0
Publicado el 31 Agosto, 2018 por Prensa Latina en Cultura
 
 

Definitivamente así: Festival de Cine de La Habana

Uno de los cambios notables será la reducción del programa, porque al decir de Giroud, más de 400 filmes constituye una cifra exorbitante para un evento que ahora cuenta con un circuito de salas mucho más pequeño que el de hace 30 años

Definitivamente así: Festival de Cine de La Habana.Por MARTHA SÁNCHEZ MARTÍNEZ

El 40 Festival de Cine de La Habana buscará reconocer sus orígenes y mirar hacia adelante, manifestó hoy su presidente, Ivan Giroud, mientras prepara el evento previsto para realizarse del 6 al 16 de diciembre.

A su juicio, una edición cerrada obliga a una introspección y a transformar todo lo que tienda a una desviación de los propósitos; o a transgredir la lógica; o a impedir la evolución.

La cita se fundó en 1979 como Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana y la próxima oficializará como nombre el apodo corto por el que muchos le llaman comúnmente: Festival de Cine de La Habana.

Uno de los cambios notables será la reducción del programa, porque al decir de Giroud, más de 400 filmes constituye una cifra exorbitante para un evento que ahora cuenta con un circuito de salas mucho más pequeño que el de hace 30 años.

Por tanto, poco más de 300 películas serán las admitidas de más de mil cintas inscritas para optar por algún Premio Coral, lauro distintivo del certamen que se entregará el 14 de diciembre.

Antes el festival se hacía en el país completo y en La Habana se extendía a toda la ciudad, pero hoy en día no existen los cines de barrio y el evento apenas se desarrolla en una calle de la capital, la calle 23 del Vedado (un barrio céntrico), y en el cine Acapulco (sito en la avenida 26), expuso Giroud en entrevista exclusiva con Prensa Latina.

El problema no solo afecta a Cuba, la caída de los públicos es un tema global, en la actualidad se ve más cine que antes pero no en las salas especializadas, analizó.

Según advierte el funcionario, los hábitos de consumo cambiaron con el tiempo y el desarrollo tecnológico, sin dejar de reconocer que en Cuba golpean además varios factores como la carencia de tecnologías modernas de reproducción y otras condiciones técnicas en las instalaciones, por solo hablar de su esfera.

Pero a veces la gente dice: “bueno, esta película la veré después”, y eso imposible porque puedo asegurar que el 90 por ciento de lo presentado en el festival no llega, no se distribuye, ni se compra, el cine latinoamericano sigue sin escalar los circuitos comerciales, esa realidad ha cambiado muy poco desde los inicios, aseveró.

De acuerdo con Giroud, la edición 40 del evento propiciará dos seminarios fundamentales, el primero sobre sus cuatro décadas de historia, para reflexionar en torno a qué ha sido y qué se propone ser, dónde puede haber perdido, qué vale la pena recuperar, hacia dónde mirar y cuáles son los problemas actuales de América Latina.

Para este queremos invitar a figuras no solo históricas que formaron parte del movimiento que dio lugar al Comité de Cineastas de América Latina, la creación de la Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano y de la escuela de cine en Cuba, sino también a jóvenes realizadores, reveló.

El festival se fundó bajo la égida de un movimiento político y cultural, el del Nuevo Cine Latinoamericano, pero en la actualidad el cine latinoamericano es otro, no aquel, y gracias porque eso indica también que el tiempo ha pasado y se ha aprendido; mas, aunque no sea el mismo sí es consecuencia de él, reflexionó.

Otro seminario con especialistas se dedicará al destacado director cubano Tomás Gutiérrez Alea (1928-1996), alias Titón, reconocido por su labor cinematográfica en filmes como Las 12 sillas (1962), Memorias del subdesarrollo (1968) y Muerte de un burócrata (1966).

Titón deviene una figura emblemática no solo del cine latinoamericano y constituye un referente ético en cómo un cineasta revolucionario enfrenta la profesión, él lo hizo de manera crítica y profunda, complejizadora, nada propagandística, ni reductora, ni oportunista, opinó.

A decir de Giroud, a Titón lo caracterizaron la reflexión, la profundidad y el compromiso, y su valor histórico merece quedar asentado, más de cara al futuro.

Por su parte, el presidente agradeció a Casa de las Américas la organización de un evento teórico para desarrollarlo allí dentro de los días del festival con la participación de jóvenes cineastas de este continente a fin de motivar reflexión, análisis, pensamiento.

Giroud es consciente de la existencia de un cine comercial barato -en cuanto a valores- dentro de la producción latinoamericana, pero su evento apunta a obras que hablen desde otros lugares, de las historias propias de cada realidad, y que en su discurso intenten romper con ciertos códigos estandarizados, a veces estáticos y repetitivos.

Precisamente, lo mejor del cine latinoamericano hoy en día se está viendo más en el mundo, clasifica en las selecciones de los festivales más relevantes, como Cannes, Venecia, etcétera, pese a mostrar una perspectiva histórica local, muy distinta de lo puede estar ocurriendo en Japón, en Polonia, en Toronto, observó.

Mucho ha cambiado el mundo en 40 años, mayor número de latinoamericanos se ha desplazado por el planeta y asentado en disímiles países, las producciones audiovisuales viajan con mayor facilidad a través de las redes digitales y la vida en general de la especie humana sumó dinamismo con tanta tecnología.

La realización fílmica actual no solo es el resultado del cine latinoamericano de antes, también bebe de la interacción con la cinematografía a nivel global, apuntó.

Al mismo tiempo, las nuevas generaciones que van tomando el protagonismo y el relevo tienen un origen totalmente diferente, por lo general una formación en las escuelas de cine, en una de las tantas ahora existentes en América Latina, pero en los años 60 del siglo XX no teníamos conciencia de que había cine latinoamericano, dijo.

El presidente del certamen habanero recordó que en aquella época se hacía cine de manera aislada: cine argentino, mexicano, brasileño; mas, sin una conciencia ni un sentido de identidad latinoamericana y hoy esos conceptos están muy claros, aunque algunos teóricos se los estén cuestionando.

Yo creo que por algo vemos en la actualidad tantos festivales de cine latinoamericano, reafirmó el director para América del Diccionario del Cine Iberoamericano (España, Portugal, América).

Según Giroud -que ha sido jurado de varios certámenes fílmicos-, un festival debe buscar no solo que la gente vaya al cine, sino que empiece a divisar otros mundos, otros análisis y discusiones, otras propuestas de otras realidades y diversas interpretaciones.

Esto es fundamental para el Festival de Cine de La Habana, subrayó. (PL).


Prensa Latina

 
Prensa Latina