0
Publicado el 11 Febrero, 2019 por Tania Chappi en Cultura
 
 

Arte abstracto: Hilos por desenredar

Excelente publicación contribuye a visibilizar una franja de nuestro patrimonio
Referencia insoslayable para los interesados en las artes plásticas cubanas contemporáneas.

Referencia insoslayable para los interesados en las artes plásticas cubanas contemporáneas.

Por TANIA CHAPPI

Ya transcurre en la Isla la edición 28 de la Feria Internacional del Libro. Aunque los lectores andan a la caza de novedades, vale conversar sobre un volumen –de hecho, por su limitada circulación, incluso podría calificar en ese grupo- editado por Boloña en 2013 y presentado en formato digital dos años más tarde. La pintura abstracta en Cuba, con sus artículos, imágenes desplegadas y entrevistas a un centenar de artistas, es un innegable regalo de Luis García Peraza, realzado por la edición de Ana M. Muñoz Bachs y el diseño y maquetación a cargo de Amaya Sara García Vera y Carlos J. Mondeja González.

En su prólogo, el Doctor Avelino Couceiro Rodríguez destaca que estamos ante “una indagación en la historia de la pintura abstracta y sus circunstancias, y no busca demostrar, sino mostrar desde los mismos hechos”. Por eso, en sus más de 500 páginas no solo Peraza brinda su visión en torno al contexto en el cual se desarrollaron los abstractos cubanos, y los cuestionamientos que han debido afrontar desde los años 60 del pasado siglo, también confluyen sustanciosos enfoques por parte de expertos en la materia: el profesor Ruddy Fernández, el pintor Pedro de Oraá, y la curadora Elsa Vega; e información sobre nuevos grupos que en algunas provincias sostienen hoy esa estética; amén de que las entrevistas a consagrados y noveles conforman un mosaico representativo de toda la Isla.

Quisiera compartir el diálogo que una tarde sostuviera con el autor de la compilación, quien durante décadas mantuvo latente, cual violín de Ingres, su interés por la plástica, mientras se desempeñaba como diplomático. Tras jubilarse en 2002 emprendió una segunda carrera, la de investigador, con frutos como el mencionado y El muralismo y los muralistas en Cuba, entre otros.

Luis García Peraza aboga por promover a talentosos cultores del abstraccionismo que radican en las provincias. (Foto: denysanjorge.wordpress.com)

Luis García Peraza aboga por promover a talentosos cultores del abstraccionismo que radican en las provincias. (Foto: denysanjorge.wordpress.com)

-¿Por qué le atrajo el abstraccionismo?

-Es una pintura diferente, además, ha tenido una historia desventurada en Europa y en Cuba. Hecho el estudio, consideré que –y no estoy cuestionando a nadie en particular- curadores, críticos, galeristas, coleccionistas, tienden a encasillar a los creadores que se dedican a la abstracción. Y me dije, por qué no preguntarle a cada artista cómo valora su propia obra, dejar que cada uno se presente sí mismo. En sus entrevistas ellos opinan, asimismo, sobre las influencias recibidas, el desarrollo de esta manifestación en Cuba y en el mundo, el mercado del arte. Exponen criterios estéticos y éticos.

-¿A cuáles fuentes acudió previamente?

-Hice mucho trabajo de investigación, busqué libros, documentos, artículos, fotos. Pero, en conjunto, se ha escrito poco sobre la cultura abstracta en nuestro país. Falta indagación. Hay considerables hilitos que todavía se pueden alar para ir desenredando el ovillo de muchas historias poco conocidas, las cuales aportarían temas a los trabajos de diploma por realizar en las escuelas de arte y en la Facultad de Artes y Letras de la Universidad.

“Como no encontré suficientes exploraciones, tuve que ir a las fuentes originales, es decir, quién dijo qué en cada momento.  Esa es una de las razones por las cuales en mi trabajo manejo un número no pequeño de fuentes bibliográficas, referencias a artículos de prensa, de los que extraigo citas de aquellas personas relacionadas con las artes en Cuba”.

-Es loable haber incluido en el volumen a pintores no habaneros, quienes debido a ese hecho a menudo no son apreciados.

-Recibí facilidades de la Sección de Artes Plásticas de la Uneac, en cuanto a contactar con las filiales provinciales para localizar a los artistas. Así descubrí, por decirlo de alguna manera, a tres colectivos que organizan exposiciones y talleres: el Grupo Espíritu Abstracto, de Sancti Spíritus; el Guayza, de Trinidad; y La Cruzada, de Las Tunas. Están totalmente alejados de los circuitos artísticos de La Habana, se les tiene muy poco en cuenta. Algunos jóvenes son conocidos solo en sus localidades. Corresponde a curadores y críticos decidir quiénes tienen suficientes valores e invitarlos a exhibir sus obras para presentarse en la capital. Es un justo reclamo de esos artistas.

“Y en general, si sobre la abstracción se extendió un velo en determinados momentos, hay que terminar de descorrerlo”.

Hasta aquí la conversación. Volvamos a estos días de recintos feriales abarrotados. Insisto en que las novedades suelen hacernos colocar en segundo plano, al menos momentáneamente, lo publicado tiempo atrás; pero si el CD con La pintura abstracta en Cuba llegara a sus manos, no lo desdeñe ni posponga, atesórelo y disfrútelo como la joya que es.

Pintura abstracta- Frómeta-

Páginas de La pintura abstracta en Cuba. Las obras corresponden a dos consagrados: Gilberto Frómeta y Salvador Corratgé.

 

Novedades de Boloña en FIL 2019.

Novedades de Boloña

Novedades Boloña

Novedades de Boloña

 

 

 


Tania Chappi

 
Tania Chappi