0
Publicado el 11 Junio, 2018 por ACN en Cultura
 
 

¿Qué deslumbró a Alejandro de Humboldt en Trinidad?

De acuerdo con textos del Archivo Histórico Provincial, el barón de Humboldt entró en Trinidad por el río Guaurabo y descendió a tierra firme por la tarde. Sus escritos recogen con detalle de su estancia en esa ciudad

Tania Rendón Portelles

Sancti Spíritus, 10 jun (ACN) ¿Qué deslumbró a Alejandro de Humboldt en Trinidad?

Según se recoge en los escritos que dejaría para la posteridad lo deslumbró ver el espectáculo de las luciérnagas, por el camino que conducía al puerto, a pesar de llevar un tiempo ya en la Isla.

Con mirada inteligente el alemán abarcó desde la flora, la fauna y las observaciones astronómicas hasta las calles empedradas y los palacios en la denominada hoy Ciudad Museo del Caribe.

De acuerdo con textos del Archivo Histórico Provincial, el barón de Humboldt entró en Trinidad por el río Guaurabo y descendió a tierra firme por la tarde, donde resalta la “hermosa vegetación que tiene un carácter particular, a causa del Miraguama, que es un palmero de hojas plateadas que vimos allí por primera vez”.

Sus escritos recogen con detalle su estancia en la ciudad, donde abordó diversas descripciones de la vida en general, las costumbres, así como algunas quejas de los habitantes.

El estudioso dejó para la posteridad interesantes apuntes y crónica sobre Trinidad en el Ensayo político sobre la Isla de Cuba, resultados de las dos visitas al país.

Dedicó a la mayor de las Antillas alrededor de cuatro meses, durante los cuales recorrió La Habana y sus alrededores hasta Managua, Bejucal, Valle de Güines y Batabanó, así como Trinidad.

En su periplo de cinco años por el continente americano, Humboldt visitó dos veces a Cuba; la primera fue el 19 de diciembre de 1800 y permaneció hasta el 15 de marzo de 1801, mientras que en abril de 1804 arribó de nuevo, en visita de apenas un mes.

A pesar de su breve estancia en la nación caribeña, le dedicó dos libros, Cuadro estadístico de la Isla de Cuba, publicado en París en 1831, y su famoso Ensayo Político…, traducido al español y conocido aquí en 1827.

El educador cubano José de la Luz y Caballero nombró al científico alemán el segundo descubridor de Cuba y su obra, Ensayo Político … es considerada de extraordinaria importancia debido a la objetividad con que da a conocer, por primera vez, a la naturaleza y la sociedad cubanas.

Durante su breve estancia en Trinidad, en 1801, se hospedó en una casa ubicada en la calle del Cristo.


ACN

 
ACN