0
Publicado el 8 Febrero, 2019 por Irene Izquierdo en Cultura
 
 

Entrega del Premio Nacional de Literatura: la fiesta de Mirta Yáñez

Muchos amigos llenaron la Sala Nicolás Guillén, de la Fortaleza de San Carlos de La Cabaña, escenario de importantes condecoraciones durante la tradicional Feria. Y Mirta estaba feliz de recibir la suya, del mismo modo que un hermoso ramo de rosas blancas, obsequio del Doctor Eusebio Leal Spengler, Historiador de La Habana
Entrega del Premio Nacional de Literatura: la fiesta de Mirta Yáñez.

Alpidio Alonso Grau, ministro de Cultura, en la entrega del Premio Nacional de Literatura 2018 a Mirta Yáñez. (Foto: habanaradio.cu).

Por  IRENE IZQUIERDO

Este año la entrega del Premio Nacional de Literatura 2018 tuvo un sabor distinto. Estaban presentes importantes personalidades de las culturas cubana y argelina, pero también, los amigos del preuniversitario Raúl Cepero Bonilla –se mantienen muy unidos ¡tantos años después!- y los vecinos de su querida Cojímar, al Este de la Habana, quienes cotidianamente están con ella y ahora  la acompañaron a recibir el importantísimo lauro.

Muchos amigos llenaron la Sala Nicolás Guillén, de la Fortaleza de San Carlos de La Cabaña, escenario de importantes condecoraciones durante la tradicional Feria. Y Mirta estaba feliz de recibir la suya, del mismo modo que un hermoso ramo de rosas blancas, obsequio del Doctor Eusebio Leal Spengler, Historiador de La Habana.

Notablemente  ha contribuido a la literatura cubana la obra de la homenajeada, quien ha recibido cinco premios de la Crítica. Fue este uno de los argumentos del jurado a la hora de decidir el  otorgamiento; también se suman –dice el acta, leída por la poetisa Nancy Morejón, en su condición de presidenta- “su labor a favor de la promoción de la Literatura Femenina en nuestro país, siendo ella una exponente protagónica”.

Se tuvo en cuenta, además, la repercusión de su obra en el ámbito internacional, y por “la excelencia de su escritora en discursos disímiles, desde la poesía hasta la narrativa, la ensayística y el testimonio. Por su labor como investigadora literaria, que se manifiesta en prólogos, estudios monográficos y textos divulgativos”.

Olga Marta Pérez, quien en la Universidad fuera alumna de Mirta, elogió la trascendencia de la Maestra  en cuanto a calidad estética manifestada en su poesía,  el cuento, con la invención de sus propias historias, y la novedosa forma de escribir para niños y jóvenes.

En sus palabras de gratitud, salpicadas con ese finísimo humor que la distingue, Mirta agradeció a todos los que han tenido algo que ver con lo logrado en su quehacer literario, en particular al ambiente familiar y a sus compañeros de estudio en la Facultad de Letras de la Universidad de La Habana.

“La literatura es la inquietud más seria de mi vida”, dijo. Tal vez por ello exprese que para escribir en una lengua hay que dominarla, porque el idioma es para el escritor como el martillo para el carpintero.

Para ella, la literatura  es conocimiento, entretenimiento, y comunicación. “Estos son los tres aspectos fundamentales. A la hora de escribir se debe ser consciente con uno mismo. Una palabra esencial para mí en este acto íntimo es compromiso; la otra, honradez al escribir”.


Irene Izquierdo

 
Irene Izquierdo