0
Publicado el 10 Diciembre, 2018 por Prensa Latina en Cultura
 
 

Festejan condición de Patrimonio de la Humanidad de parrandas cubanas

Devenidas fenómeno sociocultural, símbolo de la identidad y memoria histórica de las comunidades, las parrandas se han arraigado en localidades de las provincias centrales de Villa Clara, Sancti Spíritus y Ciego de Ávila
Festejan condición de Patrimonio de la Humanidad de parrandas cubanas.

Las 18 parrandas de la región central de Cuba fueron incluidas como Patrimonio cultural inmaterial de la Humanidad, condición otorgada recién por la Unesco. (Foto: cubadebate.cu).

Los pobladores de Chambas y Punta Alegre, en la región norte de Ciego de Ávila, fieles cultivadores de esas tradiciones populares, celebran en sus respectivos territorios espectáculos amistosos, en los cuales exponen las diferentes creaciones artísticas de los barrios.

La celebración de festejos en las que predominan los changüíes y las congas enaltecen hoy en esta central provincia cubana, a las parrandas como Patrimonio cultural inmaterial de la humanidad, declarado por la Unesco.

Las parrandas surgieron  hace unas dos centurias en la ciudad de Remedios, en Villa Clara, y están consideradas como las fiestas populares más antiguas de Cuba.

En el año 1913 llegaron a la provincia avileña por el poblado pesquero de Punta Alegre, donde cada año en el mes de diciembre se enfrentan los barrios La Salina y El Yeso, calificativos que realzan los principales renglones económicos del lugar.

Más tarde, en 1935, se extendieron hasta Chambas, allí adoptaron los nombres de El Gallo y El Gavilán, en representación de los distritos La Norte y La Narcisa y se realizan en agosto.

Durante las celebraciones cada barrio ofrece lo mejor de su acervo cultural y exhibe su espectacular carroza, en las cuales prima el colorido, elegancia y exuberantes adornos, aspectos que conjugan con la iluminación y combinaciones de luces.

Junto con la carroza, elemento clave de las fiestas, aparece la pirotecnia, con los fuegos artificiales y los contagiosos changüíes, que llevan implícita cualquier iniciativa, aunque siempre conservan la conga como baile típico.

Convertidas hoy en un fenómeno sociocultural, símbolo de la identidad y memoria histórica de las comunidades, las parrandas se han arraigado en localidades de las provincias centrales de Villa Clara, Sancti Spíritus y Ciego de Ávila.

Es por ello que las 18 parrandas de la región central de Cuba fueron incluidas como Patrimonio cultural inmaterial de la Humanidad, condición otorgada recientemente por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco). (PL).


Prensa Latina

 
Prensa Latina