0
Publicado el 12 Mayo, 2018 por Prensa Latina en Cultura
 
 

Bailan cientos de personas con la orquesta Miguel Faílde en Washington

La empatía conseguida con el público y los contagiosos temas interpretados por la agrupación llevaron a muchos bailadores expertos y novatos a dejarse llevar por el ritmo de los sonidos de la isla, que estuvieron representados por el mambo, el son y el danzón.
Bailan cientos de personas con orquesta Miguel Faílde en Washington.

La orquesta Miguel Failde ha tenido jornadas espectaculares, en las que ha evidenciado por qué el danzón es el Baila Nacional de Cuba. (Foto: prensa-latina.cu).

El Escenario Millenium del estadounidense Centro John F. Kennedy para las Artes Escénicas pareció pequeño hoy cuando acogió a los cientos de personas que disfrutaron de la música cubana con la Orquesta Miguel Faílde.

La empatía conseguida con el público y los contagiosos temas interpretados por la agrupación llevaron a muchos bailadores expertos y novatos a dejarse llevar por el ritmo de los sonidos de la isla, que estuvieron representados por el mambo, el son y el danzón.

El concierto, celebrado como parte del festival Artes de Cuba que del 8 de mayo al 3 de junio reúne a unos 400 artistas del país caribeño, comenzó precisamente con el último de esos géneros, que es el baile nacional de la nación antillana.

Fue Almendra, considerado el más famoso de los danzones de la isla caribeña, el que invitó desde el principio a los presentes a moverse por la pista, que reunió a personas de todas las edades.

Una versión de la canción estadounidense As Time Goes By también estuvo incluida en el repertorio y se ganó el favor de los espectadores.

Pero los momentos cumbres de la tarde llegaron gracias a temas como Dile a Catalina y Esas no son cubanas, y a través de un homenaje a una de las figuras más encumbradas de la música popular de la mayor de las Antillas, Benny Moré.

El tema Bonito y sabroso del cantante conocido como El bárbaro del ritmo incluso levantó de sus asientos a muchas personas de las que permanecían sentadas y dejó a los presentes deseosos de más interpretaciones de la Faílde.

Un acontecimiento especial de la presentación fue cuando los músicos de la agrupación invitaron al escenario a tocar con ellos a José Andrés, un estudiante débil visual de la secundaria School Without Walls, a quien conocieron durante una visita ayer a ese centro docente.

“Para mí es un honor que él esté con nosotros hoy”, expresó Ethiel Fernández Faílde, director de la orquesta.

La agrupación, que lleva el nombre del creador del danzón, ya había estado presente en la ceremonia inaugural de Artes de Cuba el pasado martes, cuando mostró sus credenciales a un público que este viernes no quería dejarla ir.

Así, a petición de los presentes, los músicos tocaron algunos temas adicionales que hicieron vibrar el Centro Kennedy, entre ellos La vida es un carnaval. (PL).


Prensa Latina

 
Prensa Latina