0
Publicado el 18 Octubre, 2018 por Randy Cabrera-Díaz en Cultura
 
 

Una nación a la altura de los jóvenes

Coincidió con los debates un momento crucial de la historia de la Revolución Cubana, el análisis del anteproyecto de la Constitución que regirá el destino de nuestra nación en los próximos años.

Por: ROXANA RODRÍGUEZ TAMAYO y RANDY CABRERA-DÍAZ
Fotos: LEYVA BENÍTEZ

Justo el día en que la organización de la vanguardia artística cubana celebra su aniversario 32, este 3er Congreso demuestra su compromiso con la cultura nacional, a partir de un genuino ejercicio de la crítica y en medio de un proceso de reactualización de la política cultural del país para construir, desde el arte, una sociedad próspera y sostenible.

Coincidió con los debates un momento crucial de la historia de la Revolución Cubana, el análisis del anteproyecto de la Constitución que regirá el destino de nuestra nación en los próximos años.

 

 

En la mañana de hoy jueves los presidentes de las comisiones expusieron los acuerdos tomados durante las jornadas de debates, minutos después  los delegados, en sesión plenaria, expresaron sus puntos de vista de cómo los jóvenes artistas e intelectuales refrendan la espiritualidad de toda una nación y contribuyen a que todos seamos mejores seres humanos.

El narrador guantanamero Eldys Baratute reflexionó sobre el papel del creador en la lucha contra la violencia verbal y física, el civismo y el respeto a los espacios públicos. “Estamos preparados para una segunda campaña de alfabetización”, expresó el escritor de literatura infantil y añadió que para ello se necesita trabajar como sistema, en un proceso aglutinador de las fuerzas de todos para defender la cultura y desarrollar el gusto estético en la población.

La periodista de Camaguey Yanetsy León propuso la necesidad de acercar el héroe a los niños y las niñas, conectarlos con sus propios símbolos “eso es respetar y cuidar la cultura”, puntualizó, para no generar brechas hacia elementos seudoartísticos. Asimismo, abogó sobre un diálogo coherente entre los jóvenes y la institución; la consolidación del trabajo de las casas del joven creador; el fomento de estrategias para que el arte de las nuevas generaciones llegue al público; así como el establecimiento de estrategias para el rescate de las tradiciones regionales.

Gustavo Gonzalez, músico y director de la agrupación La cruzada, reflexionó sobre el facilismo y la banalidad con que ciertos funcionarios articulan mecanismos de selección de artistas presentaciones en los más concurridos espacios culturales; e instó a repensar a la vanguardia artística como sujetos creadores y no como un concepto, un objeto del arte.

Delegados e invitados discutieron sobre temas medulares de la cultura nacional.

Señaló, además, que los prejuicios hacia determinada estética generan espacios de silencio, de manera que quien piense diferente y como resultado conciba una obra igual de diferente puede ser estigmatizado y nunca presentar su creación a los públicos.

A promover los valores estéticos desde la crítica y la investigación cultural, exhortó la investigadora de Santiago de Cuba, Ada Lescay, quien subrayó la necesidad de redefinir la valoración del arte desde la academia porque es preciso profundizar en el estudio de los procesos artísticos. Mientras, Yunier Riquenes requirió sobre la vida mediada por las pantallas, las cuales son recursos muy eficientes para difundir buen arte y en el presente no se están explotando todas sus potencialidades.

En todos los plenarios los jóvenes llamaron la atención sobre la pertinencia del diálogo entre las generaciones como la única posibilidad de promover el desarrollo cultural, social e ideológico de la nación.


Randy Cabrera-Díaz

 
Randy Cabrera-Díaz