0
Publicado el 9 Febrero, 2019 por Irene Izquierdo en Cultura
 
 

Socialismo es el nombre político del amor

Acerca de un aspecto de significativa importancia, el bien vida, por encima de todos los recursos materiales, el destacado intelectual brasileño señaló que todo lo que buscamos en esa vida es la felicidad, no la que nos impone el capitalismo a través de la suma de riquezas materiales, sino aquella que nos enseña que esa arma espiritual es más efectiva en la medida que hagamos felices a los demás

Socialismo es el nombre político del amor.Texto y foto IRENE IZQUIERDO

La presentación de una edición nueva del libro Fidel y la Religión, del teólogo brasileño Frei Betto, atrajo la atención de numeroso público que se congregó en la sala Nicolás Guillén de la Fortaleza San Carlos de La Cabaña, como parte del programa de la edición 28 de la Feria Internacional del Libro CUBA 2019.

En el espacio Encuentro con…, que conduce la periodista Magda Resik, el autor recordó que texto se ha publicado en 23 idiomas de 32 países, y que solo en Cuba se han vendido más de un millón de ejemplares, y después de tantos años –se publicó por vez primera en 1985- sigue impactando a la gente, porque contiene las opiniones de Fidel en torno a la religión.

También comentó que ese es el resultado de 23 horas de conversación con el Comandante en Jefe, en cuatro sesiones de trabajo. El primer prólogo fue hecho por Armando Hart Dávalos. Con esta edición, sin cambiar el contenido, adicionó muchas notas para contextualizar mejor a los lectores de hoy. “Es una edición pequeña, pero muy bella, a cargo de Ciencias Sociales y el Consejo de Estado”, acotó.

Luego de recordar la presencia de Guillermo Isaías Sardiñas Menéndez, Padre Sardiñas –Comandante del Ejército Rebelde-, conocido como el Padre de la sotana verde, se refirió a las similitudes entre socialismo y religión, y afirmó: “El socialismo es el nombre político del amor”, porque se refiere a una sociedad donde las personas comparten, tienen los mismos derechos, no hay excluidos ni oprimidos. “Eso es para mí el evangelio”, precisó.

Acerca de un aspecto de significativa importancia, el bien vida, por encima de todos los recursos materiales, el destacado intelectual brasileño señaló que todo lo que buscamos en esa vida es la felicidad, no la que nos impone el capitalismo a través de la suma de riquezas materiales, sino aquella que nos enseña que esa arma espiritual es más efectiva en la medida que hagamos felices a los demás.

Se refirió también a la educación, en la que Cuba es sobresaliente; a la posibilidad de opinar y criticar a  la Isla de la manera constructiva que lo hace –aquí dentro, porque fuera es un eterno defensor- la Revolución, ofreció su valoración acerca de los principales aportes  de Fidel en cuanto a la Revolución.

Precisó que el primero de esos aportes fue no buscar en los teóricos del marxismo la inspiración básica de la Revolución. “Él la buscó en sus raíces, en José Martí. Tenemos que partir de los procesos históricos de nuestros países y no querer importar modelos de fuera  para cambiar las cosas. Cada país tiene su historia, su idiosincrasia, su manera de desarrollar los procesos. Y Fidel fue profundamente martiano”.

Otros elementos aportados por el Líder histórico de la Revolución son el espíritu internacionalista, expresado en múltiples ejemplos, entre los que sobresalen la ayuda en el campo de la Medicina y la Educación, y la capacidad de estar en contacto con el pueblo, preguntando, participando.


Irene Izquierdo

 
Irene Izquierdo