0
Publicado el 6 Marzo, 2018 por ACN en Cultura
 
 

Confieren a Eusebio Leal la condición de Hijo Adoptivo de Matanzas

El doctor Ercilio Vento Canosa, homólogo de Eusebio en la urbe considerada la primera moderna de Cuba, regaló un vitral multicolor con la figura de una lechuza, símbolo de la inteligencia, en tanto que la Oficina del Conservador otorgó por primera vez una réplica del Escudo de la Ciudad, forjado en 1742
Confieren a Eusebio Leal la condición de Hijo Adoptivo de Matanzas.

Eusebio Leal Spengler, durante la presentación de varios de sus libros en la Sala White, sede del agasajo al reconocido intelectual, en el programa de la versión matancera de la 27 Edición de la Feria del Libro.

Texto y fotos BÁRBARA VASALLO

La Asamblea municipal del Poder Popular en el municipio cabecera de la provincia de Matanzas, entregó hoy a Eusebio Leal Spengler la condición de Hijo Adoptivo de esta ciudad, durante un agasajo en la Sala de Conciertos José White, a propósito de la Feria del Libro.

Leonel Pérez Orozco, Conservador de la Ciudad, en sus palabras de elogio al Historiador de La Habana, lo calificó de intelectual de verbo sabio y preciso, que tiene valor y confianza en el porvenir.

Eusebio Leal es el patriarca, hoy su luz ha sorprendido a los que pensaron que estaba loco cuando inició la proeza de restaurar el patrimonio de La Habana, añadió el Conservador de Matanzas.

Teresa Rojas Monzón, miembro del Comité Central y primera secretaria del Partido Comunista de Cuba en Matanzas, entregó también un reconocimiento a Leal, al igual que varias instituciones culturales como la editorial Vigía, el museo Farmacéutico Botica Francesa Triolet, y la Unión de Historiadores.

Confieren a Eusebio Leal la condición de Hijo Adoptivo de Matanzas.

Entre los múltiples obsequios recibidos por Eusebio Leal aparece un vitral con la figura de José Martí, entregado por la Fiscalía Provincial, en ceremonia efectuada la Sala José White, de la ciudad yumurina, sede del agasajo.

El doctor Ercilio Vento Canosa, homólogo de Eusebio en la urbe considerada la primera moderna de Cuba, regaló un vitral multicolor con la figura de una lechuza, símbolo de la inteligencia, en tanto que la Oficina del Conservador otorgó por primera vez una réplica del Escudo de la Ciudad, forjado en 1742.

Leal narró anécdotas de su vida, recordó que su tiempo ha sido el tiempo de la palabra, prefiere hablar que escribir, y se denominó “el mascarón de proa de un galeón artillado”.

La Feria del Libro en esta occidental ciudad comenzó en la noche del lunes con un concierto en la Sala José White, a lo largo de la céntrica calle de Medio se sitúan los stand para la venta de textos, y están habilitados espacios para el encuentro de escritores con el pueblo, conciertos de trova y presentaciones de títulos a cargo de sus autores. (ACN).


ACN

 
ACN