0
Publicado el 14 Noviembre, 2018 por Raul Medina Orama en Cultura
 
 

DISCOS

Una caja de música y afectos (+ video).

Singular propuesta discográfica. En octubre se presentó, en una repleta Sala Che Guevara de Casa de las Américas, Los amores del Diablo Ilustrado (2018), que viene siendo un zurrón donde reunir muchos de los afectos, obsesiones e ídolos de varias generaciones
Una caja de música y afectos.

El pintor, dibujante y escritor José Luis Fariñas ha dotado de una visualidad característica a los productos relacionados con el personaje. (Foto: egrem.co.cu).

Por RAÚL MEDINA ORAMA

Primero habitó una columna surgida hace un par de décadas, en la revista Somos Jóvenes. Luego se multiplicó en libros de la Editora Abril, como un best-seller juvenil criollo. Ese personaje, creado por el periodista y promotor cultural Fidel Díaz Castro, regresó ahora en una producción fonográfica que pretende homenajear a la canción y la poesía, con marcado acento “nuestroamericano”.

La Empresa de Grabaciones y Ediciones Musicales (Egrem) acertó al apoyar el proyecto, beneficiado con la producción general de Enrique Carballea. En octubre se presentó, en una repleta Sala Che Guevara de Casa de las Américas, Los amores del Diablo Ilustrado (2018), que viene siendo un zurrón donde reunir muchos de los afectos, obsesiones e ídolos de varias generaciones.

Con la máscara de su alter-ego, Fidel Díaz Castro creó la mayoría de los 10 temas que trazan el cauce de un CD hijo de influencias diversas, e hilvanado en torno al concepto del amor en sus múltiples alcances y formas.

Así, Norma y Santiago inicia el camino que será polisémico y lleno de intertextualidades. La canción interpretada por Frank Delgado es un guiño al trovador Santiago Feliú y Norma Jeane –nombre real de Marilyn Monroe–, quien dedicara un tema a la mítica actriz.

Desde allí se trenzan constantes homenajes, como en Revolution 2 (al Álbum blanco de The Beatles); Silviada, bajo la luz de Casiopea (a Silvio Rodríguez y Luis Rogelio Nogueras); Oración por tu piel (a Violeta Parra), entre muchos otros.

Revolución 9+50 no es propiamente una canción, sino un collage donde se mezclaron las voces del actor Sergio Corrieri, en el filme Memorias del subdesarrollo; la cantautora Martha Valdés; Lenin, Eduardo Galeano, José Lezama Lima, Alejo Carpentier, Benny Moré, Roberto Fernández Retamar, John Lennon, Martin Luther King, Ernesto Guevara, Mercedes Sosa, hasta completar unos 40 cortes de sonido que ofrecen –mediante fragmentos de películas, discursos, lecturas de poesías y otros materiales de archivo– un fresco de lo considerado revolucionario en el arte o la política del siglo XX, tanto en Cuba como en el mundo.

La musicalización del poema Desnuda, escrito por el salvadoreño Roque Dalton, es uno de los mejores momentos del fonograma. Si amas a una mujer tendrás que recitarle esos versos alguna vez, o escuchar la interpretación cálida de Leonardo García y su guitarra, a la que se añade la voz de la actriz Mirta Ibarra. Otros poetas reverenciados en algún momento del CD son Nicolás Guillén, Fina García Marruz, Bladimir Zamora…

Una caja de música y afectos.

Fidel Díaz Castro y Enrique Carballea presentaron el disco en la sala Che Guevara, de Casa de las Américas. (Foto: ALINA SARDIÑAS / La Ventana)

En torno a Los amores del Diablo Ilustrado se reunieron cantantes e instrumentistas de varias generaciones, unidos por un sentido heterogéneo de la música, entre ellos, Roly Berrío, Yaíma Orozco, Eme Alfonso, Natalia Contesse, Suylén Milanés, Luna Manzanares, Héctor Téllez Jr., Ray Fernández y el dúo Jade (Yanaysa Prieto y Maygred Bourricaudi).

Además, Rober Luis Gómez se estrenó como productor musical, y contó con Alain Ladrón de Guevara, Ruly Herrera y David Suárez Marrero, en la batería; Julio César González (bajo); Yaroldis Abreu, en la percusión; Susana Ratcliff, en el bandoneón; y Jorge Luis Lagarza, en los teclados.

Muchos contribuyeron a este proyecto ambicioso, que además del disco incluye varios audiovisuales y un libro de próxima aparición por la Editora Abril. Es una apuesta común para crear, como dijera Enrique Carballea “maleficios enamorantes contra la banalidad y estupidez que nos arrebata el sueño”.


Raul Medina Orama

 
Raul Medina Orama