0
Publicado el 26 Mayo, 2019 por Prensa Latina en Cultura
 
 

Arrebató Chucho en Bellas Artes de México con temas de Obatalá

Fue una interpretación apoteósica, después de nueve años de ausencia en este país, en la Sala Principal de la instalación, que parecía reventar por el lleno del aforo y los aplausos del público
Chucho Valdés/ PL

(Foto: prensa-latina.cu)

México, 26 may (Prensa Latina) Chucho Valdés arrebató en el icónico Bellas Artes de México con un concierto histórico, temas de su reciente disco Obatalá y pases a clásicos de Rachmaninov, Ravel, Debussy y Johann Sebastian Bach.

Fue una interpretación apoteósica, después de nueve años de ausencia en este país, en la Sala Principal de la instalación, que parecía reventar por el lleno del aforo y los aplausos con los que el público, conocedor de su obra, premiaba cada actuación gratamente contagiado con su jazz afrocubano de estilo único e irrepetible.

Intérprete, compositor, arreglista, poseedor de seis premios Grammy y tres Latin Grammy, el público mexicano demostró conocerlo muy bien pues se convirtieron en partícipes activos del concierto y a pesar del lleno total y falta de espacio, se pusieron de pie y bailaron muchas de las piezas de su álbum y de las que adelantó de su proyecto discográfico todavía inconcluso Jazz Batá 2.

Chucho se presentó ante los mexicanos acompañado por los músicos Dreiser Durruthy, batá, voz y bailarín; Yaroldy Abreu, percusionista y Ramón Vázquez, contrabajo, quienes hicieron de su concierto una presentación más íntima, que acercó más al público al músico de Quivicán, su pueblito natal en Cuba.

El jazz, la guajira y el son, fueron algunos de los ritmos que se escucharon y que pusieron a algunos a mover su cuerpo, y también se escucharon otros temas como ‘Luces’, ‘100 años de Bebo’ y ‘El güije’, que el público disfrutó, no solamente por el ritmo cadencioso, sino también de la improvisación que permite el jazz.

Otro momento de clímax fue la aparición en el escenario del guitarrista Alain Pérez, quien cautivó con su música, y después se unió al grupo para terminar su participación en medio del canto yoruba, los tambores batá, los prodigios del contrabajo acústico, el coro de congas, y en especial el piano de Chucho con su canto de Nigeria y Arará. Como dijo un cronista, una octava maravilla.


Prensa Latina

 
Prensa Latina