0
Publicado el 27 Mayo, 2019 por ACN en Cultura
 
 

Sagua la Grande: Piratas, Güijes y otras leyendas

Cuentan que en el sitio donde tiene su mayor profundidad la vía fluvial, había unas pozas habitadas por un monstruo, mezcla de hombre y mono, con garras poderosas, dientes afilados y piel lustrosa, todo lo terrorífico que pudiera imaginarse.

Foto ilustrativa: radiosagua.icrt.cu

Luz María Martínez Zelada

Sagua la Grande, Villa Clara, 26 may (ACN ) La existencia de un güije, similar a otras supersticiones popularizadas en Cuba, figura entre las leyendas generadas en la bicentenaria ciudad del centro norte de Cuba, vinculada a la existencia del río Sagua la Grande, de donde toma su nombre.

Cuentan que en el sitio donde tiene su mayor profundidad la vía fluvial, había unas pozas habitadas por un monstruo, mezcla de hombre y mono, con garras poderosas, dientes afilados y piel lustrosa, todo lo terrorífico que pudiera imaginarse.

Tan siniestro y terrible el personaje que nunca nadie pudo capturarlo y sobrevive en el legendario popular, como uno de los seres relacionados con el río.

Otra de esas historias está referida a famosos piratas, quienes, según las narraciones, transitaban por una camino carretero entre el Sagua la Grande y los mogotes, montículos de forma cónica y rematado en punta roma, especialmente visible desde el mar.

Dicen que en las elevaciones establecieron sus centros de operación los más temibles piratas del Caribe como Olonés y Henry Morgan.

La ficción refiere que al oeste de este territorio, los filibusteros escondían sus tesoros, después de saquear barcos y robar en otras tierras, sitio donde tuvieron un escondite perfecto para sus riquezas.

Otra leyenda está referida a la maldición de una gitana que llegó al pueblo en tiempo de fiestas y trató que le diera un poco de agua para beber pero se encontró la mayoría de las casas vacías o con personas que no saciaron su sed,.

Dicen que al salir de la localidad lanzó una imprecación que condenaba a los habitantes de Sagua la Grande a recibir toda celebración acompañada por el agua que le negaron, de ahí las frecuente lluvias en épocas festivas.


ACN

 
ACN