusnel Machado Estrada. Proveniente el primero  de la Casa de la Cultura Pedro Junco, de la ciudad capital, su obra El hombre que plagiaba, trasciende –en opinión del jurado- por el predominio de un discurso literario de sensibles implicaciones, en las “cuales la intertextualidad  no es una mera suma de citas, sino un recurso expresivo más´ allá de lo ingenioso.

Diusnel Machado, poeta de la Casa de la Cultura Luz Palomares, de Guayos, en Camagüey, muestra en su proyecto poético Fauna ejemplar, una valiosa fundamentación que, opina el jurado, se une un discurso en el que el sujeto lírico es emplazado y se evidencian hondos cuestionamientos humanos, a través del misterio de la poesía.

Esta premiación ha coincidido con la celebración de los 40 años de las Casas de Cultura, lugar  adonde los aficionados al arte en la comunidad acuden a dar curso a su vocación.


Irene Izquierdo

 
Irene Izquierdo