0
Publicado el 29 Junio, 2018 por ACN en Cultura
 
 

Enriquece su programación para el verano la espirituana Casa de la Guayabera

Desde que se inauguró hace seis años para salvaguardar esta importante colección y despabilar la vida cultural de la localidad con propuestas bien pensadas y de alta convocatoria, la casona ubicada a orillas del río Yayabo se ha convertido en un lugar de referencia, sobre todo en la etapa estival cuando convida a la familia toda
Enriquece su programación para el verano la espirituana Casa de la Guayabera.

Luego de un amplio proceso de remodelación, abrió sus puertas la Casa de la Guayabera, ubicado en la Quinta Santa Elena. (Foto: escambray.cu).

Por YAINERYS ÁVILA SANTOS

Totalmente restaurada y con ofertas que facilitan el acercamiento de otros públicos y enriquecen su programación, la Casa de la Guayabera, sitio de la ciudad de Sancti Spíritus, donde se conserva la mayor colección de esta prenda en Cuba, deviene espacio para revisitar en el verano.

Desde que se inauguró hace seis años para salvaguardar esta importante colección y despabilar la vida cultural de la localidad con propuestas bien pensadas y de alta convocatoria, la casona ubicada a orillas del río Yayabo se ha convertido en un lugar de referencia, sobre todo en la etapa estival cuando convida a la familia toda.

Al decir de Carlo Figueroa, director de la bellísima instalación de estilo neoclásico emplazada en la zona más antigua de la otrora villa y muy cerca del puente sobre el río Yayabo y del Teatro Principal, la recién concluida restauración integral de la antigua Quinta Santa Elena constituye, sin dudas, una fortaleza de cara a la etapa veraniega.

La casa, significó Figueroa, requería ya una restauración general pues las crecidas del Yayabo provocadas por el huracán Irma en septiembre pasado y luego, por las intensas lluvias del mes de mayo, habían afectado los muros exteriores, por ejemplo, el patio y otros locales.

Acotó que además de la reparación de los servicios sanitarios, de la cubierta y de abrirle otras gárgolas a los muros exteriores para el drenaje del agua, ahora la galería tomó el nombre de Sala Lourdes Caro, un merecido homenaje a la fallecida intérprete y compositora que tanto contribuyó a la formación de generaciones de músicos; mientras, se unieron la sala museable y el taller de costura La Alforza.

Que La Alforza se integre al sitio donde se exhibe parte de la colección de 250 guayaberas, conlleva a una museología más viva, dinámica, y se traduce en que las personas puedan ver in situ el proceso de confección o conocer la historia que por años se ha tejido en torno a esta reconocida pieza, cuyos orígenes se atribuyen a Sancti Spíritus, dijo Figueroa.

Insistió en que la apertura de las instalaciones se hará de forma paulatina para contribuir, a su vez, a la preservación de un inmueble único dentro de la trama urbana de la localidad, pero adelantó, por ejemplo, que se retoma el Caro Bar, dedicado al bolero.

En tanto, su pequeño colectivo de trabajadores y reconocidos creadores del patio “sueñan” con un espacio literario que potencie un mayor (re)conocimiento de los artistas y personajes más peculiares de la riquísima cultura de esta región central.

Para el verano que ya arranca este fin de semana, uno de los gestores de lo que en sus orígenes –hace más de una década- fue el proyecto sociocultural La Guayabera precisó que se organizan también cursos de bonsai y cerámica y se realiza un nuevo montaje de la sala museable para que puedan verse otras prendas que se conservan en la institución.

A partir del crecimiento notable que ya tiene la colección y de su altísimo valor, pues en ella pueden encontrarse camisas de Fidel Castro, líder histórico de la Revolución cubana, del General de Ejército Raúl Castro, y de notables figuras de las letras universales, la política o el deporte, hemos sido muy cuidadosos con el proceso de curaduría porque preservarla entraña una alta responsabilidad, puntualizó Figueroa. (ACN).


ACN

 
ACN