0
Publicado el 6 Junio, 2018 por Irene Izquierdo en Cultura
 
 

Juan y Rene: Dos hombres para un Julito, El Pescador, de leyenda

En mayo del año 2007 fue el último encuentro de estos dos hombres: Juan Saíz Hernández, el verdadero, y René de la Cruz Solar, actor que tuvo la responsabilidad de meterse en su piel, para entregarnos un Julito El Pescador, que aún está en la memoria de muchos cubanos
Juan y Rene: Dos hombres para a un Julito, El Pescador, de leyenda

Juan y René, los dos hombres que hicieron posible que Juliot El Pescador entrara en el corazón de muchos cubanos.

Texto y foto IRENE IZQUIERDO

Nos encontramos el sábado 13 de mayo de 2007 en Santa Cruz del Norte, en la casa del combatiente del Ministerio del Interior Juan Saíz Hernández, quien penetró las filas de la contrarrevolución con el seudónimo de Julito, El pescador. El motivo era rememorar, 27 años después de haberse transmitido la serie televisiva, cómo surgió la amistad entre los dos hombres y las vivencias que les dejó. Fue la última entrevista que concediera el actor René de la Cruz Solar.

“Me hablaron para hacer el personaje, dijo, y estuvimos viviendo juntos un tiempo para estar cerca del hombre que iba a encarnar. Vivíamos en el hotel Ríomar, en Santa Cruz y tuve que aprender algunas habilidades. Aunque el mar estuviera tranquilo a mí siempre me parecía revuelto. Juan veía las aguas y el salitre como parte de la vida. Un día, me preparó los aperos para practicar la pesca, en virtud de familiarizarme con el personaje. Los tiré; pasaba el tiempo y nada. De repente, pico nada menos que un tiburón.

“Yo le decía: ‘¡Juan… Juanito… coge aquí!’, tratando de controlar la emoción. Y él me respondió: ‘¡No, ese problema es tuyo! ¡Resuélvelo! ¡Ahora Julito eres tú!’. Resignado, tiré del avío con todas mis fuerzas y traje la presa hasta la embarcación. Desde este momento, los dos hombres compartimos el mismo seudónimo.

“El trabajo fue muy fuerte, porque no sé nada del mar, ni de pesca, ¡ni nadar!; yo soy guajiro, pero del monte, del campo. Y encarnar el personaje en esos aspectos no fue fácil. Y si hablar hoy de la serie me pone nervioso, imagínate cuando tuve que encarnar el personaje. Porque es la responsabilidad de llevar a la gente su vida, su historia. Soy un actor que sufre mucho, porque tengo una responsabilidad ante el pueblo, y no podía desvirtuar a una personalidad como esta: tenía que ser lo más fiel posible.

“De todas formas fue un personaje muy bonito y estaba muy bien escrito, -algo muy importante- y muy bien dirigido por Jesús Cabrera. Está claro que hubo empatía entre él y yo, porque somos de origen humilde y, aunque él es pescador y yo campesino tenemos caracteres parecidos. De esa serie nació una amistad que nos hace sentir como hermanos.

Usted, prácticamente perdió el nombre de René y se convirtió en Julito. Es el personaje que más ha quedado en la gente…

“Y en mí también, porque es un personaje muy agradecido, afín a mí y refleja a un ser humano. Era difícil, pero por esas características pude sortear todas las barreras y siento gran orgullo por haberlo interpretado. Creo que Julito El Pescador fue un gran serial, bien escrito y bien dirigido y bien actuado: fue muy completo. Todo eso ayuda a realzar el arte.

Los críticos y los televidentes han confiado siempre en sus condiciones histriónicas y consideran que eso contribuyó a los buenos resultados del personaje. ¿Qué opina al respecto?

“En este caso, buenos actores son los hombres como Juan, quienes representan su propia obra, sin libreto y sin fallar. Además de estar siempre analizando al enemigo, trabajando en el plano psicológico, en el de las ideas, que es lo más difícil, porque si el combate es frente a frente, da quien más pegada tenga, pero esta es mucho más sutil y hay que conectar el golpe en el momento preciso y salir, porque con esa clase de elementos la vida está en peligro cada instante.”


Irene Izquierdo

 
Irene Izquierdo