0
Publicado el 26 Abril, 2019 por Tania Chappi en Cultura
 
 

FIL CUBA-2019 EN VILLA CLARA

Nunca provinciana

Desde el centro de Cuba una publicación trimestral persevera en mostrar el arte y la literatura de su territorio, sin obviar problemáticas nacionales y universales
Nunca provinciana.

Previamente, el propio Alejandro Batista conversó sobre Umbral en la habanera Fortaleza de La Cabaña. (Foto: LEYVA BENÍTEZ)

Por TANIA CHAPPI

A inicios de abril, durante la gran fiesta literaria en Santa Clara, se presentó la entrega más reciente de Umbral, que este año cumple dos décadas de existencia. Alejandro Batista López, redactor y coordinador de esa revista editada por la Dirección Provincial de Cultura, nos refiere sus particularidades.

“Se centra en la crítica y el ensayo, aunque a la par incluye entrevistas, crónicas, cuentos, poesía. Tratamos de aunar el arte con la literatura, a lo largo de varias secciones. La titulada Espacios y Claroscuros se dedica a las artes plásticas, al cine. Le sigue La condición humana, donde colocamos los trabajos de corte histórico social, como el devenir de una institución, de un monumento.

“Viene a continuación Ese palo tiene jutía. La frase procede de una canción de Carlos Puebla. El espacio lo inició René Batista Moreno y yo lo mantengo después de su fallecimiento. Siempre muestra la cultura popular tradicional. Escala Richter contiene críticas literarias y es muy leída por la juventud universitaria.

Nunca provinciana.“Luego de El arte perdido de la conversación, tenemos el Fabulario, con poesía y narrativa, cuentos de todo tipo: humorísticos, sentimentales, eróticos… Finalmente, La biblioteca de Babel acoge más valoraciones en torno a la literatura”.

-¿Pudiera mencionar algunos trabajos?

-En este número, el 67, encontramos, entre otros, una entrevista a Duvier del Dago, joven artista de la plástica; un artículo sobre las huellas del pueblo hebreo en la región central; el testimonio de una camajuanense, creadora de esculturas para las carrozas de las parrandas en su localidad; un texto acerca de la impronta de la revista manzanillera Orto en la cultura nacional; apuntes sobre la obra de Leonardo Padura.

-¿Cómo configuran cada entrega? ¿Quiénes integran la redacción?

Umbral no es monográfica. Sin embargo, determinadas ediciones se han ceñido a un tema específico. Así ocurrió, por ejemplo, cuando Teatro Escambray cumplió 50 años.

“Nuestro director es Ernesto Peña González. Y el director artístico, Roberto Ávalos Machado. La edición recae en Déborah García, mientras que Marvelys Marrero es la responsable del diseño. Tenemos colaboradores habituales: Lázaro Andrés, escritor zulueteño; Rolando Rodríguez Esperanza, ante todo crítico cinematográfico; el poeta y también crítico José Luis Santos. Una columna vertebral es Carmen Sotolongo Valiño, quien además de pertenecer al consejo editorial, publica materiales sobre teatro.

Nunca provinciana.

Algunos de los trabajos que conforman la edición 67. Como vemos se trata de una revista cultural en un sentido amplio. (Fotocopia: GB).

-¿Qué diferencia a Umbral de otras publicaciones culturales del país? ¿Qué las iguala?

-Su contenido nos permite presentarla no solo donde se desarrolla la alta cultura, sino llegar a los cabildos, sede de la religión yoruba; a las casas de trabajo de las parrandas; a las peñas campesinas. Esas posibilidades no las he visto en otras revistas.

“Imprimimos –ahora en Ediciones Caribe– 1 000 ejemplares, con un precio módico. La tirada se agota, pero no a la velocidad que quisiéramos, porque a Umbral le falta, como a todas sus colegas, más promoción en los medios de comunicación masiva”.

También la emblemática revista de Samuel Feijóo, Signos, que el próximo noviembre arribará a su cincuentenario, recibió un tratamiento especial durante la Feria en la capital de Villa Clara, pues protagonizó un panel y varias presentaciones.
Nunca provinciana.

Los interesados pueden leer también el testimonio de una camajuanense, creadora de esculturas para las carrozas de las parrandas en su localidad. (Fotocopia: GB).

 


Tania Chappi

 
Tania Chappi