0
Publicado el 3 Octubre, 2018 por ACN en Cultura
 
 

Leda y el Cisne del país relucirá en céntrico parque de Matanzas

La escultura está hecha en bronce, pesa tres toneladas y media, y ya está totalmente restaurada

Foto: tvyumuri.icrt.cu

Roberto Jesús Hernández

Matanzas, 3 oct (ACN) La escultura Leda y el Cisne del país, versión del mito clásico representado por el artista cubano Juan López Conde, será restituida como parte de una fuente en el local Parque de La Libertad, uno de los espacios remozados a tono con la reanimación por los 325 años de esta ciudad.

Miguel Ojito Fariñas, responsable de la restauración de la pieza, declaró hoy a la ACN que ya exhibe su apariencia original tras 32 días de trabajo continuo, lo cual permite apreciar a simple vista detalles como la firma del autor y de la fundición.

La escultura está hecha en bronce, pesa tres toneladas y media, ya está totalmente restaurada luego de retirar ocho capas de pintura y dos de masilla, una labor muy engorrosa pues no se pudo usar ningún método químico a fin de no violentar la pátina original, explicó el artista también destacado en la restauración del local teatro Sauto.

Ya la pieza está lista para su colocación en el Parque de La Libertad, en este momento estamos ocupados con el enchape con mármol de Carrara de la fuente que ya fue fundida y contará con 13 surtidores de agua, refirió.

Esta es, a mi juicio, la obra maestra del escultor cubano Juan López Conde, nacido en Pinar del Río y radicado en Matanzas, la pieza es una gran interpretación de un tema de la mitología antigua, valoró Ojito Fariñas.

El restaurador señaló que la obra fue confeccionada en la Fundición de Obras Públicas situada en Pueblo Nuevo, la barriada local donde también tuvo lugar su restauración en esta oportunidad.

Es una bella escultura muy bien fundida y equilibrada, es la segunda figura humana que tuvo López Conde en su haber, junto a una de José Martí, también ubicada en esta urbe, enfatizó.

Ojito Fariñas recordó que al talento del escultor animalista cubano se debió también la escultura de una pareja de venados convertida en símbolo del citadino microzoológico Parque Watkin.


ACN

 
ACN