0
Publicado el 23 Febrero, 2019 por Prensa Latina en Cultura
 
 

Los 500 años de La Habana y la reforma constitucional de Cuba

Ese aniversario 500 sería inútil si se convierte en un punto de referencia y ya. Tenemos que ir más en profundidad al tema, expresó el historiador de la Ciudad Maravilla, Eusebio Leal.
Eusebio Leal Habana 500/ PL

(Foto: prensa-latina.cu)

Por Yelena Rodriguez Velazquez

La Villa de San Cristóbal de La Habana y los preparativos para celebrar su medio milenio de fundación centran hoy el quehacer de muchos capitalinos y es motivo de inspiración para artistas y escritores de esta ciudad.

Sin embargo, ese aniversario 500 sería inútil si se convierte en un punto de referencia y ya. Tenemos que ir más en profundidad al tema, expresó el historiador de la Ciudad Maravilla, Eusebio Leal.

En el habitual encuentro de reflexión y pensamiento: Cultura y nación: el misterio de Cuba, convocado por la Sociedad Cultural José Martí, el académico disertó sobre esos caminos necesarios que debemos transitar para conocer y defender su verdadera esencia.

No ha de vivirse del pasado, pero no se puede ir al futuro sino desde el pasado, es la realidad (…) No podemos hacer fragmentos de la historia (…) la historia es una, una sola, y se va desarrollando de una manera singular, dijo.

Con el prodigioso poder de su oratoria, convocó a luchar por la preservación de nuestras tradiciones y evocó hechos, instituciones, personalidades que forjaron la nación cubana.

De esos 500 años, dijo, casi 300 le pertenecen a la Universidad de La Habana, cuna y formadora de generaciones; a la Sociedad Económica Amigos del País, a la academia de San Alejandro, a todos los artistas, intelectuales, escritores, trabajadores, artesanos. Solo así lo entiendo.

Además incitó a acercarnos a los lugares históricos, inspirar que no sea una consigna la conmemoración sino un movimiento popular.

El historiador recordó con dolor el devastador fenómeno atmosférico que padeció la urbe el pasado 27 de enero y destacó el valor de los hombres y mujeres que ahora la reconstruyen sin perder la esperanza.

Veo con gran tristeza la destrucción y el golpe sobre Jesús del Monte, el lugar donde los vegueros fueron ahorcados y símbolo temprano de la rebeldía de las comarcas habaneras y de Cuba; los daños en Regla, ciudad obrera por excelencia; en Guanabacoa, la ciudad indígena (…), lamentó.

Siempre tendremos que empezar y siempre hay cosas por hacer (…) Lo importante es rubricar la vocación de hacerlo que no es obra de un iluminado, ni de un profeta.

En la medida en que encarne en todos los interesados será real verdadera, tangible e inmortal, significó.

Asimismo, propuso, luchar por la ciudad desde sus distintos ángulos y valores, reinterpretar sus códigos, luchar porque sea representativa de esa nación que ha estado dispuesta al sacrificio por conservar su identidad.

En su alocución, se mostró optimista y rechazó toda idea de adoración o crítica enfermiza.

Me alegro de La Habana como es, no pienso en la idolatría de la de otras décadas, nos tocó vivir en esta, construyamos esta, cuidemos esta, amemos esta, expresó.

La vida, obra y pensamiento de José Martí fueron hilo conductor de sus palabras que también hicieron alusión a las próximas votaciones del pueblo cubano para aprobar la nueva Constitución de la República.

En cada momento especial de Cuba nuestro Apóstol se nos hace presente, como en el próximo 24 de febrero donde nuestra Constitución será sometida a referéndum, aseguró.

Este no es un día azaroso, se escogió la fecha en que Martí inició su movimiento y ahí tendremos ante la soledad de la urna el deber patriótico de decir sí y el deber cívico, si no están de acuerdo, de decir que no, aseveró.

Segun Leal, no puede existir expresión más democrática, sobre todo porque esto se ha discutido como lo hizo Martí, desde la base, hablando en las delegaciones.


Prensa Latina

 
Prensa Latina