1
Publicado el 21 Septiembre, 2018 por Sahily Tabares en Cultura
 
 

AQUÍ LA TV: ¿Olvidada la experiencia placentera de leer?

El gusto por la lectura se forma desde edades tempranas, la TV tradicional puede contribuir a ello con estrategias bien pensadas que influyen en el humano durante todas las etapas de la vida.

 

Por SAHILY TABARES

La revolución tecnológica contemporánea favorece el flujo constante de imágenes e información. Cada persona es portadora de cultura que se adquiere por vía oral desde la niñez. El cimiento del aprendizaje reside en el ejercicio de lecturas creativas, este demanda un proceso, el cual requiere entrenamiento.

Como decía el inolvidable poeta Eliseo Diego, el Érase una vez de los cuentos abre el telón hacia un mundo nuevo, donde al cabo de innumerables peripecias, los personajes terminan viviendo muchos años y son felices.

Buena parte del mundo ha pasado a ser una sociedad mediática y multipantalla. ¿Por qué no se aprovecha de manera sistemática la televisión tradicional para motivar el interés de los públicos hacia la lectura en diferentes soportes?

En el panorama contemporáneo prevalece una mayor familiaridad con el mundo digital y las prácticas sociales diversas que viabilizan la comprensión de lectores y lecturas en dinámica relación.

Ambos propician desentrañar conocimiento y son capaces de trasmitirlos en generaciones, entonces el acto de leer ha dejado de ser una acción para convertirse en praxis del acontecer cultural, deviene configuración, conciencia, entendimiento y capacidad de conocer.

Rectificar es de sabios, el retorno del programa Escriba y Lea (Canal Educativo, miércoles, 8:30 p.m.), propicia la participación interactiva de los televidentes, refuerza su autoestima, modifica opiniones, actitudes, motiva la necesidad cognoscitiva en títulos, autores, temáticas, saberes. El espacio nunca debió desaparecer, pues es el único en su perfil, durante decenios mereció el interés de las mayorías.

La oportunidad de ver y escuchar a reconocidos intelectuales inmersos en indagaciones e interrogantes beneficia a todos.

El éxito de la TV reside en considerar la inteligencia y la sagacidad de los públicos para que estos tengan una mayor incidencia sobre la producción de los mensajes.

No basta destacar el libro publicado recientemente, es preciso involucrar al televidente en la lectura, lo cual conlleva hacer de las palabras un modo de presencia social. Tampoco olvidemos el mundo de la imagen que abarca desde el comic hasta el videoclip, en ellos están presentes las nuevas narrativas instauradas en el ciberespacio, que también están presentes en el espacio Letra Fílmica, (Educativo, martes, 10:00 pm) que incluye obras clásicas de la literatura universal.

Otras emisiones, Entre libros, (Cubavisión, sábado, 5:15 p.m.) y Para leer mañana (CE, sábado, 6:30 p.m.) visibilizan autores, estéticas y experiencias creativas. Loables empeños, pero insuficientes, pues la TV constituye una de las mediaciones históricas más expresivas del panorama contemporáneo, en el que confluyen hibridaciones de géneros y formas enunciativas.

Si ya no se escribe ni se lee como antes, tampoco se ve ni se representa como antes. La visualidad electrónica ha entrado a formar parte de la dimensión cultural, la cual es, al unísono, entorno tecnológico e imaginario.

El medio televisual no puede estar ajeno a los nuevos lenguajes y escrituras audiovisuales que conforman la fragmentada vida urbana. De hecho, los contenidos de textos y la valía autoral de ningún modo puede circunscribirse a espacios concebidos estrictamente para la promoción de la lectura, resulta imprescindible visibilizar por todo el país novedades literarias y obras de clásicos; en esencia, las ideas, el pensamiento de científicos, literatos, expertos en diversas disciplinas.

Disfrutemos la experiencia placentera de leer, esta se incrementa, gana en profundidad, si se le acompaña de una reflexión. Al contextualizar nuestra labor como lectores, ponemos en práctica la posibilidad de repensarnos a nosotros mismos en permanente cambio.

El gusto por la lectura se forma desde edades tempranas, la TV tradicional puede contribuir a ello con estrategias bien pensadas que influyen en el humano durante todas las etapas de la vida.


Sahily Tabares

 
Sahily Tabares