1
Publicado el 1 Abril, 2018 por ACN en Cultura
 
 

Resalta Nelson Simón la gran responsabilidad de escribir para niños

En el capítulo pinareño de la XXVII Feria del Libro, concluida en días pasados, su obra El mundo de las cosas que no se ven resultó la más vendida, un libro que incita a los pequeños a apreciar los detalles aparentemente insignificantes de la vida
Resalta Nelson Simón la gran responsabilidad de escribir para niños.

Escribir para niños no es solamente contar una historia; lo primero es que debe cumplir con los valores fijados para ofrecer una buena obra literaria, desde el lenguaje hasta la manera de abordar los temas, afirma. (Foto: guerrillero.cu).

Por EVELYN CORBILLÓN DÍAZ

Por su carácter formativo, la literatura para niños implica una gran responsabilidad, no solo en cuanto a la ética y el conocimiento del individuo que será adulto, sino en el gusto estético y el lenguaje, aseveró Nelson Simón, poeta, narrador y dramaturgo pinareño.

A propósito de la extensión de la Feria del Libro a toda Cuba, aseguró en declaraciones a la ACN  que no se trata de concebir un volumen para crear espejismos y pensar que todo está hecho por darles textos a la infancia; se requiere pensar hasta dónde esos materiales son útiles y responden a una coherencia de políticas editoriales.

Existen muchos temas pendientes en el mundo de la literatura infantil, como por ejemplo, las reediciones de títulos, cómo se inserta esa literatura en los planes educacionales y se lleva a las bibliotecas escolares, una vez concluidas las Ferias, señaló.

Acostumbrado a publicar para los más pequeños, Simón constituye referente en Vueltabajo y en la mayor isla de las Antillas.

En la fiesta de las letras de la occidental provincia, concluida en días pasados, su obra El mundo de las cosas que no se ven resultó la más vendida, un libro que incita a los niños a apreciar los detalles aparentemente insignificantes de la vida.

El Premio de la Crítica Literaria en la categoría de poesía por siete ocasiones, destacó la necesidad de velar por la calidad, y se refirió en ese sentido al compromiso de escritores, editores y de quienes dirigen las editoriales, en pos de atender la inclusión irresponsable, algunas veces.

Actualmente la literatura cubana goza de un enorme número de exponentes inclinados hacia la literatura infantil, un género atractivo y en constante renovación, en crecimiento; pero la presencia en el ámbito cultural y los ingresos personales no pueden ser móviles de ese acercamiento, añadió.

Apuntó que no obstante la literatura sea un espacio abierto, hay que abrirlo con rigor, a partir del análisis con conciencia de los objetivos y de cara a no deformar a los lectores.

Escribir para niños no es solamente contar una historia – acotó-, lo primero es que debe cumplir con los valores fijados para ofrecer una buena obra literaria, desde el lenguaje hasta la manera de abordar los temas.

Siempre a dos ejemplos fundamentales, José Martí y la pinareña Nersys Felipe, autores de los que se debe beber no solo por la manera de escribir, sino por su compromiso como creadores y porque nunca descuidaron las funciones de sus libros y el respeto a los públicos, ponderó Nelson Simón.

Durante su carrera literaria, el autor pinareño ha merecido numerosos premios y publicado textos de muy buena factura para los infantes, entre los cuales sobresalen En el cofre de un pirata; Brujas, hechizos y otros disparates; De magia, dos cucharadas; y Del toronjil a la hierba buena. (ACN).


ACN

 
ACN