0
Publicado el 12 Febrero, 2018 por Sahily Tabares en Cultura
 
 

FERIA DEL LIBRO

¿Veinte años no son nada?

Sumario: Acercamiento a novedades y proyecciones de la editorial Arte Cubano

 

Jorge Ángel Hernández es un escritor insomne.

Jorge Ángel Hernández es un escritor insomne.

SAHILY TABARES

Fotos: YASSET LLERENA

Al escucharlo, recuerdo cierta máxima de Terencio: “Una buena regla para la vida es no ser demasiado adicto a una sola ocupación”. Jorge Ángel Hernández habla con proverbial entusiasmo de la editorial que dirige y de sí mismo. Poeta, narrador, ensayista, sociólogo, comienza a trabajar muy temprano, en la madrugada, “para no abandonar la escritura” y, al unísono, reorganiza “las estrategias de cuanto publicamos, estas responden a las artes visuales contemporáneas”, precisa.

Como lo asumían los primeros filósofos griegos, él encuentra lo duradero en mantener activa la curiosidad, a esta inquietud agrega el cultivo de la imaginación, los estudios sistemáticos y las investigaciones sobre asuntos de diversa índole: la guerra mediática, el teatro, el humorismo, cuyos resultados ha plasmado en cerca de 20 títulos, entre ellos: La luz y el universo (novela), Premio José Soler Puig; y Sentido intelectual en era de globalización mecánica (ensayo), Beca Bolívar-Martí, del ALBA.

Según nuestro entrevistado, “las ideas sugieren, determinan, el género, el discurso, de cada texto, ya sea ensayístico o narrativo. Esta norma rige en las colecciones de Arte Cubano. Por ejemplo, Espiral incluye libros y multimedias sobre la vida y labor de artistas cubanos. Cada monográfico abarca textos, dossier de obras representativas, cronología actualizada sobre el creador en cuestión, fotografías personales, caricaturas. Forman parte de la selección una treintena de nombres, muchos de ellos corresponden a los Premios Nacionales de las Artes Plásticas otorgados por el Consejo Nacional de la especialidad”.

Muestra de la Colección Espiral.

Muestra de la Colección Espiral.

En la Feria se presentan los 10 títulos publicados recientemente de Belkis Ayón, José Manuel Fors, Agustín Cárdenas, Ever Fonseca, Roberto Fabelo, Nelson Domínguez, Pedro Pablo Oliva, Manuel Mendive, Raúl Corrales y Alfredo Rostgaard.

De igual modo, al experto le satisface la Colección Arte y Pensamiento. “En el siglo XXI, el reducto de la teoría está en las artes visuales. Una novedad que debe ser tenida en cuenta en todo el país es el volumen La soga y el trapecista. Dialogando sobre arte cubano y crítica en los noventa, del curador e investigador Danilo Vega Cabrera, quien mediante entrevistas narra una historia sobre las artes visuales. Críticos, curadores, museólogos, editores y otros expertos, ejercen la crítica escrita, desde las voces tutelares hasta las más jóvenes que despuntan por sus valoraciones y lucidez en aras de reflejar aristas de la problemática crítico-artística.

De acuerdo con Vega, el entrevistado no alberga dudas acerca de que “la producción simbólica en materia de artes plásticas o visuales cubanas durante las décadas finales del pasado siglo, debe mucho a la discusión crítica que generó en continuas ondas expansivas”.

De memorias y visualidades

Cartel cine cubanoEntre las atracciones concebidas por la editorial Arte Cubano, Hernández destaca la publicación de Salón de Mayo de París en La Habana, julio de 1967, escrito por Lilliam Llanes, profesora, curadora e investigadora. Ella refiere uno de los fenómenos artísticos del siglo XX que con frecuencia pasan inadvertidos para la historiografía del arte, sin recibir una justa valoración sobre la eficacia o no de su propuesta y de sus numerosas convocatorias.

Este volumen de 201 páginas aborda un acontecimiento cultural de gran trascendencia para nuestro país, ocurrido en la década del 60: la exhibición, en el territorio nacional, del Salón de Mayo de París correspondiente a 1967, importante evento de la vanguardia artística europea.

De ningún modo escapa a la percepción de la especialista un detalle esencial: el suceso es recordado aún por quienes lo vivieron, es decir, el público especializado y el pueblo que se mantuvo al tanto de lo acontecido en el Pabellón Cuba, sede de la exposición.

Como se apunta en la contracubierta, “más que una simple muestra de artes visuales, el Salón de Mayo constituyó una

La doctora Magaly Espinosa, Corina Matamoros (curadora) y el editor Alain Cabrera en la presentación de los recientes números de la revista Arte Cubano.

La doctora Magaly Espinosa, Corina Matamoros (curadora) y el editor Alain Cabrera en la presentación de los recientes números de la revista Arte Cubano.

posibilidad de intercambio cultural y tuvo su punto culminante en la realización del mural Cuba Colectiva, en el que intervinieron más de cien personalidades de los diferentes ámbitos de la creación y el pensamiento”.

Facilitan la comprensión del hecho, a la distancia del tiempo, un ensayo principal, anexos, ilustraciones, fotos del mencionado mural, comentarios publicados en la prensa nacional y extranjera de esa época.

A Jorge Ángel le resulta grato compartir otra primicia: la presentación de la antología visual El beisbol en la plástica y la gráfica cubanas, de Jorge R. Bermúdez. “Es ilustrativa la nota de este autor, quien recuerda la introducción de los primeros implementos deportivos de esa disciplina en Cuba en 1864, sus palabras evidencian que nuestro deporte nacional sigue vivo y actuante en el imaginario cotidiano del cubano. Las obras aquí seleccionadas, tanto las de función mediática como aquellas en las que prima un interés estético, se caracterizan por su autenticidad y belleza. Es posible que no estén todas, razones editoriales y de tiempo siempre imponen un límite a esfuerzos de esta naturaleza”.

Salón de Mayo… deviene texto fundamental para la memoria histórica del arte cubano.

Salón de Mayo… deviene texto fundamental para la memoria histórica del arte cubano.

El programa concebido por la editorial considera, además, el panel titulado Arte cubano: 20 años después, punto de partida que servirá para debatir acerca de las proyecciones del sello editorial y la revista homónima.

En el stand de la publicación, autores y artistas firmarán sus creaciones; los directivos han concebido espacios para negociar proyectos. El trayecto recorrido durante dos decenios estimula a seguir construyendo caminos dedicados al análisis de procesos culturales relevantes para la sociedad cubana.

Sin ánimo de abandonar su perspectiva de “buenas nuevas” para el futuro, Jorge Ángel agrega: “Cuando concluya la Feria, debemos tener listos dos nuevos títulos: A quien pueda interesar, compilación de textos sobre los 20 años de la revista Arte Cubano, a cargo de Alain Cabrera y Chrislie Pérez, y Conversaciones sobre arte, compendio de entrevistas a personalidades de las artes y la política nacional e internacional, de Rafael Acosta de Arriba”.


Sahily Tabares

 
Sahily Tabares