0
Publicado el 19 Noviembre, 2018 por Sahily Tabares en Cultura
 
 

CINE: Miradas que seducen

Presentará Ediciones ICAIC títulos variados en el Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano del próximo diciembre
CINE: Miradas que seducen.

El aprendizaje y el placer de la lectura coinciden en la compilación Con ojos de espectador.

Por: SAHILY TABARES

Fotos: Cortesía de  EDICIONES ICAIC

El cine y el libro tienen nexos en común, pues ambos entrelazan una oportuna simbiosis entre el arte, la tecnología, el proceso industrial; todos resultan imprescindibles para la realización de productos culturales que son los filmes y las publicaciones.

Nunca olvidamos la prominencia de Alfredo Guevara en la creación del Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (Icaic) y proyectos vinculados a esta institución, surgidos en los años iniciales, entre ellos la revista Cine Cubano, fundada por él en junio de 1960, y constituye la primera revista cultural del período revolucionario en el país, también instauró el sello Ediciones ICAIC, que con un amplio perfil aborda el cine nacional y extranjero; sus primeras publicaciones datan de 1961.

A propósito de la edición 40 del Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano, del 6 al 16 de diciembre próximos, varias sedes acogerán las presentaciones de libros sobre el universo audiovisual en Cuba y el mundo.

CINE: Miradas que seducen.

En este texto se evalúa el impacto que ha tenido en nuestro país la tecnología digital sonora, entre otros temas.

Más de una mirada que seduce aportarán los variados títulos, entre ellos, Confluencias de los sentidos. Diseño sonoro en el cubano de ficción, escrito por Dailey Fernández González, (Cienfuegos, 1993). En 218 páginas aborda tres capítulos: principios teóricos de la narrativa sonora, antecedentes del diseño sonoro en Cuba, y diseño de la banda sonora en el cine nacional.

El tema y el marco temporal (2001-2014) de la investigación están determinados por dos hechos coincidentes en el contexto cinematográfico de nuestra nación: la inserción de la tecnología digital y la generalización del diseño sonoro como un nuevo concepto de trabajo en el sonido.

Según la autora: “una película requiere partir de las cualidades acústicas del sonido y de sus dimensiones, pero también de los conocimientos sobre la fisiología de la audición humana. Esta premisa garantiza la armónica relación entre los sentidos activados por el espectador durante el proceso de la recepción del audiovisual”.

De igual modo, Fernández se planteó el desmonte de algunos mitos con respecto al sonido cinematográfico del cine cubano y “derribar la barrera de desconocimiento que rodea a esta especialidad. Es imprescindible que a esta edad del séptimo arte los críticos, los espectadores, hasta los cineastas, comprendan el diseño sonoro como un trabajo creativo, no como simple tecnicismo, para poder extraer de él la mayor cantidad de sentidos posibles”, precisa.

CINE: Miradas que seducen.

Datos, ideas, noticias, enriquecen el libro Rogelio París, nosotros, el cine.

Otro de los títulos recién salido del “horno”, es la compilación de Carlos Espinosa Domínguez, Con ojos de espectador, críticas y ensayos de Eduardo Manet, incluye la mayor parte de los textos que el dramaturgo, cineasta, novelista, publicó entre 1960 y 1966, en la revista Cine Cubano. En ellos, dejó un amplio registro valorativo que se distingue por su profesionalismo, seriedad y coherencia.

Manet (Santiago de Cuba, 1930) dirigió en 1960 el Conjunto Dramático Nacional, fue el director de documentales y largos, entre ellos: Tránsito (1964), Un día en el solar (1965) y El huésped (1967). Es autor de una veintena de novelas.

Aprecia Espinosa que “en sus textos, Manet se siente obligado a explicar las razones por las cuales valora positivamente o, por el contrario, critica una película. De manera minuciosa analiza sus diferentes elementos (guion, dirección, fotografía, actuaciones) y muestra una preocupación casi obsesiva por expresar con la mayor claridad las razones por las cuales elogia o reprueba”.

De Ediciones ICAIC, ya está en imprenta, el volumen Rogelio París, nosotros, el cine, de Luciano Castillo. El autor cede la palabra a testimoniantes que conocieron y trabajaron con el cineasta, lo acompañaron desde la labor profesional hasta su raíz humana de creador.

“Más que una remembranza, resulta un legítimo libro de estudio incluso erudito, a tenor de la secuencia de datos que ofrece y la mirada sobre un autor cinematográfico (director sobre todo)”, acota Virgilio López Lemus en la contraportada del volumen.

CINE: Miradas que seducen.

Arturo Sotto, realizó una edición ampliada del libro Conversaciones al lado de Cinecittá.

Asimismo, pronto verán la luz: De cierta manera (Colección Guion Cubano), coordinado por Arturo Arango y Víctor Fowler; El cine latinoamericano del desencanto, de Justo Planas; Conversaciones al lado de Cinecittá (Edición Ampliada), de Arturo Sotto; 1968: un año clave para el cine cubano, de Luciano Castillo y Mario Naito (compiladores).

Al catálogo de la editorial, y como parte del Plan Especial con el Instituto Cubano del Libro, pertenecen: Miedo en el cine, de Enrique Pérez Díaz, Señores de la oscuridad. El Gótico en el cine, de Alberto Garrandés, Contar y cantar 7, de Jorge Oliver; El libro del editor. Con las nuevas normas de ortografía, de Elizabeth Díaz.


Sahily Tabares

 
Sahily Tabares